Abdelá Taia: «Cuando veo los sueños destrozados de mis hermanas, olvido que soy gay» | Babelia

Abdelá Taia: "Cuando veo los sueños destrozados de mis hermanas, olvido que soy gay" |  Babelia
Abdelá Taia, escritor marroquí, posa para las ediciones de Cabaret Voltaire el 2 de julio en Madrid.
Abdelá Taia, escritor marroquí, posa para las ediciones de Cabaret Voltaire el 2 de julio en Madrid.KIKE TO

Hay libros que parecen estar escritos para entender el mundo, para entender lo que nos está pasando. Y los de Abdelá Taia combinan dos de los grandes temas que este viaje acaparó en los titulares: el racismo que sufren los inmigrantes del otro lado del estrecho y la homofobia que aún irradia la sociedad occidental a pesar de los derechos estampados en el papel. Munir, el protagonista de su último libro, Vida lenta (Cabaret Voltaire), es un Magreb de París sometido a las dificultades, a las discriminaciones y al desprecio de los nativos cada vez más desatados en esta Francia de extrema derecha. Pero también es gay, tan vulnerable a la doble ración de abuso en un entorno LGTBIfobico como el que se expuso en España con el asesinato del joven Samuel Luiz.

Más información

Hasta aquí, las condiciones compartidas por Abdelá Taia y su personaje Munir. Pero hay, sin embargo, otro protagonista que sufre de exclusión en Vida lenta y es una francesa blanca que tiene la desgracia de ser pobre y vieja. Olvidado por Francia. Cada uno de estos dos seres, vecinos del mismo edificio, son almas perdidas en un mundo que no acepta perdedores. “Ella sufre aún más exclusión que él, porque al menos Munir es joven, inteligente y puede llevarse bien, puede coquetear, puede identificarse consigo mismo. Pero es viejo ”, dice el autor, maestro de la pintura excluyente.

Taia, nacida en Salé en 1973, afincada en París desde 1998, es una novelista de pulso narrativo tan firme como delicado y una persona muy afable, comprometida, con ganas de compartir ideas y lecturas, que aterrizó en Madrid en julio, donde esta conversacion. Miles de niños han entrado en Ceuta desde Marruecos en dirección a la incertidumbre, por la vida en la calle en muchos casos, sin comida, protección, ni perspectivas, y sin embargo no quieren volver, pues huyen de una necesidad aún más espectacular. y es la falta de esperanza. Esta juventud duele a Taia, como duele Marruecos.

“Hay un abandono real de la juventud marroquí y es un gran problema para el futuro. Más de la mitad de la población es joven. Y cuando no pensamos en ellos, cuando no les damos un lugar, una oportunidad de empleo, de educación, es una bomba que tarde o temprano estallará en Marruecos ”, reflexiona. Taia quiere romper la imagen que encontró en Occidente de que los árabes son seres sumisos, que respetan la voluntad de poder sin lugar a dudas. Recuerde al líder independentista Ben Barka, presuntamente asesinado por los servicios secretos en París [durante el reinado de Hassan II], que precisamente pretendía construir un Marruecos con educación para todos y reparto de la riqueza. Y recuerda muchas movilizaciones que se han producido cada década, la última con la Primavera Árabe, que sigue golpeando en Argelia, Sudán e Irak. “El pueblo árabe se levanta regularmente, pero esta lucha no queda en la memoria de los occidentales. La mirada colonial de los árabes prevalece como si se tratara de una masa necesitada de un dictador ”, dice Taia, entristecida por el olvido de una figura como la de Ben Barka. «Querían que tuviéramos libertad, pero arraigados en su imperialismo».

Taia es una novelista con un pulso narrativo tan firme como delicado y una persona muy afable, comprometida, con ganas de compartir ideas y lecturas.

Todavía más. Considera esta fuga de Marruecos sin oportunidades hacia el salto a la valla, las heridas, la fuerza incontrolable del mar y en ocasiones la muerte es una especie de rebelión que alberga una bomba espectacular. “Nadie puede ir a ningún lado sin estructuras ni asistencia social porque las clases se protegen, los ricos se protegen, las clases medias también y todos miran a los pobres ya la clase: los salvajes. Vengo de este entorno salvaje. Y aunque hagan gestos de desesperación como arrojarse al mar, veo en este gesto algo muy fuerte, muy político, un desafío a la sociedad y al poder marroquí, a las estructuras sociales y políticas que impiden que los pobres crezcan.

Taia lo sufre en carne propia cuando ve a los hijos de sus hermanas abandonar la escuela, incluso antes de haber llegado al instituto, para engrosar esta multitud de jóvenes sin esperanzas ni perspectivas. “Es trágico, me excita, es peligroso, y luego olvido que soy gay. Porque si eres gay, no puedes solo pensar en los problemas de los homosexuales. Si sienten dolor, también debe pensar en otros problemas. No puedo quedarme en mi capilla gay sin una relación con mis hermanas, que no ven un futuro, que no pudieron realizar sus sueños, sumisas a sus maridos e hijos ”. Porque aunque su relato aborda su realidad como homosexual, por obvias razones autobiográficas, insiste, aborda la exclusión en general, también la de los heterosexuales que huyen y tampoco son bienvenidos en Occidente.

El escritor creció con un pie en la calle, sufrió violación sin sentir jamás la protección de su madre, que tuvo suficiente para luchar para abrirse paso y alimentar a sus 10 hijos. Ses sœurs l’ont également rejeté et jusqu’à deux ans après la mort de leur mère (en 2011), «elles ne comprenaient pas ce que cela signifiait d’être homosexuel, ce qui n’est qu’une partie de qui je soy». “Hoy volvieron a mí y me conmovió. Mi mamá no podía entender lo que significaba la identidad gay porque en los años 60, 70 y 80 no había contexto. Perdono a mi madre. No puedo llamarlo homofóbico. Me alimentó, no echó a nadie. Aprecio su lucha y su sacrificio, es una heroína de una tragedia griega ”.

«Mi madre, una heroína»

Heroína porque cuando perdió a su primer marido, un combatiente marroquí del ejército francés en Indochina, sus suegros la echaron de su casa y se quedaron con su compensación. Encontró un nuevo marido, con quien tuvo estos 10 hijos, pero su energía se fue del campo a la ciudad de Salé, para encontrar una casa, para mantenerla, para darle de comer, para pagar los estudios y para convencer a la comerciante de siempre darles más crédito. “Era una mujer analfabeta, capaz de hacer todo esto. Era una guerrera, una heroína, una luchadora y no dejaré que nadie diga que era una mujer árabe sumisa «.

Quizás por eso no tardó tanto en llegar a París y afrontar, uno tras otro, los rechazos que iba a encontrar para integrarse, publicar y abrirse paso. “No me sentía pequeño en comparación con París, no le tenía miedo a los intelectuales, a los editores, a la sociedad. Mi madre también rompió con toda la sociedad y las leyes de Marruecos en su contra ”.

Y este salto, el de perder el miedo al auge del racismo y al auge de la extrema derecha, es lo que están haciendo hoy los franceses de origen árabe, que quieren su lugar en una sociedad que los rechaza, aunque ayudaran a construir. eso. “Los que llegaron antes se sometieron, aceptaron hacerse pequeños en comparación con otros franceses, guardar silencio y hacer trabajos ocasionales. Pero hoy, no le tememos a la sociedad francesa. Hay un reajuste en la nueva generación que busca un lugar en Francia con menos miedo, han entendido que se merecen un lugar en este gran país que es Francia. Los inmigrantes también han contribuido a la grandeza de esta economía, la sociología, la cultura, por qué excluirlos del resto ”.

Leer Abdelá Taia (Vida lenta, pero también Infieles, mi marruecosEl que es amable todo en Cabaret Voltaire) es aprender mucho más sobre nuestro mundo.

Puedes seguir a BABELIA en FacebookGorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.