Accidente de la línea 12: las autoridades descartan renuncias después de la tragedia de la línea 12

Línea de accidentes 12: Descuido total y asesino: dejar al culpable |  Opinión

No habrá renuncia hasta que no se esclarezcan las causas del accidente del metro que cobró la vida de 24 personas y dejó 79 heridos, 27 de los cuales continúan hospitalizados. Hasta el momento, la fiscalía solo ha identificado cinco de los cadáveres. Alrededor de una decena de veces se le ha preguntado a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, sobre la relevancia de destituir a la gerente general del metro de su cargo mientras se aclara lo sucedido, pero la respuesta ha sido que Florencia Serranía seguirá colaborando desde su cargo con la investigación de lo sucedido. En los últimos meses, el metro ha pasado por choques, incendios y ahora lo que las autoridades llaman constantemente un «incidente».

Serranía reiteró que en esta línea, una empresa francesa realizó una «rigurosa revisión diaria», pero que nunca se reportó ningún riesgo. El funcionario no respondió sobre si se realizaron inspecciones en base a las numerosas quejas de los ciudadanos sobre el estado de estas estructuras deformadas, según los vecinos. «No existe tal información, no es cierto», dijo apresuradamente.

Sheinbaum informó que la inspección no solo se completará en la línea 12, sino que se revisarán otras fotos que los individuos envíen o dejen en la red en las últimas horas de otras líneas con preocupantes fallas estructurales. El jefe de gobierno de la ciudad insistió en que estaban a la espera de la opinión de un experto externo del que estará a cargo la empresa noruega DNV, sin ninguna conexión con el metro mexicano. “Nuestro compromiso es que se sepa la verdad y que haya personas responsables”, dijo.

Las vigas, parámetros horizontales entre los pilares del viaducto elevado por el que transitaba el metro hacia Tláuac, sucumbieron a las 22:22 horas del lunes por la noche y los vagones del metro cayeron a la vía aplastando un vehículo del que ya había sido rescatado. sin vida, añadiendo la 24ª víctima fatal. «No fue una falla que se manifestó de manera paulatina, sino que se rompió en un instante y el metro nunca tuvo información sobre deformaciones que advirtieran de un daño creciente», señaló. Jesús Antonio Esteva Medina, secretario de Obras Públicas, reconocido ingeniero estructural, como señaló Sheinbaum. Esteva Medina aseguró que no es posible saber por el momento si lo sucedido responde a una falla original en la construcción de la polémica Línea 12, obra emblemática inaugurada en 2012 cuando el actual Canciller de México, Marcelo Ebrard, era alcalde. mencionado en redes sociales por denuncias de corrupción ocurridas en el recorrido de esta línea de metro.

«Entendemos la preocupación de los vecinos y su razón de estar particularmente molestos por la historia de la Línea 12, pero llegaremos a la verdad», repitió Sheinbaum. Esta línea estuvo cerrada durante meses en 2014 debido a que se detectaron potenciales riesgos de seguridad. Desde entonces, la mencionada empresa francesa se ha encargado de su mantenimiento. Y fue revisada después del terremoto de 2017. La sección afectada ahora se encuentra entre las vigas metálicas 11 y 12, no la 69 que se discutió durante el terremoto, informó Serranía.

Florencia Serranía, gerente general del metro de la Ciudad de México, en una imagen de archivo.
Florencia Serranía, gerente general del metro de la Ciudad de México, en una imagen de archivo.Gobierno de México / Cuartoscuro

La jefa de gobierno también afirmó que entiende el posible miedo de los ciudadanos a tomar el metro, pero asegura que no hay nada que recomiende el cierre de otras líneas. El 12, sin embargo, permanecerá sin servicio hasta que sea necesario, sin fecha. Los autobuses, algunos gratuitos, intentarán cubrir los desplazamientos de los habitantes de la ciudad que, en su número 200.000, transitan diariamente por este tramo para el que se destinan 120 millones de pesos anuales para su mantenimiento. En enero de 2020 se realizó el último reconocimiento completo de este viaducto elevado por donde circulan los vagones «y no se detectaron anomalías», dijo Serranía.

Respecto al presupuesto para el mantenimiento del metro, el funcionario de la ciudad dijo que no había sufrido recortes, pero que el año pasado se inyectó un monto adicional de 2.000 millones de pesos para compensar la pérdida de recursos por ausencia de pasajeros. debido a la pandemia. Asimismo, señaló otros elementos que se utilizan para renovar este transporte urbano que lleva más de 50 años en sus principales líneas. Hasta la semana pasada, la propia gerente del metro asumía la subdirección general de mantenimiento y en ocasiones advertía sobre el mal estado de las instalaciones. Pese a ello, nadie ha hablado de dimisiones, ni siquiera por responsabilidad política. «No cubrimos a nadie, actuamos con justicia», se defendió Sheinbaum ante la insistencia de los reporteros, quienes le recordaron su reiterado compromiso a lo largo del tiempo de destituir a estos funcionarios de sus cargos mientras se cumplen las responsabilidades.

El sindicato de trabajadores del metro anunció paros laborales y se quejó por las malas condiciones de mantenimiento de este servicio. También pidieron la dimisión de Serranía. Sheinbaum insistió en que «irá al fondo, a las últimas consecuencias» para purgar sus responsabilidades y conocer la verdad sobre por qué se han perdido vidas. Mientras tanto, las banderas institucionales ondean a media asta y México se ha declarado de luto.

Suscríbete aquí ala Boletin informativo de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país