Accidente Línea 12: «Cuando me llamó desde el metro para decirme que se había caído, no le creí»

Accidente Línea 12: "Cuando me llamó desde el metro para decirme que se había caído, no le creí"
Familiares de las víctimas del accidente de la línea 12 del metro de la Ciudad de México esperan información esta mañana frente al Hospital General de Tláhuac.
Familiares de las víctimas del accidente de la línea 12 del metro de la Ciudad de México esperan información esta mañana frente al Hospital General de Tláhuac.Nayeli Cruz

A las puertas del Hospital Xoco en el sur de la Ciudad de México, Ana Álvarez, de 62 años, espera noticias de su hija Nancy. El viaje de la última hora terminó aquí, con su hija ingresada, a la espera de una cirugía de cadera. Nancy Ramírez, de 44 años, viajaba en uno de los dos vagones del metro que cayeron al vacío el lunes por la noche en la capital. Álvarez no sabe en cuál de los dos estaba su hija. «Nos llamó cuando se acababa de caer y no le creí», dijo la mujer. “Entonces mi hijo la vio en Facebook, mientras la trataban, y dijo: ‘¡Mamá, qué piensas! Está Nancy ‘y luego corrimos’.

No había ninguna razón para que Álvarez ignorara a su hija. Simplemente le parecía demasiado increíble. “Pensé que se cortó la luz o que se había caído un panel de yeso, no que se hubiera caído el tren”, explica la mujer aliviada pero un poco avergonzada. “Se podía escuchar a Nancy desconcertada, no sé si por el humo o los cables, no sé”, dijo. Madre e hija se volvieron a encontrar en el hospital de Xoco el lunes por la noche. “Estuve con ella durante dos horas y todavía estaba confundida”, dijo, “no podía decirme cómo era.

La hermana de Nancy, Itzel, que espera en el hospital con su madre, dice que Nancy trabaja como gerente en una zapatería. “Toma la misma línea de metro todos los días a la misma hora. Empieza a trabajar a las 11:00 a.m. y termina a las 10:00 p.m. No lo uso tanto porque camino para ir al trabajo, pero cuando te subes se siente muy difícil, especialmente en las curvas de Zapotitlán ”, dice.

A lo largo de las horas, familiares de las víctimas y vecinos del barrio relatan su relación con la línea 12 del metro, tan nueva como polémica, padeciendo males desde su inauguración en 2012. Desde el sanatorio de Durango, en el barrio Roma, la familia de Simón Briseño, de 48 años, admitido tras el accidente, critican la falta de mantenimiento de la línea. Atribuyen la tragedia a la corrupción de gobiernos anteriores en la capital, encargados de construir y fiscalizar los suburbios. No dan nombres, pero se refieren a Miguel Ángel Mancera, antecesor de la actual jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, y a Marcelo Ebrard, anterior a Mancera, actual secretario de Relaciones Exteriores. La familia de Briseño acusa a los líderes políticos de jugar «con la vida de los trabajadores, de los que menos tienen». “Es hora de que estas cosas dejen de pasar, ya es suficiente”, critican.

Briseño estaba en el último vagón del tren derrumbado. Su familia se enteró de que había sido ingresado en un hospital cercano al accidente por una enfermera que contestó su teléfono y les informó. Con toda la cara golpeada y un collar alrededor del cuello, pudo ver a su hermana Lina y relatar su experiencia. Unos segundos antes de la tragedia, le dijo, el auto comenzó a temblar violentamente. Sintió un golpe muy fuerte y fue arrojado de su asiento. Su hermana dice que no recuerda lo que pasó porque se desmayó durante unos minutos. Después de que el tren se estrellara, su automóvil quedó suspendido en el aire. Briseño le dijo a su familia que cuando se despertó recordaba haber visto gente aplastando gritos de dolor y desesperación.

En las primeras horas de la mañana, el hombre fue trasladado al sanatorio privado de Durango. Sus heridas fueron menos graves que las de los demás afectados. “Cuando nos dijeron que lo trasladaban, nos preocupamos porque no tenemos dinero para pagar este lugar, si usamos el metro es porque somos trabajadores, no nos alcanza. Pero el fiscal [de Ciudad de México] Ernestina Godoy nos dijo que no nos preocupáramos, que el seguro del metro lo pagaría todo ”, dice su cuñado en la puerta del hospital. Alrededor de las 11 a.m., la familia esperó a que le operaran la clavícula y la muñeca, donde sufrió fracturas. «Lo importante ahora es que ya sabemos que se va», añade el cuñado.

Los problemas de la línea 12 no son nuevos para los usuarios de este transporte. Itzel Vega Rebollo, de 21 años, viajaba con su prima en otro tren detrás del cual corría. Lo tomó alrededor de las 10 p.m. y 13 minutos después, sintieron un golpe y el transporte quedó paralizado. «Es algo normal en esa línea, en sí mismo, cuando avanza, suena muy feo, así que te lo tomas a la mitad de lo normal», dijo a este diario. Pasaron media hora encerrados en el tren, desconcertados e inseguros de lo que estaba pasando porque no tenían señal para acceder a Internet. “Las autoridades del metro nunca nos echaron ni dijeron nada”, dijo. No fue hasta alrededor de las 10:40 p.m. que se les abrieron las puertas y pudieron salir. Con solo pensar que se salvó de la tragedia por unos minutos, su corazón «lo hace pequeño». «Hay mucha gente que no puede decir lo mismo».

Muchos familiares de los heridos se enteraron por los medios de comunicación. Los teléfonos esparcidos por la escena de la tragedia sonaron durante horas con hermanos, padres y parejas del otro lado que querían saber si sus seres queridos estaban bien. Mario Alberto Santiago esperaba sentado en el suelo este martes frente al ISSSTE de Tláhuac, bajo la línea de sombra que aún existe al mediodía. Su hermano, Sergio Santiago, de 38 años, viajaba a casa en el metro cuando el puente se derrumbó en la estación de Olivos. Su esposa lo llamó a su teléfono celular durante una hora hasta que respondió un paramédico. El paramédico le informó que su esposo tenía moretones pero estaba consciente. El hombre fue trasladado al Hospital Belisario Domínguez y de allí a las instalaciones donde se encuentra ahora.

Desde las dos y media de la madrugada no sabían nada del estado de Sergio Santiago. Solo sus ojos se veían por encima de la máscara y estaban cansados. «No hay respuesta de nadie y nadie se ha detenido aquí para dar información», lamenta. A su alrededor, una decena de personas también estaban esperando noticias del estado de sus familiares. “Había más gente, pero tenían la información incorrecta y se fueron”, explica el hombre.

A la 1 p.m. llegó un informe médico, pero ningún trabajador de salud les dio más detalles. Su tía, que guardaba el informe, se indignó: “Es estable, pero delicado. ¿Estás bien o no? Sergio Santiago se fracturó las costillas, se lesionó el pie izquierdo y tiene problemas abdominales, según el comunicado. «No sabemos si están presentes», le reprocha. La familia de Sergio Santiago quiso trasladarlo a un hospital militar, donde trabaja su esposa, por este motivo y por temor a contraer el covid-19, pues los pacientes infectados por el coronavirus son tratados en las mismas instalaciones. “No se trata de esperar”, dice la tía del hombre.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país