Activos criptográficos, un riesgo latente a mantener a raya | Mercados

Activos criptográficos, un riesgo latente a mantener a raya |  Mercados

Un elefante en la habitación que ya no se puede ignorar. Con un volumen total de 1,3 billones de dólares, el mercado de las criptomonedas ya no es una moda y está esperando ansiosamente la madurez que aún está lejos de llegar. Estos son refugios seguros para algunos y productos puramente especulativos para la mayoría. Inversores, empresas e instituciones elogian las mil y una posibilidades de la tecnología de contabilidad distribuida (DLT) y analizan el desarrollo de las monedas digitales por parte de los bancos centrales, lo que podría perjudicar el desarrollo de los criptoactivos.

Los activos digitales experimentaron un auge real a principios de 2021 en medio del fuego de la dramática revalorización de bitcoin. El criptoactivo por excelencia comenzó el año por debajo de los $ 30.000 y subió por encima de los $ 63.000, respaldado por Tesla y su fundador, Elon Musk, así como su adopción por otras empresas y catapultado por la OPI de la plataforma de venta de activos digitales Coinbase. Pero hasta entonces. Desde finales de abril, el universo de los criptoactivos ha visto desaparecer repentinamente más de un billón de dólares, penalizados por el endurecimiento del veto chino y los problemas con la plataforma Binance en Reino Unido.

Ronit Ghose, jefe del sector bancario global de Citi y codirector del grupo temático fintech, cree que “los activos digitales y las monedas aumentarán en los próximos años a medida que muchos bancos centrales emprendan proyectos CBDC. [siglas de central bank digital currency]. Además, las criptomonedas descentralizadas, como ethereum, tienen la ventaja de ser programables y te permiten construir proyectos digitales sobre ellas. Esperamos que las monedas existentes, como el euro o el dólar, sigan existiendo en forma digital. «

Existe más escepticismo sobre la madurez de los criptoactivos a los ojos de los inversores. Simon Peters, experto de eToro, cree que «como muchos activos, las criptomonedas son una tecnología emergente y aún muy volátil. Si bien hemos recorrido un largo camino desde la introducción de bitcoin, todavía tenemos que penetrar realmente en el público global». No es un sistema de pago para usar.

La llegada de los activos digitales a la vanguardia de los grandes inversores y pequeños ahorradores ha despertado la alarma de los reguladores globales, por su impacto en la industria financiera, su supuesto papel como activo refugio y su acogida por parte de los pequeños inversores como inversión. activo.

Por el momento, la sustitución del oro como refugio seguro definitivo para bitcoin está muy lejos. De hecho, una encuesta reciente de UBS de los 30 bancos centrales más grandes del mundo afirmó que alrededor del 85% no espera que las criptomonedas reemplacen el metal precioso en sus reservas de divisas y el 57% no cree que entre ellos tengan «un impacto». » en sus operaciones de reserva ”. JP Morgan ha detectado, por su parte, que los inversores institucionales han reducido su exposición a bitcoin a cambio de oro en medio de la caída de activos desde los máximos históricos alcanzados en abril, aunque se mantiene optimista sobre el largo plazo: estima llegará a 140.000 dólares.

En cuanto al efecto que tendrán los criptoactivos en el sistema financiero global, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, disipó los temores asegurando que «no representan un riesgo para la estabilidad financiera en este momento». De manera similar, Ronit Ghose de Citi señala que “no vemos los activos criptográficos como una amenaza para la estabilidad financiera. Representan alrededor del 0,5% de la riqueza mundial total. Son demasiado pequeños en el contexto de la economía global o el sistema financiero. crear inestabilidad.

Sin embargo, el Banco de Pagos Internacionales (BIS) ya está trabajando para determinar qué reglas deben regir a los bancos cuando se trata de su exposición a los criptoactivos. El organismo internacional reconoce que por el momento esta exposición del sector financiero es residual pero considera necesario crear un tratamiento prudencial específico. Por ahora, los ha categorizado en dos grupos: activos tokenizados tradicionales y las llamadas monedas estables, como tether o DAI.

Pero también hay varios países que están tratando de implementar regulaciones ad hoc para este tipo de activos. En Europa, la CE está trabajando en la regulación MICA (acrónimo de marketplaces en criptoactivos), que regulará los criptoactivos y las plataformas que operan con ellos y que estará lista a finales de 2021 o principios de 2022.

A la espera de su implementación, algunos países han adoptado sus propias iniciativas. En el caso de España, el gobierno ha facultado a la CNMV para regular la publicidad de las plataformas de criptoactivos. Las campañas publicitarias masivas para estos deben verificarse previamente. En Alemania, a su vez, todas las plataformas de activos digitales deben tener una licencia de la Autoridad Federal de Supervisión Financiera (BaFin), aunque a partir de este mes los fondos para inversores institucionales pueden invertir en activos digitales como máximo una quinta parte de su cartera.

En el caso del Reino Unido, la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) se ha levantado en armas contra las plataformas de compra y venta de criptoactivos por su papel en el blanqueo de capitales. En Estados Unidos, en cambio, los diferentes reguladores – Reserva Federal, SEC y Tesoro – tienen conceptos y poderes diferentes, lo que dificulta la regulación uniforme. El departamento de tesorería dedicado a la lucha contra el blanqueo de capitales, FinCEN, ha colocado a las criptomonedas como su principal prioridad en este ámbito y en la lucha contra la financiación del terrorismo.

Más allá del impacto que los criptoactivos pueden tener en la estabilidad financiera global, este tipo de activos están atrayendo un interés significativo de los pequeños inversores en un momento en el que han aumentado su tolerancia al riesgo, mientras que los depósitos de los bancos tradicionales vieron desaparecer sus rendimientos ante un entorno de tipos de interés ultralaxos para reactivar la economía. Una mayor tolerancia al riesgo que ha llevado a algunos a invertir en activos criptográficos, al calor de las fuertes subidas de bitcoin o dogecóin.

Sin embargo, los casos de sospechas de estafas de activos criptográficos son cada vez más comunes. En abril pasado, dos de las principales plataformas de comercio de activos digitales de Turquía, Thodex y Vebitcoin, se cerraron, dejando en suspenso las inversiones de más de 390.000 inversores. En España, ya existen varios procedimientos abiertos por los tribunales por supuestos esquemas piramidales. La Audiencia Nacional ya investiga supuestos fraudes de Arbistar, Algorithmics, Kuailian y Nimbus que, sobre la base de suculentos retornos garantizados, se dice que han causado pérdidas a unas 90.000 personas afectadas. La CNMV y el Banco de España han advertido de posibles pérdidas por inversiones en criptoactivos. Y en Reino Unido, bancos como TSB, filial de Sabadell, Barclays, HSBC o Santander han bloqueado transferencias de sus clientes a determinadas plataformas de intercambio de criptoactivos como Binance para evitar altas tasas de fraude. Un fraude que aumentó el año pasado un 57% en el país, según un informe de Action Fraud, que estima las pérdidas ocasionadas a los minoristas en 132 millones.

En la esfera corporativa, por otro lado, los activos criptográficos todavía se encuentran en un nivel muy incipiente. Deutsche Bank explica que «la falta de regulación y la alta volatilidad de los precios han demostrado ser los principales obstáculos para la adopción de criptomonedas para las transacciones comerciales».

Sin embargo, desde eToro aseguran que «si bien todavía quedan obstáculos por superar antes de que los criptoactivos se vuelvan convencionales y los inversores institucionales y minoristas participen en mayor número, creemos que se trata de cuándo, no si ocurre». Las criptomonedas continuarán buscando su sitio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *