AEB: El banco desentierra el proyecto de crear una gran patronal del sector | Economía

AEB: El banco desentierra el proyecto de crear una gran patronal del sector |  Economía
José María Roldán, presidente de AEB, y José María Méndez, director general de CECA.Pablo Monge

El pasado mes de junio, José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Bancos (AEB), lanzó en público la frase que algunos esperan desde hace tiempo: “Me parece que una patronal unificada tendría más poder para defender los intereses del Banco español en Europa ”. Entonces, quiso retirar el estatus oficial de la declaración, creyendo que era “una reflexión” que no tenía que hacer, ya que acababa de anunciar que dejaría el mandato en abril de 2022. Pero insistió: “Se Me parece importante que se puedan estudiar este tipo de soluciones. Dicho esto, el futuro lo dirá (…). Unidos somos más fuertes y esto es algo a lo que no creo que debamos renunciar en el futuro ”.

Fuentes del sector, que piden el anonimato, precisan que esta frase se dice con toda trascendencia y con el fin de trasladar el debate a la CECA, que aglutina a los bancos de las cajas de ahorros, las cajas de ahorros que mantienen su modelo y los bancos. y fundaciones no bancarias. “Este tema debe ser valorado por el liderazgo de AEB y CECA. La colaboración con el CECA es magnífica. Tenemos intereses muy similares: como todos somos bancos, muchos de nosotros cotizamos en los mercados de capitales, la similitud de posiciones es muy alta y la colaboración es muy alta ”, agregó Roldán.

Entre los bancos, algunos ejecutivos argumentan que este movimiento tendría el apoyo de los supervisores, quienes no comprenden del todo las ventajas de tener dos empleadores en el mismo sector. Algunos de los principales actores creen que ahora que solo quedan tres grandes bancos, Santander, BBVA y CaixaBank, podría ser más conveniente para ellos estar en la misma asociación ya que sus intereses e inquietudes son similares.

Dos modelos de control diferentes

Más información

Pero llevar a cabo la fusión AEB-CECA tiene muchos inconvenientes. El primero es el modelo de alta dirección. Entre las entidades de AEB, hay una apuesta por un ejecutivo independiente de los bancos, como Roldán, del Banco de España, un nombramiento que ha suscitado críticas desde puertas giratorias. De hecho, algunas fuentes aseguran que los bancos ya están buscando un sustituto y esto ha dado lugar a una propuesta para poner a prueba a una persona de consenso con la CECA. Sin embargo, esta institución está presidida por Isidro Fainé (Manresa, 78), que está al frente de la fundación bancaria La Caixa, y al que le quedan dos años de mandato.

Por lo tanto, no es solo quién puede comandar, sino también si son independientes o pertenecen a las entidades. En la CECA, el último presidente que no dejó palco fue Juan Ramón Quintás, que abandonó la Confederación en 2010, en medio de la crisis de estas entidades y ante las disputas entre Fainé y Amado Franco, presidente de la Fundación Ibercaja, por haber tomado el mando de la asociación.

Al timón, ¿Santander o CaixaBank?

Con la disputa del modelo y la persona, es el poder lo que está en juego Tradicionalmente, en la AEB, Santander ha sido el banco con mayor capacidad de influencia porque es el mayor. Sin embargo, Miguel Martín, presidente de la AEB de 2006 a 2014, modificó los estatutos para que el mayor peso lo tuviera la entidad con más activos en España, y no en el mundo, como venía siendo el caso hasta entonces. Martín lo hizo con el visto bueno de los bancos y para atraer a las entidades de la CECA a incorporarse a la AEB, aunque no lo consiguió.

Con estas reglas, el tamaño líder en España es ahora CaixaBank, que podría darle la mayoría en cuotas y votos, suplantando a Santander y BBVA. Sin embargo, los banqueros consultados no creen que Ana Botín, presidenta del Santander, haya cedido la supremacía en esta organización, aunque sí recuerdan que también preside la Federación Bancaria Europea. Pero estas fuentes tampoco consideran que Fainé estaría dispuesto a quedarse atrás en una asociación tan poderosa como podría ser la que aglutina a todos los bancos españoles. También hay varios funcionarios que recuerdan que la Audiencia Nacional declaró a Fainé investigado por el supuesto caso de espionaje llevado a cabo por CaixaBank por la contratación del comisario retirado José Manuel Villarejo, lo que, según la marcha del caso, podría despojarlo de su fuerza. ante la hipotética constitución de una nueva entidad bancaria como ésta.

Independientemente de los supuestos, la CECA cuestiona la principal afirmación de Roldán de que un solo empleador tendría más poder en Europa. “El sector bancario español está representado actualmente al más alto nivel en asociaciones europeas y mundiales. Desde la CECA, somos presidentes del Institut Mondial des Caisses d’Épargne et des Banques de Détail y vicepresidente del Grupo Europeo de Caisses d’Épargne et des Banques de Détail a través de nuestro presidente, Isidro. Este cargo nos otorga un papel protagonista ante las autoridades. Está claro que si se disolviera la CECA, Fainé no podría seguir ocupando los dos puestos.

Dos asociaciones que ya están colaborando

Por otro lado, la CECA también se pregunta si esto les daría más fuerza en vestíbulo en España: “Las dos asociaciones colaboran muy estrechamente en todas las cuestiones en las que debemos unir fuerzas. Un ejemplo es el conjunto de medidas excepcionales puestas en marcha tras la pandemia, como las garantías o moratorias del ICO, así como nuestro interés en trabajar juntos en el papel que debe tener el sector bancario en el plan de recuperación. Hay otros ámbitos en los que tenemos elementos distintivos en nuestros asociados, como los proyectos de bienestar, el vínculo con los territorios o el centro de nuestra actividad en España ”. Y añaden que la CECA existe porque hay bancos que quieren seguir formando parte de ella, ya que nadie está obligado a incorporarse. «Podían dejar la CECA, pero no lo hicieron».

Las estructuras de las dos organizaciones también requieren un plan cuidadoso para una posible fusión. El grupo CECA, que incluye CECA Bank y Funcas, es de unas 500 personas, frente a poco más de 30 que trabajan en AEB. De plus, CECA Bank a une grande valeur marchande, en plus d’un milliard de ressources propres, elle devrait donc être vendue avant l’éventuelle unification afin que les actionnaires actuels (89 % sont aux mains des partenaires de CECA) reçoivent les valeur que él tiene.

Desde el punto de vista organizativo, la CECA es más grande porque fue creada para brindar servicios que las cajas no tenían y a precios más ventajosos. Su historia de colaboración asociativa poco tiene que ver con la de los bancos, aunque cuando se crearon las grandes cajas de ahorros, ahora bancos, el espíritu fundador se diluyó parcialmente. Los datos históricos también son diferentes: la CECA se constituyó en 1928 por iniciativa de la Federación de Cajas de Ahorros Vasco Navarras mientras que la AEB se creó en 1977, asumiendo las funciones de Consejo de Administración del Banco desde 1994.

Algunos bancos que fueron cajas de ahorros consideran que esta unión les haría perder su arraigo social y su vínculo con los territorios de origen, que es hoy un valor que los diferencia de sus competidores, y creen que ese es el verdadero propósito de los bancos si se unen. “Pero no será fácil evitarlo”, admiten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *