Al menos 22 muertos en dos disturbios carcelarios en Ecuador | Internacional

Al menos 22 muertos en dos disturbios carcelarios en Ecuador |  Internacional

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, anunció en conferencia de prensa este viernes la declaración del estado de emergencia en las cárceles del país, luego de que policías y militares sofocaran dos disturbios separados en dos de los centros penitenciarios más grandes de Ecuador, en los que murieron 22 reclusos. Los disturbios, que estallaron en estas dos cárceles el miércoles por la noche, son la segunda gran ola de violencia en las cárceles ecuatorianas superpobladas este año, después de que otros 79 reclusos murieran en nuevos disturbios en febrero pasado.

Lasso aseguró que las fuerzas de seguridad han recuperado el control de los dos centros penitenciarios: el penal número 1 de Guayas, cerca de la ciudad de Guayaquil (420 kilómetros al suroeste de Quito, la capital), y el de Sierra Norte en Cotopaxi, cerca de la localidad andina de Latacunga. (108 kilómetros al sur de Quito) donde apareció el jefe de Estado ecuatoriano. Le président a précisé que l’action policière pour réprimer les émeutes a été «forte», avant d’avertir les «mafias», à qui il a attribué les émeutes, que tout «le pouvoir de la loi sera utilisé pour imposer l’ Estado de Derecho». garantizar la ley y los derechos humanos ”.

Más información

«Quiero decirle a las mafias que pretenden amenazar a este país que se equivocan si creen que este gobierno actuará con la misma debilidad que los anteriores», dijo Lasso, aludiendo a la política carcelaria del gobierno de su antecesor en oficina., Lenin Moreno.

Durante la rueda de prensa también compareció la ministra de Gobierno (Interior) de Ecuador, Alexandra Vela. El ministro dijo que solo en la prisión de Latacunga murieron 14 detenidos, mientras que otros 41 detenidos y cinco policías resultaron heridos. También reveló que un policía fue violado durante los disturbios en esa prisión y que 78 de los que no necesitaban escapar ya habían sido arrestados. Vela explicó que el resto de los fallecidos, ocho, hasta cumplir los 22 años cuando la cifra oficial de muertos es el viernes, fallecieron en la cárcel de Guayaquil.

El mandatario ecuatoriano a su vez anunció en rueda de prensa la destitución del director del organismo de gestión penitenciaria del país, el Servicio Penitenciario Nacional (SNAI), Edmundo Moncayo, quien será reemplazado por Fausto Cobo, coronel de la reserva, también ex miembro del Parlamento ecuatoriano. Lasso dijo que a partir de ahora será el ejército el que controlará el acceso a las cárceles, mientras que la policía se encargará de la seguridad en el interior.

Únete a EL PAÍS para seguir todas las novedades y leer sin límites. Prueba el primer mes

Suscríbete aquí

En febrero, cuatro cárceles ecuatorianas vieron una ola de enfrentamientos entre bandas rivales en la que murieron 79 personas, según datos oficiales. Estos disturbios alcanzaron un nivel de violencia inusual. Los presos registraron con teléfonos celulares cómo rivales de otras bandas fueron desmembrados y decapitados, encarcelados en áreas de máxima seguridad. Para ello, utilizaron motosierras y machetes. Luego, los reclusos mostraron los miembros mutilados de sus oponentes como trofeos. Las autoridades penitenciarias incluso se vieron obligadas a cortar el suministro eléctrico para que los reclusos no siguieran utilizando motosierras para atacar a otros presos.

Ecuador lleva años tratando de reducir la violencia en las cárceles sobrepobladas del país, que albergan a unos 38.000 reclusos. El estado de emergencia en las cárceles anunciado por el presidente Lasso es la segunda medida de este tipo en tres años. Ya en 2019, el gobierno del país decretó una medida similar tras una serie de disturbios en apenas mes y medio. Entonces, las autoridades reconocieron un marcado déficit de recursos e infraestructuras que imposibilitaba mantener el control y la seguridad dentro de los centros. Las celdas carecían de cerraduras de seguridad porque los presos tenían herramientas para romperlas, las cámaras de vigilancia estaban en su mayoría desactivadas y había una red cómplice de funcionarios que permitían el tráfico de armas y teléfonos celulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *