Al rescate de la colorida quinua, los cereales olvidados del Perú | Planeta futuro

Al rescate de la colorida quinua, los cereales olvidados del Perú |  Planeta futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección Future Planet por su aporte informativo diario y global sobre la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, Suscríbete aquí.

Se dice que los Apu, los espíritus de las montañas, habitan estas altas cumbres del Perú. Y eso no es difícil de creer cuando ves el paisaje suavemente ondulado de la meseta que rodea el lago Titicaca, desde Puno hasta la frontera con Bolivia. A medida que descienden las montañas, los campos de quinua sorprenden, con sus hermosos colores: amarillo, rojo, rosa, violeta, verde. Sus grandes orejas se mecen con el viento y se doblan bajo el peso de los pájaros que roban sus semillas.

“La quinua es nuestra capital”, explica Manuel Flores Mendoza, presidente de la comunidad Molloco, caminando por su tierra, cultivada con quinua multicolor. “Nuestros antepasados ​​lo han utilizado en ceremonias durante miles de años”, dice este agricultor que cultiva su rancho, su dominio agrícola, con técnicas ancestrales del altiplano andino y rotación de cultivos.

Eulalia Silva luce los frutos de su cosecha: quinua 'huaripunchu', 'misa' y 'chulpi' que ahora ha vuelto a cultivar para su propio consumo.

Galería de fotos | La recuperación de la comida sagrada de los incas

Originaria de las tierras altas entre Perú y Bolivia, la quinua ha sido clasificada apresuradamente como cereal en varias ocasiones, pero forma parte de las quenopodiáceas, una familia que incluye muchas especies, como la espinaca y la remolacha. Su cultivo en las mesetas pedregosas de los Andes, a una altitud de alrededor de 4000 metros, se remonta a más de 5000 años. Alimento sagrado de los incas por sus propiedades nutricionales y nutracéuticas, esta semilla estaba ligada a la religión y la cultura, que le atribuían propiedades sobrenaturales.

Pero, cuando llegaron los conquistadores españoles, la quinua fue marginada, reemplazada por granos, y durante todo el siglo XX fue etiquetada como el alimento de los indios. Si bien este alimento se conoce fuera del Perú desde la década de 1980, fue en 2013 que Naciones Unidas declaró el Año Internacional de la Quinua (IAQ), lo que impulsó su consumo en todo el mundo. Desde entonces, sus propiedades y las prácticas ancestrales de los pueblos andinos que han logrado conservarlo han sido cada vez más valoradas.

Más información

La campaña mediática a favor de la quinua, sustentada en estudios científicos que demostraron su valor nutricional en los años del boom del vegetarianismo y la alimentación saludable, permitió la distribución mundial de esta planta que comenzó a ponerse de moda en el mundo: dietas veganas occidentales. Hoy se cultiva en 70 países de todo el mundo.

Con el aumento de la demanda global y, en consecuencia, los precios, muchos agricultores peruanos se han dedicado al cultivo de granos ancestrales. Y si antes la quinua se producía para el consumo familiar, los precios han llevado a muchas familias del Altiplano a preferir venderla y cambiar su dieta al arroz y la pasta.

Celedonio Campaza Baca, animador y agricultor de ReSCA, camina en su campo de quinua “lead qoitu” en el distrito de Acora en Puno (Perú).  Haga clic en la imagen para ver la galería de fotos completa.
Celedonio Campaza Baca, animador y agricultor de ReSCA, camina en su campo de quinua “lead qoitu” en el distrito de Acora en Puno (Perú). Haga clic en la imagen para ver la galería de fotos completa. Andrea De Franciscis

“En 2013, todo cambió y de repente subió el precio de la quinua – de 4 a 20 soles el kilo (de 90 céntimos a casi 5 euros) en el mercado local – y la superficie de producción se duplicó. Después de 2015, siguió aumentando. Hoy somos los principales productores mundiales de quinua con el 44,5% de las exportaciones mundiales: hemos movido a Bolivia ”, explica César Francisco Sotomayor Calderón, ex viceministro de Agricultura de 2014 a 2016 – en los años de auge de quinua – y ahora coordinadora de Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), un proyecto dedicado a la reevaluación de los sistemas agrícolas ancestrales de alta montaña en comunidades campesinas del altiplano andino, Cusco y Puno.

Según el economista, antes auge Se han plantado cientos de variedades de quinua. Después del AIQ, cuando el precio de la quinua subió exponencialmente, las variedades comenzaron a bajar: se perdieron más de 40, porque el mercado solo quiere la blanca. “La política peruana impulsó la producción a través de las agroexportaciones: el mundo quería más quinua. Pero se cometió un gran error: la producción se llevó a la costa, antes dedicada al cultivo de espárragos y arroz, donde las condiciones climáticas son diferentes ”, admite Sotomayor.

Los grandes productores que iniciaron el cultivo intensivo de quinua en la costa del Perú, para aumentar los rendimientos, también utilizan fertilizantes químicos y pesticidas contra bacterias, alimañas, plagas y enfermedades provocadas por la mayor humedad y cerca del mar.

Según datos del Ministerio de Agricultura y Riego de Perú, las áreas sembradas con quinua aumentaron de 29.000 hectáreas en 2005 a 68.000 hectáreas en 2014. Para alcanzar la cosecha récord, entre 2013 y 2014, se aceleró la tasa de expansión del Área de todas las regiones, variando entre el 8% en Puno y el 481% en Arequipa. El volumen de producción también aumentó en la misma proporción. Hoy, la superficie plantada cubre 68.887 hectáreas para una producción de 100.096 toneladas, según los últimos registros de 2020.

En 2014, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) denegó la entrada a varios envíos de quinua cultivada en Perú debido a niveles excesivos de residuos de plaguicidas. La quinua rechazada ingresó al mercado peruano a bajo precio, dañando el comercio interno, así como los recursos de los pequeños agricultores andinos. También fue un golpe para la reputación de la quinua peruana.

Lo mejor sigue siendo el del Altiplano, donde los precios fluctuantes han impactado la vida de los pequeños productores de agricultura extensiva atomizada amenazados por el cambio climático, que deben competir con el monopolio de la agroindustria en la costa. Después de 10 años de centrarse en la quinua blanca para satisfacer la demanda del mercado mundial, ahora se están recuperando las cosechas perdidas.

“Cuando éramos niños, la quinua colorida era común: la producíamos para comer. Luego, poco a poco, desapareció, desplazada por la mujer blanca ”, explica la campesina Eulalia Silva. Silva, que se sienta y derrama el contenido de sus bolsillos sobre una manta roja tirada en el piso para lucir su cosecha: semillas de colores –rojo, rosa, amarillo, naranja, negro– que el mercado internacional no quiere, aunque sí son las más sabrosas y ricas en nutrientes y proteínas.

Eulalia Silva luce los frutos de su cosecha: quinua 'huaripunchu', 'misa' y 'chulpi' que ahora ha vuelto a cultivar para su propio consumo.  Haga clic en la imagen para ver la galería de fotos completa.
Eulalia Silva luce los frutos de su cosecha: quinua ‘huaripunchu’, ‘misa’ y ‘chulpi’ que ahora ha vuelto a cultivar para su propio consumo. Haga clic en la imagen para ver la galería de fotos completa. Andrea De Franciscis

Pertenece a una de las más de 3.300 familias que forman parte del mecanismo de Recompensas por los Servicios de Conservación de la Agrobiodiversidad (ReSCA). Estos productores recuperan variedades de cultivos en alto riesgo de extinción en Puno, Apurímac, Huancavelica y Cusco.

El proyecto, impulsado por el gobierno con financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) y el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), convierte a los agricultores en «socios estratégicos» para la conservación y uso sostenible de los cultivos.

“Fue un gran trabajo de los pequeños productores que recuperaron las semillas en riesgo. ReSCA los recogió y los distribuyó a otros agricultores ”, explica el facilitador del proyecto en Puno-Acora, Celedonio Campaza Baca. «Ahora los campesinos los intercambian entre sí y los han vuelto a consumir: es una alternativa valiente para la seguridad y soberanía alimentaria», dice.

Y no solo para ellos. Durante los meses de cuarentena debido a la pandemia de covid-19, muchas familias indigentes en áreas vulnerables de las ciudades se vieron hundidas por la crisis alimentaria. “En ese momento, volvió una antigua costumbre: en muchas comunidades, los pequeños agricultores enviaban fondos y alimentos a sus familias en Lima, Ica y Tacna”, dice Sotomayor. «La narrativa ha cambiado: antes de que la gente del campo fuera pobre, en ese momento apoyaba a las ciudades».

Puedes seguir PLANETA FUTURO por Gorjeo, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro ‘boletín’.