julio 14, 2024

Alcaraz, gran campeón de Roland Garros

Medios relacionados – Noticias de última hora

Carlos Alcaraz si se coronara en París, campeona de este Roland Garros que amaba a los niños y que conquistó a los adultos porque tenía buen tesón, dureza, tesón y una experiencia que sólo le permitió aprender de los errores del pasado. Este chico de 21 años sigue viéndose como el alumno más veloz y veloz del circuito. Alcaraz derrotó ante Alexander Zverev, de 27 años y 4 años del mundo, a Philippe Chatrier, que quería encontrarse con el español, pero esta vez en su tierra a un caballero del Palmar, que ha aprendido a divertirse en estas situaciones porque la recompensa es su primer Roland Garros, su tercer Grand Slam y el más joven en completar un hat-trick en tres superficies. Carlos Alcaraz, el más completo, el mejor.

«La victoria es de la mayor tenaz», dice la palabra de este Philippe Chatrier anotado en sus 15.000 butacas. Durante mucho tiempo el más tenaz fue Nadal, mordiendo la Copa de los Mosqueteros, pero esta es la final de los dos debutantes, algo que no ocurría desde 2005, con Baleares y Mariano Puerta. Hay mucha tenacidad en esta edición; Precioso título de Alcaraz y Zverev por igual, cuatro horas y 19 minutos, pero para ti, nada para un niño: aquel Carlitos que, con 12 años, visitó por primera vez Roland Garros y empezó a dibujarse con la Copa de los Mosqueteros. en las manos.

En el tenis la cabeza es una herramienta a veces más eficaz que la raqueta. Los nervios suelen vivir la maravilla del saque. Por eso es normal que Zverev venga con dos dobles caídas y Alcaraz otra y que las rupturas se produzcan en los primeros partidos. Son dos debutantes en una final en París y sus brazos son los únicos. Una vez solucionados los errores de tensión, rellenar la pieza, aunque no será la última vez que la cabeza quede por detrás de la raqueta.

Sucede que en Zverev, que ganó a Rafael Nadal en primera ronda, si el central golpea con un Alcaraz que se abre, sin forzar el ritmo, pero le basta porque es el alemán el que comete el error. Una estrategia de contención, además del ataque, ya que ha utilizado muchas veces el balón, y que le permite explotar la ventaja sobre el marcador y los puntos: derechas muy amplias para mantener el control de Alenia y evitar encontrarse con sus potentes jugadores. . y rozando el rojo con lo que te obliga a enganchar las lumbares deseadas con frecuencia. En general, descarga el plan alemán, negándose gran parte de su carrera con este primer servicio que se lo da fácil al español: Zverev convirtió el 74% de su primer tiro, pero sólo obtuvo el 48% de los puntos que disputó con el primer set. que elimina a Alcaraz en 43 minutos.

Cuando los jugadores y el pelo pasan de la cima roja más de tres veces, lo que no ocurre muy frecuentemente en esta final de nervios, Philippe Chatrier se ilumina, porque hay intercambios de tal poder que sorprenden al personal y se preguntan si estás sobre suelo mojado o sobre una superficie dura. Así que jugué dos, y ya todos, en este nuevo tenis, por primera vez en muchos años, una final en París sin Nadal, Federer o Djokovic nombrados en el goleador. Aviso.

Por eso aplaudimos rabiar los puntos largos, que el resultado final fue emocionante y que había que ver la intensidad de los dos tenistas. El hecho de que la diferencia sea cierta es un favor a los españoles, que autorizan los intercambios mayores. Porque tiene alturas, cambios de dirección y un golpe de suerte con el que limpia las líneas, 160 kilómetros por hora para iniciar el debate en el segundo set.

La raqueta se impone en los cuatro primeros partidos, de cabeza, a partir del quinto. Sí, Zverev está aquí para mantenerlo más alerta. Dejó de reñir con su escenario y presente con precisión en el primer impar: juego de blanco para el 2-2 y ahí, pese al español, provocado por este punto tan efectivo e intenso, y balones abiertos, que sufre lo alemán y que provoca. Los errores del rival. Ya no hay puñetazos en Alcaraz y Zverev empieza a sacar en grito pasear. Disfrutas del aire porque los puntos cortos son los más convincentes y los largos son los más consistentes.

El desequilibrio de Alcaraz se nota en su aspecto, que se extiende a puntos más o menos fáciles: una línea roja, una dejada que no pasa el cinturón. Y también en tu mano, doble mano para hacer el segundo break. Y los 14 errores no forzados, y el lenguaje corporal y el lenguaje verbal quedan reflejados: «No puedo, quiero darme cuenta cuando esté preparado, no puedo», explica en profundidad el escenario. de los golpes de estado del Estado alemán. Zverev, apreciado, no cede con su saque y el cabezazo le lleva a igualar el choque en 49 minutos.

Al final de esta historia, esta pequeña batalla de respeto e intimidación se basó en estos cómicos intercambios de pistas en los que los dos invitaban al otro a pasar, aunque los segundos se hicieron eternos porque ninguno de los dos cedió.

Hay una mirada seria hacia Alcaraz, también seguramente abatido porque está satisfecho con sus servicios y Zverev se ha quitado el traje. Con la mirada gacha, conciencia de haber entrado en un momento de bajón que no olvida despejarse. De los que no importaban antes de Wolf o De Jong, pero que antes eran peligrosos, Zverev se mantuvo a base de objetivos difíciles: dos puntos perdidos en la final del US Open 2020, una grave avería en esta misma pista en 2022. Porque aun cuando Alcaraz conoce esa virtud de estar siempre dispuesto a saquear el puño cuando el solvente sujeta la bola de rotación y la cuchara para entrar al pequeño gris que es el alemán en el sexto juego -break-, hay decoordinación y lentitud en sus movimientos después . De un 5-2 se pasa a un 5-3 y un 5-4 y un 5-5 y un 5-6 y un 7-5 que Zverev culmina valientemente y con un derechazo a la línea que protege Chatrier.

«Es increíble, es increíble, es increíble. «Esta es una final de Grand Slam en terreno duro y al final parece un recorrido rápido», es el español, en una discusión poco convencional sobre el murciano, siempre impecable de gane o ejercicio.

Zverev se vio recompensado por el esfuerzo en el tercer set, pero el peso en el inicio del cuarto, que en un abrir y cerrar de ojos, se convirtió en el 4-0 para Alcaraz. Pero en el intercambio con el 4-1 el resultado es que el español ha vendido su músculo derecho y cuenta con la máxima asistencia médica para ayudarle en esa zona. Sin embargo, no está en venta el español, que se eleva para ampliar la final a cinco sets. Este es un final sin sus alturas, en el brillo de las bandas, en la oscuridad de las rachas, en la oscuridad y sus dosis de suspenso hasta el momento.

Alcaraz decía estos días, como dijo Nadal durante años: «Hay que aprender a disfrutar de tu amigo». Y sufro al murciano, en el músculo y dos balones detenidos en la escuadra de juego, que se elevan con el peso y una derecha cruzada y letal sobre la línea, y un tercero en lo que sufre el personal de su silla porque todo es son tres escorts consecutivas por favor envíalas a todos. En este caso, cuatro horas de descanso.

Nadal ha ganado tantas veces en esta pista que parece ser lo que queda de sus pájaros. Alcaraz se inspira en el título qui de campeón de Cattorce y se impone en este interminable partido de diez minutos para confirmar la rotación. Un 3-1 y mano a Oreja porque quiere que el aire que mejor tiene se transforme en caminos victoriosos. Incluso usando la imaginación de quienes cuidan al Alemán, no hay alternativas a estos intentos de acortar los puntos rojos en los que chocan tres veces en el quinto juego. Sí, no es la dama, es un murciano que la adelanta volando, por contradejada, por izquierda en cruzado o con este revés paralelo al que escapa.

Pero también el que sufre. Una bola de break en el sexto juego, que soluciona el Alcaraz, el valiente, el campeón: con saque y roja y unas mandíbulas impecables. Puro Alcaraz. Sin frenos porque es una curva corta en la carretera que rompe la correa lo justo para cebar el Zverev en rojo; sí, es la ruptura definitiva. Sin más de nada y un conjunto de sombras, luces, derechas y dejadas en el que recupera dos sets y firma un brillante epílogo. Por último, por supuesto, os dejaré en paz, es lo que espero desde marzo por los problemas del primer plan, pero que aceptaré de todo corazón para coronarme en París.

El Carlitos de 21 años se convirtió en ese otro Carlitos de 12 que visitó por primera vez Roland Garros y dibujaba con el trofeo. La Copa de los Mosqueteros, organizada por el seis veces campeón Bjorn Borg, lleva su nombre: Carlos Alcaraz.

Noticias de interés – Medios digitales