Así conquistaron los cubos de colores las cocinas de casi 39 millones de españoles | Ecoembes: Eco Space

Así conquistaron los cubos de colores las cocinas de casi 39 millones de españoles |  Ecoembes: Eco Space

Grandes y pequeños, coloridos o monocromáticos, con formas limpias o sobrias. La irrupción en nuestras cocinas de los cubos para separar residuos domésticos ―de múltiples tamaños y diseños, según la necesidad y gusto de cada usuario― es una prueba de que el reciclaje, un hábito prácticamente inexistente, según la necesidad y gusto de cada usuario― es una prueba de que el reciclaje, un hábito prácticamente inexistente, para quedarse. De hecho, el pasado año dos millones de españoles se incorporaron a la práctica, según datos de un estudio sociológico realizado por la empresa Captación para Ecoembes. En total, ya son 38,9 millones de personas que separan envases en este país. Una costumbre que también parece muy ligada al uso de estos nuevos objetos: uno de cada ocho usuarios (82,5%) declara tener varios cubos, bolsas o espacios en su hogar (3,2 de media precisamente) destinados a clasificar sus residuos. para su posterior reciclaje (solo uno para envases de plástico, latas y cartones), según datos del mismo estudio, extraídos de una muestra de 8.800 personas.

La irrupción de estos contenedores en viviendas también se observó en Algru, empresa valenciana especializada en la venta de contenedores y papeleras. En sus almacenes, donde compran escuelas, comercios y particulares, cuenta con más de 400 modelos. El más vendido para uso doméstico: cubo para contenedores separados de tres compartimentos (máximo 40 litros), con tapas de colores y pedal. “Todavía hay crecimiento. Vemos que la gente está más entusiasmada y quiere aportar su contribución clasificando sus residuos ”, comenta Andrés Rigote, administrador de la empresa.

El libro de cuentas de Rigote refleja no solo la demanda de la empresa, sino también las necesidades y preguntas que tienen sus clientes cuando toman caminos separados. “Donde tienen más dudas no es dónde van los contenedores de plástico o papel, sino qué poner en el contenedor de residuos orgánicos”, explica. En este contenedor, normalmente de color marrón y aún no disponible en todas las Comunidades Autónomas, se deben utilizar restos de comida, servilletas y toallas de papel; pero nunca, por ejemplo, arena para mascotas, pelo o polvo.

Uno de los requisitos más comunes de los clientes de Rigote es que las tapas de los tanques que compran coincidan con el color de los contenedores de su municipio. “En algunas ciudades, los contenedores para dejar las sobras no recicladas son de color naranja y en otras son grises. La gente quiere el modelo que está pintado como el de su localidad. Tenemos ambos ”, dice.

El informe Catchment señala que el 93,3% de los encuestados señala que recicla porque «lo ven como importante, mientras que otros no», una fundación que en muchos casos llega con un sentimiento positivo: el 75,4% afirma «hacer con orgullo.» Una declaración que coincide con los datos de reciclaje más recientes. En 2020, cada español colocó 18,6 kilos de envases de plástico, metal y cartón en el balde amarillo; y 19,3 kilos de papel y cartón en azul, según datos publicados por Ecoembes, la organización que coordina el reciclaje de los envases de estos envases.

El más viejo, el más comprometido

Aunque el hábito de clasificar los residuos es, según el informe, muy común en todos los grupos de edad, los mayores de 55 años son el ejemplo de reciclador modelo en nuestro país. El 84,5% de ellos dice tener más de un espacio en su casa para esta tarea. Un hecho que hace desaparecer el tópico de que el reciclaje es algo joven. Le siguen de cerca los adultos entre 35 y 54 (83,9%), los de 25 a 34 (76,4%) y, finalmente, los de 16 a 25 (76,3%).

“Por unidad familiar, las formadas por tres miembros son las más comprometidas. Además, en materia de reciclaje surge la igualdad entre hombres y mujeres, ya que tanto el 82,5% de las mujeres como el 82,2% de los hombres encuestados se declaran recicladores ”, subraya el documento.

En cuanto al podio de comunidades donde el mayor porcentaje de población ha adquirido este hábito, La Rioja ocupa el primer lugar (94,8% de sus vecinos lo han hecho), seguida de Navarra (93,7%) y País Vasco (90,8%). Para Nieves Rey, directora de comunicación y marketing de Ecoembes, estos datos reflejan una clara implementación de la economía circular -basada en un modelo cíclico cercano al ciclo que rige la naturaleza- en nuestras ciudades. “Los resultados de este estudio son un reflejo de cómo la sociedad está cada vez más comprometida con la separación de sus residuos, un pequeño gesto que aporta grandes beneficios al planeta”, dice Rey.

El desafío de crear un buen hábito

La psicóloga ambiental e investigadora del centro tecnológico Tecnalia-BRTA Karmele Herranz señala que las barreras que condicionan el “comportamiento de reciclaje” se encuentran en la primera fase del reciclaje, es decir, la decisión de clasificar los residuos y, por ejemplo, luego realizarlo: malestar, acordarse de hacerlo, dificultad para conseguir que otros colaboren, etc.

Por eso, dice, los esfuerzos deben centrarse en este primer paso. «Si las barreras en la selección [de residuos] son los más relevantes, primero debemos intervenir sobre ellos para minimizarlos. Por ejemplo, adaptar nuevas viviendas para facilitar el reciclaje ”, explica.

Otro aspecto importante, enfatiza el psicólogo, es evitar cometer pequeños errores para no solo crear un hábito, sino también hacer uno bueno. En efecto, y a pesar de que el estudio Catchment indica que los usuarios se identifican mejor que hace unos años en qué contenedor va cada tipo de residuo (el 78,6% ya asocia que las botellas de plástico van al cubo amarillo), siempre cometen errores que no solo previenen el establecimiento de un buen hábito, pero también puede destruir el trabajo de reentrenamiento de otras personas. Por ejemplo, los expertos señalan que cada vez que una persona arroja un cartón de leche al recipiente azul, se contamina un metro cúbico de papel y cartón que otros ciudadanos han separado en dicho cubo.

Herranz también subraya que otras dificultades a las que se enfrentan los ciudadanos son «las incongruencias» entre los mensajes que reciben sobre este tema, a veces opuestos entre sí. El especialista aconseja no “abarrotar” información a la población sin adecuarse a los colectivos a los que va dirigida. “La información es necesaria, pero no es lo único importante y, por supuesto, no es suficiente para cambiar el comportamiento del reciclaje. Me centraría más en la educación y la concienciación desde la infancia, con modelos adaptados y prestando atención a los mensajes contradictorios ”, explica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *