AstraZeneca: México distribuirá “vacuna latinoamericana” a finales de mayo tras semanas de retraso | Sociedad

AstraZeneca: México distribuirá “vacuna latinoamericana” a finales de mayo tras semanas de retraso |  Sociedad
El laboratorio Liomont donde se envasan las vacunas anti-covid-19 de AstraZeneca, en México el 22 de febrero.
El laboratorio Liomont donde se envasan las vacunas anti-covid-19 de AstraZeneca, en México el 22 de febrero.GOBIERNO DE MÉXICO

La «vacuna latinoamericana» de AstraZeneca finalmente tiene fecha de lanzamiento. Luego de semanas de retraso, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó este lunes que los primeros lotes ya se produjeron y se implementarán este mes. Por su parte, el presidente argentino Alberto Fernández dijo que será hacia fines de mayo. Esta nueva fecha, que está al menos un mes por detrás del plan inicial, ya pone en la línea de salida el ambicioso acuerdo entre México y Argentina para distribuir 250 millones de dosis en la región. Hasta el momento, no se había aplicado ningún vial de esta vacuna y el acuerdo había dejado solo acusaciones cruzadas entre los socios.

El verano pasado, AstraZeneca y la Universidad de Oxford anunciaron que dos laboratorios en América Latina serían los responsables de producir y suministrar su vacuna a la región. La argentina mAbxience, del grupo Insud, fabricaría el principio activo en dosis, y la mexicana Liomont completaría el proceso de acabado y envasado. En el medio, la fundación del magnate mexicano Carlos Slim financiaría los altos costos de producción. El plan, vendido como un éxito de la alianza forjada entre Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández, ha encontrado desabastecimientos y retrasos en el suministro de los viales en los últimos meses.

Más información

Desde febrero, millones de vacunas covid-19 fabricadas en Buenos Aires han estado esperando en los almacenes. No se pudieron utilizar porque la fábrica de Liomont en Ocoyoacac (Estado de México) carecía de insumos básicos como filtros, bolsas estériles, viales o excipientes biológicos para terminar el producto. Inicialmente, el retraso se atribuyó a la escasez mundial de productos. Sin embargo, poco después, el empresario Hugo Sigman, dueño de la planta de Buenos Aires, se distanció públicamente de los retrasos y culpó del cuello de botella a su socio mexicano.

Liomont aseguró a EL PAÍS que tenía los suministros y que la vacuna estaba en curso. El laboratorio argumentó que no fue hasta marzo que recibió la licencia y el permiso de fabricación. El plan original, confirmado por Ebrard, asumía que las vacunas comenzarían a enviarse en abril. El plazo se calculó a partir del hecho de que el envasado, según lo informado por las autoridades, comenzó en marzo y luego entró en un período de prueba y certificación para asegurar los estándares de producción de la vacuna con una duración prevista de cuatro semanas.

El lunes, luego de dar a conocer la noticia de las primeras dosis producidas, el secretario de Relaciones Exteriores acudió a defender al laboratorio mexicano: “El proceso de llenado y envasado final es complejo e implica muchos requisitos de calidad. Es un logro importante para Liomont y COFEPRIS haberlo resuelto satisfactoriamente ”.

En su cuenta de Twitter, la plataforma habitual de la Canciller para los anuncios de vacunación, Ebrard destacó que estos lotes permitirán «un suministro de vacunas con mucha más certeza a partir de fines de mayo» y elogió el papel de México en «el aumento de la producción de la vacuna AstraZeneca». la región.

Hoy se han recibido 5,3 millones de nuevas dosis a granel desde Buenos Aires. Estos se suman a los 18 millones de vacunas almacenadas en México que llegaron desde Argentina hasta mediados de abril, según el seguimiento de envíos que informó el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El empresario argentino dijo hace unos meses que en el pico de producción estaba previsto enviar hasta 25 millones de dosis al mes.

Este convenio es fundamental para la vacunación en México, que tenía previsto 77 millones de dosis de AstraZeneca producidas localmente. Los retrasos habían obligado al país a pedir prestadas casi tres millones de dosis a la Casa Blanca para completar la vacunación masiva de personas mayores de 60 años.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la situación actual de este país