Bárcenas relata los llamamientos a los ministros de Aznar para que traten bien a los donantes del PP | España

Bárcenas relata los llamamientos a los ministros de Aznar para que traten bien a los donantes del PP |  España

Luis Bárcenas regresó este viernes a la Audiencia Nacional, citado por el juez Santiago Pedraz, que mantiene abierta una línea de investigación por donaciones de empresarios a la casilla b del PP a cambio de supuestas atribuciones de obra y Servicios. El ex Tesorero del Pueblo, que llegó a pie porque estaba de baja, dijo que durante unos 40 minutos, el tiempo que utilizó para afirmar que todos los involucrados en la captura del dinero estaban actuando, como una «especie de lobby». También informó a los Ministros de Fomento y Medio Ambiente de los gobiernos de José María Aznar como conocedores de este irregular sistema de financiación, con quienes se contactaron para asegurar este trato favorable. Según fuentes judiciales presentes durante el interrogatorio, Bárcenas apuntó con particular determinación a Francisco Álvarez-Cascos, propietario de la primera de estas carteras entre 2000 y 2004.

La comparecencia de Bárcenas, prevista desde febrero pasado, forma parte de las investigaciones aún en curso en la Audiencia Nacional por las entregas de dinero a la contabilidad paralela a cambio de contratos públicos. Esta parte de la investigación se deriva del caso Box B que se trató este año, pero se abandonó en 2014 debido a la falta de pruebas para probar las mordeduras y luego se reabrió luego de descubrimientos en otros esquemas de soborno (como Lezo) y confesiones de varios involucrados. De hecho, a medida que avanzaba EL PAÍS, Pedraz puso la lupa en 600 millones de obras concedidas durante los Gobiernos de José María Aznar, así como en diversas concesiones de la Comunidad de Madrid durante la etapa Esperanza Aguirre.

Los investigadores están centrando sus esfuerzos en identificar las donaciones traducidas en recompensas cuidadosamente seleccionadas y trabajos irregulares, datos fundamentales para que prosperen las acusaciones de corrupción, pero la declaración de Bárcenas del viernes fue útil. Según fuentes judiciales, el ex tesorero no hizo estas concesiones. Según él, por el momento no puede hacerlo porque las personas involucradas en Operación Cocina, la conspiración parapolicial urdida en el Ministerio del Interior, le quitaron los papeles con los que recuerda estos detalles. Como ya temían las acusaciones populares, mientras no aporten nuevos documentos, su testimonio se debilita a pasos agigantados.

Aun así, el PP tiembla cada vez que Bárcenas se sienta ante un magistrado. El pasado mes de marzo, durante su declaración en el juicio del caso b, el ex tesorero aseguró que todos los exdirigentes del PP (José María Aznar y Mariano Rajoy) y todos sus exsecretarios generales (Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes y Dolores de Cospedal) conocían el sistema de financiación irregular. Además, señaló explícitamente a Cascos, quien ocupó este cargo entre 1989 y 1999, quien ordenó la sistematización del sistema de donación irregular, aunque lo negó unos días después. Pese a ello, este viernes, el exjefe de finanzas del Partido Conservador volvió a colocar el blanco en el exministro de Fomento.

Francisco Álvarez Cascos, a su llegada al juicio del caso b del PP, el pasado mes de marzo. Fernando Alvarado / EFE

Bárcenas describió un episodio en el que Cascos supuestamente telefoneó a Álvaro Lapuerta, su antecesor del tesoro, y también lo designó como director de la casilla b, para criticarlo por llamar a su director general de carreteras para discutir uno de los premios que le correspondían. . Según la versión de Bárcenas, llamaron a los directores generales y a los secretarios de Estado para que lo hicieran, pero el ministro de Fomento se enfadó y le indicó a su interlocutor que todos estos trámites debían pasar por él.

El ex tesorero también señaló con el dedo a varios constructores, según fuentes judiciales. A Alfonso García-Pozuelo, propietario de Constructora Hispánica y condenado a dos años de prisión en el juicio principal de la Caso Gürtel, quien confesó haberle dado dinero a Francisco Correa para que lo entregara a los «órganos centrales» de la administración donde quería obtener contratos: «Era un gran donante y tenía interés en Adif», dijo Bárcenas sobre este empresario. Sobre Juan Miguel Villar Mir, expresidente de OHL, dijo que «tenía una relación especial» con Lapuerta y le dio dinero directamente. «Las empresas querían tener acceso directo a los poderes adjudicadores», remachaba Bárcenas en su interrogatorio, durante el cual sólo se negó a responder al abogado del PP.

La reunión de este viernes cierra una batería de declaraciones de Bárcenas establecida tras haber enviado confesiones a la fiscalía anticorrupción a principios de 2021. El recuerdo del ex tesorero, presentado sólo unos días antes del inicio del juicio en la casilla b de el PP, provocó la reacción inmediata de los instructores de tres líneas de investigación. Además de Pedraz, que lo llamó a declarar para las investigaciones del delito de corrupción derivado de la contabilidad paralela del Partido Conservador, el juez Manuel García-Castellón accedió a interrogar al exjefe del Tribunal. Caso púnico, donde manifestó que un constructor le había entregado 60.000 euros en un sobre para que se los entregara a Esperanza Aguirre; y en el Caso de cocina, donde aseguró que la trama había logrado extraer documentos comprometedores para los puestos de dirección de la formación, incluido el supuesto audio de una conversación con Mariano Rajoy que demostraría su conocimiento de la financiación irregular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *