Bruselas exige a Sánchez ‘tener cuidado’ con los impuestos en 2022 y controlar el déficit y la deuda a medio plazo

Bruselas exige a Sánchez 'tener cuidado' con los impuestos en 2022 y controlar el déficit y la deuda a medio plazo

España mantiene niveles de déficit y deuda muy elevados, por eso la Comisión Europea pregunta a Pedro Sánchez tener «cuidado» con los impuestos en 2022 y también vigilar la sostenibilidad de las finanzas públicas a medio plazo. Bruselas también defendió, en sus recomendaciones del Semestre Europeo, publicadas este miércoles, que las reglas que limitan el déficit y la deuda pública de los Estados miembros continúan suspendidas en 2022 pero que se reactivarán en 2023, una vez que las economías europeas se recuperen. su nivel de PIB antes de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus.

El mensaje de Bruselas coincide con el de otros organismos. Y es que el Banco de España y la OCDE han alertado al Gobierno en las últimas semanas de los altos niveles de déficit y deuda. Esta última organización aseguró que los países del sur de Europa, incluida España, no podrán hacer frente a su deuda si no se reforman las normas fiscales de la UE, y se adaptan «al caso particular» de cada país.


«Cuando las condiciones económicas lo permitan, aplicar una política fiscal orientada a lograr posiciones fiscales prudentes y asegurar la sostenibilidad fiscal a mediano plazo«, subraya la Comisión en sus recomendaciones para España. Además, propone» incrementar las inversiones para impulsar el potencial de crecimiento «. «

Por otro lado, el ejecutivo comunitario insta a Sánchez a «prestar especial atención a la composición de las finanzas públicas, tanto en ingresos como en gastos presupuestarios» con el objetivo, añade, de «garantizar una recuperación sostenible e inclusiva». En este sentido, pide «priorizar inversiones sostenibles que promuevan el crecimiento, en particular apoyando la transición ecológica y digital».

Las recomendaciones de Bruselas a España se pueden extender a otros países en situación similar, como Italia o Grecia. Bruselas eligió para lanzar mensajes «cualitativos» en letras mayúsculas, en lugar de establecer objetivos concretos de reducción del déficit y la deuda, como solía ser el caso antes de la pandemia.

Concretamente en materia fiscal, España es uno de los países que defiende con firmeza su reforma, porque los considera «opacos» y que «no se adaptan a la realidad actual», como dijo hace meses la vicepresidenta Nadia Calviño. Sin embargo, la Comisión no está siguiendo este camino y, si bien emitirá recomendaciones específicas en este sentido para abordar el debate, actualmente aboga por su reactivación en 2023.

El análisis enviado por Bruselas se da al mismo tiempo que se conocen los datos de empleo de mayo. El número los parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo disminuyeron en 129.378 parados en mayo (que representa un descenso del 3,3%), su mayor descenso mensual en toda la serie histórica, que comenzó en 1996. Además, la población activa experimentó su mayor aumento desde 2018, volviendo a los niveles de ‘antes de la pandemia’.

Casi nadie respeta el Pacto de Estabilidad y Crecimiento

En este contexto, la Comisión Europea consideró «lógico» no adoptar la decisión de abrir procedimientos por déficit y deudas excesivos a los países este año por la «incertidumbre» que aún existe y la necesidad de seguir manteniendo el apoyo a la economía. Según el análisis de las autoridades comunitarias, solo Bulgaria, Dinamarca y Suecia tienen un déficit de menos del 3% y este último sería el único socio que cumplirá el criterio de endeudamiento.

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentolini, aseguró que “la recuperación sigue siendo desigual y la incertidumbre sigue siendo alta, por tanto, la política económica debe seguir siendo favorable en 2021 y 2022En todo caso, acogió con satisfacción que los planes de recuperación ya sean una realidad. La Comisión podría comenzar a emitir deuda común en junio, pero el comisario insta a los estados miembros a «dar los siguientes pasos» e impulsar reformas «Una vez que disminuyan los riesgos para la salud, los países de la UE deberían adoptar medidas más específicas para ayudar a las empresas y los trabajadores», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *