Bruselas investiga como ayuda estatal ilegal una recompensa que obliga a España a pagar por energías renovables | Economía

Bruselas investiga como ayuda estatal ilegal una recompensa que obliga a España a pagar por energías renovables |  Economía

Vuelve a Bruselas la compensación a los fondos de inversión por la reducción de energías renovables realizada por el gobierno del PP. La Comisión Europea ha abierto una investigación en profundidad para determinar si la compensación de 101 millones de euros ordenada por un tribunal de arbitraje internacional de dos fondos con sede en Luxemburgo y los Países Bajos constituye una ayuda estatal ilegal. El ejecutivo comunitario investigará en particular si esta decisión viola la legislación europea, discrimina a las empresas españolas y «falsea indebidamente» la competencia.

Más información

La Comisión Europea continúa su batalla contra los procedimientos de arbitraje fuera del derecho comunitario. Después de la condena de Caso Achmée Por parte del Tribunal de Justicia de la UE, Bruselas publicó una comunicación en la que especificaba que la cláusula arbitral entre inversores y Estados miembros derivada de la Carta de la Energía no puede ser de aplicación entre empresas o instituciones de países socios de la UE. Más tarde, la mayoría de los países de la UE decidieron dejar de lado los tribunales de arbitraje para disputas bilaterales en una declaración conjunta.

España, en particular, ha sufrido una avalancha de procesos arbitrales debido al recorte aplicado por el gobierno de Mariano Rajoy en 2013 al régimen establecido en 2007 por José Luis Rodríguez Zapatero. La Comisión Europea ha aprobado la reducción del ejecutivo del PP. Según la administración tributaria, el monto total de siniestros ronda los 10 mil millones de euros, pero el gobierno sostiene que logró reducirlo a 4.6 mil millones tras ofrecer a los fondos de inversión una mayor rentabilidad alta a cambio del retiro de sus reclamos.

Algunas empresas cedieron, pero otros inversores decidieron seguir adelante con sus reclamos, muchos a través del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). Este organismo resolvió el litigio planteado por las empresas Antin Infrastructure Services, con sede en Luxemburgo, y Antin Energía Termosolar, con sede en Holanda. El tribunal arbitral decidió que España debía indemnizar a estas empresas por las pérdidas sufridas tras los cambios de régimen en 2007. El importe de esta indemnización se fijó en 101 millones de euros, a los que hay que añadir los intereses devengados.

Posible discriminación por nacionalidad

Bruselas abrió una averiguación previa en la que concluyó que la concesión «puede constituir una ayuda estatal, dado que otorga a Antin una ventaja equivalente a las otorgadas por el régimen español» de 2007, que nunca fue notificada a la Comisión Europea. El departamento encabezado por la vicepresidenta Margrethe Vestager tiene sobre todo tres grandes dudas. Inicialmente, el TJUE dictaminó que estos procedimientos constituyen una amenaza para el derecho comunitario cuando se trata de disputas entre actores de dos países miembros de la UE. En segundo lugar, los laudos pueden generar “discriminación entre inversores” por su nacionalidad, ya que los españoles no pueden recurrir al arbitraje. Y en tercer lugar, las compensaciones pueden «distorsionar indebidamente» la competencia al proporcionar un apoyo adicional a las ayudas aprobadas en 2013.

La investigación de Bruselas refuerza aún más la posición de España, que se opone a las afirmaciones de los inversores internacionales que han invertido a través de empresas luxemburguesas u holandesas. El gobierno, al igual que la Comisión, acepta la sentencia del Caso Achmée, según el cual los arbitrajes bajo los auspicios de la Carta de la Energía no son competentes en la UE. España, de hecho, es hoy uno de los países más críticos con este tratado. París y Madrid están presionando para que sea reformado e incluso han advertido que la UE debería considerar retirarlo en caso de que no haya un cambio profundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *