Bruselas propone una autoridad europea para luchar contra el blanqueo de capitales | Economía

Bruselas propone una autoridad europea para luchar contra el blanqueo de capitales |  Economía

Bruselas quiere dar un salto en la lucha contra la financiación de actividades ilícitas, tras los escándalos que han sacudido al sector financiero europeo en los últimos años. La Comisión Europea planea lanzar un nuevo paquete contra el lavado de dinero el martes que incluirá una propuesta para crear una nueva Autoridad Europea contra el Lavado de Dinero (AMLA) con poderes para supervisar e imponer sanciones a las empresas transnacionales. El proyecto, al que tuvo acceso EL PAÍS, también incluye medidas para controlar las billeteras de criptomonedas.

Más información

La Comisión Europea sigue intentando tapar los huecos que explotan los grupos organizados para blanquear dinero y financiar actividades delictivas. Bruselas redobló sus esfuerzos en el último año del ejecutivo de Jean-Claude Juncker, tras los escándalos en el Danish Danske Bank, el German Deutsche Bank, el Dutch ING, el Lituano ABLV o el Maltese Pilatus Bank. Sin embargo, también advirtió que esta estela de dinero sucio no solo está pasando por las venas del sistema financiero, sino también por otros canales como los cibersos de juego o las billeteras virtuales.

Algunos socios de la UE han decidido apoyar a la Comisión. La sucesión de estos casos llevó a España, Francia, Alemania, Italia, Letonia y Holanda a firmar una declaración conjunta en la que pedían la creación de una unidad de seguimiento del blanqueo de capitales con competencias en todo el sector financiero europeo. La brecha entre las capitales se centró en la cuestión de si dicho organismo debería depender de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) o ser independiente. España abogó por la primera opción porque creía que sería más rápida; y su radio de acción, más amplio.

Bruselas finalmente optó por una autoridad independiente con una plantilla de unas 250 personas, según el proyecto. El Ejecutivo Comunitario propone que la agencia, que contará con un presupuesto de 45,6 millones de euros, se cree en 2024 y entre en funcionamiento en 2026.

La Comisión finalmente optó por una entidad ajena a la ABE porque sus acciones irían más allá del sector financiero. Según el proyecto, AMLA «jugará un papel fundamental» en la lucha contra el dinero sucio dentro de la Unión. Sin embargo, el paquete deberá ser negociado por el Parlamento Europeo y los países miembros.

La autoridad tendrá, entre otras funciones, la de mantener al sistema financiero europeo fuera de la órbita del crimen organizado, evaluando «los riesgos» que surgen tanto dentro del mercado interior de la UE como fuera de la UE. También buscará aglutinar las acciones de organismos nacionales y servicios de inteligencia sobre delitos financieros, que están en el punto de mira porque solo actuaron después del descubrimiento de un escándalo. La nueva entidad se esforzará por coordinar su trabajo y promover el intercambio de información entre unidades de investigación.

Entidades fiduciarias

AMLA será responsable de realizar una evaluación de un grupo de entidades financieras seleccionadas. Según el borrador, se trata de entidades de crédito establecidas en al menos siete Estados miembros y otras entidades financieras que operan en al menos diez países de la UE -incluido el país donde tienen su sede-, que tienen una filial en otro estado y que están activos en toda la UE. Por lo tanto, esto incluye empresas dedicadas al cambio de divisas, fondos de inversión, instituciones de moneda virtual, servicios de pago o compañías de seguros.

La autoridad debe evaluar, entre otras cosas, el riesgo que representa cada uno de estos establecimientos según tres criterios: los clientes, los productos ofertados y las áreas geográficas que cubre. Así, se considerarán amenazas la proporción de clientes no residentes o “políticamente expuestos”, el intercambio de activos susceptibles de blanqueo o el volumen de transacciones con terceros países en los que se hayan detectado debilidades en este ámbito. Esta futura autoridad, que aún estará sujeta al Tribunal de Justicia de la UE, podrá imponer multas. Las sanciones máximas serán de 10 millones de euros o el 10% de la facturación anual. Se impondrán multas en función de la gravedad de la infracción o del número de países miembros involucrados.

El nuevo organismo comunitario también estará facultado para actuar en el caso de una entidad «no seleccionada». Los supervisores nacionales deberán informar si una empresa infringe las reglas «rápida y significativamente», de modo que pueda provocar «daños a la reputación» del país donde opera o incluso de toda la UE. Si hay indicios de que una entidad no está cumpliendo con las directivas comunitarias, AMLA puede actuar e incluso imponer sanciones.

Europol estima que cada año circula una cantidad de dinero sucio en los circuitos financieros de la UE equivalente al 1% del producto interior bruto (PIB) europeo. Tras descubrir los escándalos, la Comisión emprendió un estudio en el que concluyó que necesitaba más acciones para acabar con estas prácticas. En particular, en 47 productos o servicios y 11 actividades económicas que encontró, enormes sumas de dinero provenían de orígenes sospechosos. Bruselas, de hecho, ha puesto el fútbol profesional, los juegos cibernéticos o las criptomonedas en el centro de atención. Por ello, ya ha advertido contra su intención de crear una agencia europea, que también es vista con recelo por algunos países que no quieren que sus supervisores pierdan el poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *