Casado comienza a competir con Vox y acepta derogar todas las leyes de izquierda | España

Casado comienza a competir con Vox y acepta derogar todas las leyes de izquierda |  España
El presidente del PP, Pablo Casado, saluda a los activistas a su llegada a la Plaza de Toros de Valencia, donde hoy cierra la Convención Nacional.  EFE / Manuel Bruque
El presidente del PP, Pablo Casado, saluda a los activistas a su llegada a la Plaza de Toros de Valencia, donde hoy cierra la Convención Nacional. EFE / Manuel BruqueManuel Bruque (EFE)

Pablo Casado entierra los viajes en el centro y la moderación. El Novio vuelve de las primarias del PP. La anterior a la ruptura con Vox en la moción de censura, representante del ala más dura de los conservadores, con planteamientos cercanos a los de la extrema derecha. La de la batalla cultural contra la izquierda planteada por Isabel Díaz Ayuso. El líder del PP renunció a la apuesta de centralidad en su discurso de este domingo en los ruedos de Valencia ante 9.000 activistas. En plena legislatura, Casado se lanza a representar las posiciones más duras de la derecha española para dejar a Vox sin espacio. Memoria histórica, terrorismo, la unidad de España, maternidad, inmigración, crítica al feminismo y oposición implacable a la izquierda. Con toques trumpistas -hablaba de «devolver el poder a los españoles» – el líder del PP pronunció el discurso más duro de su presidencia y amenazó con derogar todas las leyes aprobadas por el gobierno de izquierda para superar el «trienio negro» de Pedro Sánchez .

Casado se ha comprometido a competir con Vox dando la pelea con Ciudadanos en la cima. “Los que vinieron a reemplazarnos se quedaron en el camino. El PP es mucho PP ”, advirtió en referencia al partido Santiago Abascal. El discurso del líder del PP el domingo dejó a la extrema derecha sin oxígeno, acercándose a muchas de sus propuestas. Así, Casado anunció su intención de revocar la mayoría de las leyes del PSOE y del gobierno Unidos Podemos si llega al gobierno: las leyes de la memoria histórica, las leyes feministas, la eutanasia y la ley de educación.

El líder de la oposición lidera la mayoría de las encuestas privadas, no la CEI, y podría, según las encuestas, gobernar con el apoyo de la extrema derecha, incluso si todavía quedan dos años y medio antes de las elecciones. Pero los ultras resisten en los estudios demográficos y siguen con valores de votación cercanos a los cincuenta escaños que ahora tienen en el Congreso. El PP quiere rascar este campo de votación, y Casado aprovechó el cierre de la convención nacional del partido, que duró toda la semana pasada, para presentar su proyecto. Este proyecto reduce el espacio en Vox.

El líder del PP se centró en las cuestiones que conciernen a la derecha en un retorno a la esencia ideológica del partido renovado por la influencia de Vox. Sobre la inmigración, cuestión estrella de la extrema derecha, el líder de la oposición se refirió al «atractivo de Acuario que ha multiplicado los barcos provocando el colapso de autonomías como Canarias» y anunció una «ley de integración para regular la inmigración y la convivencia». . Casado también afirmó que aprobará una ley de concordia «que anulará las leyes de la memoria histórica», una «ley de cuidados paliativos alternativos a la eutanasia» y una nueva ley educativa que culmina con el «adoctrinamiento» en las aulas. «No hay nada de malo en envenenar a los niños con odio», se quejó.

En cuanto a la violencia de género, el líder opositor dijo que aplicaría la prisión permanente revisable y advirtió que derogaría “todas las leyes feministas” del gobierno de coalición. «Menos tonterías sobre los niños y la patria», dijo Casado, quien aseguró apostar por la «cultura de la vida», refiriéndose a las corrientes antiaborto de la derecha española. “Creemos que las administraciones siempre deben ser provida. Y si tienen alguna duda, apuestan por la vida. Y si los recursos son escasos, déjelos a un lado para salvar vidas. Y si se equivocan, que lo hagan por el bien de la vida ”, defendió Casado en medio del debate en España sobre los obstáculos que enfrentan las mujeres para ejercer su derecho al aborto.

El capítulo de medidas por la unidad de España fue uno de los más largos y aplaudidos de la zona. Le PP, a déclaré Casado, se rétablira si le gouvernement vient concourir pour les prisons en Catalogne et au Pays basque, il approuvera une loi symbolique «pour mettre fin à l’humiliation» et «coupera le financement public des partis et associations qui promeuvent la violencia». , sin dar detalles. El líder popular también se ha corregido en las dudas que había expresado durante la campaña de las últimas elecciones catalanas sobre la actuación del gobierno de Mariano Rajoy ante el desafío secesionista. “Quiero decir algo muy claro ahora que el 1 de octubre cumple cuatro años. Hicimos lo que teníamos que hacer ”, dijo. Entonces Casado se refirió al expresidente catalán y la plaza estalló en aplausos. “Vamos a llevar a Puigdemont al Tribunal Supremo, aunque tengamos que ir al último país de Europa a exigir respeto a nuestra justicia. La impunidad con los golpistas es buena ahora ”, gritó. «Puigdemont, en la cárcel, Puigdemont, en la cárcel», corearon los partidarios del PP.

El objetivo del nuevo Casado es convencer de que debe ir a La Moncloa a «reiniciar el desastre de los radicales del gobierno». El líder del PP ni siquiera quiso citar a Pedro Sánchez. “Todavía no he venido a hablar del inquilino de La Moncloa. Él ya es el pasado, aunque aún no lo sepa. Ya sabes lo que pienso de él, ni siquiera lo voy a nombrar ”.

El PP volvió a los estadios del Valencia para evocar los buenos tiempos. La gente popular llenó el ruedo valenciano este domingo con 9.000 aficionados que llegaron en autobús de todo el país para hacer una demostración de fuerza que impulsará a Pablo Casado en su carrera hacia La Moncloa. «El PP está de vuelta», proclaman en el partido sin ocultar la euforia. A lo lejos están las más de 55.000 personas que se dieron cita en el mitin en el estadio de Mestalla que en 1996 levantó a José María Aznar, pero se trata de intentar evocar esa imagen. Casado vuelve a un lugar que domina desde hace dos décadas el PP -ahora está en la oposición y la izquierda gobierna la Generalitat- y cuyo impulso espera le ayude en plena legislatura a consolidar su avance en las urnas. Bajo un sol abrasador a principios de octubre en el Mediterráneo y ante los principales líderes populares y el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, como invitado de honor.

El canciller austriaco Sebastian Kurtz dio al PP una sentada de última hora y no asistió a la reunión para la negociación de presupuestos en su país, según el partido, pero envió un video de apoyo que fue cortado justo cuando hablaba de inmigrantes. «Soy consciente de que aquí en España están particularmente sobrecargados con la bienvenida a inmigrantes y refugiados», dijo el Canciller antes de que la organización descargara la música y la terminara. El Primer Ministro griego también aludió al tema de la migración y pidió «una Europa que proteja sus fronteras».

El PP recuperó las tertulias habituales, las de los militantes con el bocadillo en la mochila, el sombrero del PP y la bandera de España. Estos hechos no se veían en España desde hacía mucho tiempo, debido a las restricciones impuestas por la pandemia, y había una cierta euforia colectiva en el ambiente. El partido quiso mostrar músculo y movilizó a la organización de todo el país con autobuses y trenes que venían de todas partes. Dj Pulpo, un clásico de las celebraciones y actos del PP, animó la preparación del mitin con hits disco de Los 40 Principales. El partido tuvo que abandonar la parte superior de la grada de la plaza antes del inicio del mitin por motivos de seguridad, porque las previsiones de asistencia estaban desbordadas y esta zona no podía ser ocupada porque se estaba rehabilitando.

Los populares no niegan su pasado con claroscuro por los escándalos de corrupción en la Comunidad Valenciana. La plaza rindió homenaje a la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá, ya fallecida, cuya carrera política llegó a su fin debido a las irregularidades que la rodearon. «Rita hizo de Valencia la mejor ciudad del mundo», dijo María José Catalá, portavoz del Parlamento Valenciano, y la plaza se levantó para aplaudir, incluido Casado, que habló tras su «gran legado». También entre los participantes en el mitin se encontraba Francisco Camps, ex presidente valenciano que lleva más de una década imputado en varios casos de corrupción, aunque fue absuelto durante el recurso de casación. casos de disfraces. Camps quiere volver al escenario político y ha vuelto a acercarse al PP tras amenazar con montar su propia candidatura, pero el PP, aseguran que le es «imposible» aparecer en las listas. Durante el mitin, el PP demostró el discurso más duro. «La unidad de España, con terroristas y comunistas caducos no se puede negociar», gritó el presidente provincial Vicente Mompó.

El PP espera que la imagen de este domingo suponga un «salto cualitativo» para Casado. Las arenas de Valencia son un enclave emblemático del PP. Aznar también estuvo allí en 2000 y Mariano Rajoy en 2011 y 2015. Casado quiere enviar el mensaje de que «no hay dos sin tres», como dijo Rajoy este lunes al inicio de la convención del PP. Los populares quieren considerar enterrado el viaje en el desierto que vivieron tras su brutal salida del poder en 2008 en una moción de censura por sus casos de corrupción. «España quiere volver a respirar el PP», afirmó Casado en su discurso en Valencia donde enterró el desplazamiento en el centro.