Casarse durante una pandemia | Comentario de Carlos García Miranda

Casarse durante una pandemia |  Comentario de Carlos García Miranda

Desde el comienzo de la pandemia, nació mi hijo. Ahora nos acercamos al final de la pesadilla del coronavirus, así que por favor Le pongo la guinda al pastel con otro movimiento vital: casarme. Con la madre de mi hijo, en notario y con la familia cercana, muy unida, invitada. Y es para celebrar algo con COVID-19 Conducir es lo más complicado, a menos que esté conduciendo el banquete en el metro, que ahí, con un poco de gel, la inmunidad asegurada.

En restaurantes, afuera más invitados pueden sentarse que en el interior, con cifras que varían casi todas las semanas, se trataba pues de buscar lugares con terrazas. Te asustas con los precios que cobran ahora por un porche que hace un año no fue alquilado ni regalado. La pandemia ayuda a unos pocos a conseguir la tajada del siglo, pero luego Ayuso que si tenemos que ayudar a la hospitalidad.

Y luego esta lo lento que fue todo el papeleo. ¿Qué pasaría si no pudieras ir al registro primero, y luego te dan una cita dentro de cinco meses, y si te pones un poco de gel antes de darme el expediente, y si el testigo no se acerca, qué pasa si ahora? los papeles deben poner en cuarentena en caso de que tengan Covid … todo en lo más alto del teatro pandémico, medidas de higiene que solo vale la pena dar Falsa sensación de seguridad.

La situación era tan complicada que las alianzas nos decían que era mejor no guardar la fecha, a ver si al final íbamos a cancelar. Hablaron por experiencia, que los matrimonios cayeron en un 60% durante la pandemia, según INE.

Antes las parejas se casaban por sus padres y ahora están casadas por sus hijos

¿Y por qué demonios insistimos en casarnos durante una pandemia si era un gran problema? Cuando lo anunciamos, todos nos decían que era normal, que teniendo ya un hijo, es mejor arreglar los papeles. Es gracioso, antes de que las parejas fueran casadas por padres y ahora se casan por sus hijos. O tal vez sea solo una cuestión de medio ambiente, pero mi sensación es que mi generación saltó como pareja y ya lo está haciendo como padres.

El caso es que arreglar los papeles, en cuanto a responsabilidad con tus hijos, no vale mucho, eso todo esta cubierto. Otra cosa es con tu pareja, que si pasa algo y tú no el recibo firmado todo es mucho más complicado. Movimientos fiscales, problemas de seguros, testamentos … cosas que ni siquiera te planteas antes de tener hijos, pero al final por de verdad te casas es por el amor de tu pareja.

Esto es lo que es un matrimonio, aunque en los últimos años se han comercializado hasta convertirse en una empresa para obtener beneficios con el pago de la cobertura. Que es una opción de lo más válida, que conste, pero la pandemia la ha cambiado por la del bodas intimas. Es solo que dos personas se aman (y sus invitados los aman) tanto como montar un movidón entero con un virus en el aire. Y finalmente, encontré algo bueno que trajo la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *