Català: A revulsiu per a la informelitat | Cultura

Català: A revulsiu per a la informelitat |  Cultura

Potser es una especie, en capdavall, que la reforma de la lista de diacríticos hagi atret totalizó la atención del usuario de la llengua, siguió siendo a favor o en contra, porque això ha deixat que la gramática nova hagi fet el seu maldijo . Dicen que acentúan reja del arado, informe o entonces señora Desempeñaron el papel de parallamps. J’així com hizo balance de la reforma de los diacríticos y sancionó definitivamente la lista de no más de quince, por lo que también es hora de ver la valoración de la gramática nova.

El interés de la gramática no radica tanto en qué diu sino en com ho diu. Estamos acostumbrados a una gramática inflexible, que dividía el mundo entre lo correcto y lo incorrecto, la nueva propuesta del Institut d’Estudis Catalans optava per prescribiendo el estándar a través de la descripción, per a qual eixamplava Fronteras de lo normativo , límites finales que estableció la lengua Mateixa, cuentan con un espectro muy amplio que aporta toda la diversidad de registros tanto sociales como geográficos. Coserlos, por tanto, dejan de ser correctos o incorrectos para volverse apropiados o no al archivo lingüístico.

El problema, sin embargo, es que lo entiendo grabando, sabía que la gramática estaba dada por roto y que, tot s’ha de dir, el usuario no te clear del tot. Por això, el Gramática esencial de la lengua catalana —Vertificado en una línea reducida del volumen inmediato— limitará la descripción de la lengua a tres registros lingüísticos, en los que es posible completar la gamma de información-formalidad que está en puguem trobar: registro informal, registro formal i registro formal mue . Cal dirá que la nomenclatura de la tríada no es particularmente feliz, ya que un usuario inexperto, ni filólogo ni lingüista, entendería que el registro formal implica un certificado de Tibantor, que es una referencia al lenguaje normativo estándar. Se conoce el catalán y los que están sin texto, los mitjans de la comunicación escrita, las publicaciones no literarias, la administración y un largo etc. de tipologías textuales. (Potser dels tres registers no es hauria de dir informal, normal y formal, sino aviam qui ho tou ara …)

Finalmente, la gramática nova ha contribuido muy poco a la prescripción del lenguaje formal. Las cosas continúan enviándose principalmente como abans, tanto adiciones al registro que los abans tienen como licencias y que hay vigencia; Este es el caso, por ejemplo, de las combinaciones pronominales con el datiu en Hola (hola dona, Él dirá), que son frecuentes en la narrativa y la premsa. Debo decir también, pero, que un aspecto particularmente oscuro, sobre el que aguarda una solución final de mineral salomónico, quedó intacto o las aletas han complicado los rostros; Este es el caso de las preposiciones mediante I Pera davant de infinitiu, auténtico corrector pedra a la sabata de qualsevol.

En sí, esta gramática significaba que había una repulsión en el lenguaje informal. Para poder decir que guionistas y traductores han visto lo obert y tienen derecho a ocupar un espacio en el que las posibilidades son posibles, pero que límites teóricamente ilimitados, comienzan a establecerse en fórmulas compartidas a partir de propuestas de las que tienen una maravillosa coartada en gramática; la expresión “això la gramàtica m’ho deixa fer deu haver sonat moltes vegades en la vista interior de los profesionales de la lengua. Si fuera inusual para un escritor elegido caracterizar sus personalidades mediante una grabación informal, o si tuvieran que atenuar el texto en cursiva, se habrían llevado las cotillas y el campo informativo; deEl castig de las aletas de Guillem Sala a la traducción de Crim i castig de Miquel Cabal, perdió dos excelentes recientes. Ha no tenim remorse si deixem un Él en rodona, trobem amb freqüència ens en anem apóstrofe que significa, yo si el personatge ho demana li podem fer dir no a través de la visita en lloc de No he visto.

Este es el gran mérito de la gramática nova: haber sentado las bases para la construcción de un modelo de lenguaje literario también con fines informativos, en el que el flujo de recursos que se abstiene, con la reverencia y la prudencia de no contravenir la norma, ni se’ns acudia que poguessin treure-salut le ch.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *