Censo: La población blanca disminuye por primera vez en los Estados Unidos desde 1790 | Internacional

Censo: La población blanca disminuye por primera vez en los Estados Unidos desde 1790 |  Internacional
Gente caminando por una calle de Nueva York.
Gente caminando por una calle de Nueva York.Mark Lennihan / AP

Por primera vez desde 1790, la población blanca disminuyó en los Estados Unidos. Su peso ha bajado del 8,6% en la última década al 57,8% (204,3 millones, casi un millón menos que en 2010), según datos publicados este jueves por el censo de 2020 que se han identificado como afroamericanos, latinos, asiáticos o mestizos. surgido en el país con la demografía más diversa de su historia, lo que se refleja particularmente entre los menores de 18 años.

Las cifras también revelan la fuerza de las grandes ciudades y la huida de personas de las zonas rurales: más de la mitad de los condados han reducido su población en comparación con 2010. Los gobiernos estatales utilizarán estos datos para volver a dibujar mapas electorales, lo que puede tener impacto para la primera vez. en las elecciones legislativas de mitad de período en noviembre del próximo año.

Contenido del Artículo

Más información

La población de Estados Unidos ha aumentado un 7,4% desde 2010 (año del último censo), situándose en 331.449.281, según los primeros datos publicados en abril. Es el crecimiento de población más bajo desde la Gran Depresión de 1930 y el segundo más bajo en la historia de Estados Unidos.

Prácticamente todo el crecimiento de la población de Estados Unidos se produce en comunidades no blancas. Los hispanos o latinos representan el 18,7% (62,1 millones), un aumento del 16,3% desde el censo de 2010. Las estimaciones indican que representan la mitad del crecimiento del país durante la última década. La comunidad afroamericana creció un 5,6% durante el mismo período y la comunidad asiática un 35%. A medida que la población blanca envejece, diferentes grupos étnicos aumentan de peso con la incorporación de más jóvenes. El 36% de los adultos no son blancos, frente al 25% de hace diez años y el 47% de los menores de 18 años ya no son blancos, frente al 35% en 2010.

Las etiquetas de minoría y mayoría raciales se difunden cada vez más en el entorno actual. La Oficina del Censo ha decidido eliminar estos términos esta vez porque es posible que muchas personas no se identifiquen con ciertos grupos de población, a pesar de que las pautas federales los clasifican en estas categorías. En la encuesta de este año, se utilizó un nuevo conjunto de métricas para determinar la diversidad.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

Las cifras muestran que la inmigración continúa hacia el sur y el suroeste, y las pérdidas de población en la región de Mississippi y las Montañas Apalaches, desde Pensilvania hasta el norte de Mississippi, pasando por Virginia Occidental y Kentucky. En censos anteriores estaba claro que el aumento de población se debía a la inmigración, pero ahora ese es solo un factor. Durante la última década, la afluencia de extranjeros se ha desacelerado, mientras que la tasa de natalidad de las mujeres hispanas y asiáticas ha aumentado y disminuido entre las blancas.

Los nuevos datos revelan qué condados, ciudades y vecindarios han ganado o perdido población. Las cinco ciudades más grandes del país son Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Houston y Phoenix. Pero las cifras también auguran un mayor peso político para los estados del sur del país. Los baluartes conservadores como Texas, Carolina del Norte o Florida, un territorio de cambio entre republicanos y demócratas, aumentarán sus escaños en el Congreso en las próximas elecciones legislativas debido al aumento de su población en los últimos 10 años. Cuando su número de representantes aumenta en un estado, disminuye en otros. Entre los que pierden un escaño se encuentran Nueva York y California, ambos profundamente demócratas.

Batalla politica

Las cifras del nuevo censo publicado el jueves serán utilizadas por las legislaturas estatales o paneles independientes para volver a dibujar mapas electorales. El objetivo oficial es asegurar que cada distrito tenga aproximadamente el mismo número de población y asegurar la representatividad de lo que hasta ahora se ha entendido como minorías raciales. Pero en la escena política se necesita la llamada gerrymandering: una técnica de partido para modificar los límites de los distritos electorales para reagrupar segmentos de votantes leales de una manera que facilite la mayoría de un partido sobre otro.

Actualmente, la Cámara de Representantes está controlada por los demócratas por un estrecho margen: 220 escaños para 212 republicanos. Las elecciones legislativas de mitad de período se llevarán a cabo en noviembre del próximo año, donde la supervisión del Congreso podría decidirse sobre el nuevo mapa del censo. Con las cifras publicadas el jueves, comenzará una dura batalla para rediseñar los distritos electorales. El fortalecimiento de las grandes ciudades y las áreas suburbanas, a diferencia de las áreas rurales (el 52% de los condados ha experimentado una disminución de la población) puede, en principio, favorecer a los demócratas.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región