Cinco comunidades siguen «en riesgo extremo» en una España que ya no está en alerta

Cinco comunidades siguen "en riesgo extremo" en una España que ya no está en alerta

El estado de alarma finalizó el pasado sábado en el contexto de Grandes disparidades en la situación epidemiológica de cada comunidad. autónomo. Mientras territorios como la Comunidad Valenciana, Baleares o Murcia llevan meses presentando una situación estable y una baja incidencia, en otros como el País Vasco, Madrid o Navarra la circulación del virus sigue siendo muy elevada.

Imagen de una terraza llena de jóvenes en Madrid, en la fase 2 de desescalada.

Ya sin la protección legal de la alarma, que permitió restringir derechos fundamentales, las comunidades enfrentan solas bajo la tutela de los Tribunales Superiores de Justicia esta fase aún incierta de la epidemia, en la que una parte importante de los grupos vulnerables ya están vacunados, pero solo el 28% de los españoles ha recibido al menos una dosis vacuna.

Quienes afrontan este nuevo escenario con la peor situación de partida son Pais Vasco (con una incidencia de 477 casos por 100.000 habitantes a los 14 días), Madrid (317,6), Navarra (296,1), Aragón (293,8) y Cataluña (251,1), comunidades, todas en riesgo “extremo” debido a su alta incidencia.

En principio, como lo defiende Salud y lo sugieren los datos, la tendencia epidémica sigue siendo descendente, aunque aún no está claro cómo afectarán a las curvas las medidas menos restrictivas vigentes en varias comunidades desde el pasado sábado.

Además, a pesar de que las infecciones continúan disminuyendo, la presión sobre las UCI sigue siendo muy alta en varios territorios. De media, uno de cada cinco pacientes actualmente ingresados ​​en cuidados intensivos en España padece coronavirus (21,85%).

En Madrid, la profesión de cuidados intensivos para pacientes Covid representa el 42,2% de las camas disponibles, en el País Vasco se eleva al 37%; en La Rioja con un 34%, en Cataluña con un 33,7% y en Aragón con un 32,2%. Castilla y León (25,2%), Castilla-La Mancha (24,6%) y Cantabria (22%).