Ciudad Rodrigo: Un sistema solar para poner a Ciudad Rodrigo en órbita científica | Ciencias

Ciudad Rodrigo: Un sistema solar para poner a Ciudad Rodrigo en órbita científica |  Ciencias

Un agradable paseo te lleva del Sol a Mercurio en solo 199 metros. Unos metros más adelante aparece la Tierra, una bola azul de apenas cuatro centímetros de diámetro, una minucia junto a los 4,8 metros de diámetro de la estrella real que luce nueve metros de altura en el Parque de la Glorieta de Ciudad Rodrigo (Salamanca, 12.500 habitantes). Estas distancias y tamaños representan reproducciones exactas, en una escala cuidadosamente calculada de 1: 290,000,000, del sistema solar y el espacio entre su estrella principal y los cuerpos celestes que lo orbitan. Plutón, el más distante, se encuentra a unos 20 kilómetros del Sol y así finaliza un proyecto que abarca toda la región y su patrimonio cultural y paisajístico. La asociación local Astróbiga lideró la iniciativa, que se lanzó oficialmente este fin de semana con talleres y sesiones sobre astronomía con expertos nacionales e internacionales. El objetivo, además de la difusión cultural, es situar a la ciudad como referente nacional y europeo de conocimiento del complejo planetario que nos rodea.

Más información

Los curiosos que quieran saber más sobre Neptuno, Venus y compañía lo harán a la velocidad de la luz. La escala implica un viaje ligero a cuatro kilómetros por hora, de modo que entre el Sol y Mercurio hay un viaje pausado a pie de dos minutos, el mismo que tardarían los rayos del sol en cubrir esos millones de kilómetros. Por supuesto, con paneles explicativos precisos. El proyecto nació gracias a Astróbiga, creado en 2019 para conectar Ciudad Rodrigo con el espacio, y ha recibido un gran cariño popular en forma de aportes económicos. La esfera del Sol está formada por unas 2.000 pequeñas agujas de latón, cada una grabada con el nombre de un Mirobridge a cambio de una aportación de 10 euros.

La implicación social sorprendió a Nicolás Cahen, presidente del grupo, quien comenta que gracias al crowdfunding y al apoyo de las pequeñas empresas de la región han obtenido fondos que han extendido con el apoyo de empresas e instituciones sólidas. La ilusión de Cahen de Bruselas y su compañero, de Salamanca, comenzó en 2014 durante un viaje cooperativo a República Dominicana. Luego descubrieron su pasión por la inmensidad del cosmos y, cuando se mudaron a Ciudad Rodrigo en 2017, decidieron cultivar el sueño de crear un centro de difusión astronómica y enriquecer la ciudad con esta faceta científica, conocida por sus carnavales, cultura y gastronomía.

El orgullo por el éxito del plan se desprende de Javier Rodríguez-Pacheco, catedrático de astronomía y astrofísica de la Universidad de Alcalá e investigador senior en temas solares en varias misiones internacionales vinculadas a la NASA. Este mirobrigense de vasto bagaje científico elogia que su ciudad natal ofrezca una «excepcional calidad nocturna del cielo» que se complementa con «monumentos y una historia», que ahora se puede combinar con una inmersión en la exploración del sistema solar. Este viajero empedernido asegura que el turismo astronómico pronto aterrizará en una provincia «que está vacía» y con un notable descenso demográfico.

El recorrido y complejidad de sus componentes e información asociada, el famoso presidente de Astróbiga, no tiene precedentes en España y hay pocas réplicas como esta en el mundo.

El plan astronómico de esta ciudad de Salamanca, asegura Domingo Benito, miembro de Astróbiga, cuenta con el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación antes de una segunda fase, que incluirá una web detallada, una «recreación de la historia del universo» y una avanzada virtual. aplicación de la realidad en los planetas. Benito también agradece que los pequeños comercios de Ciudad Rodrigo se animaran desde el principio con la causa y señala que la empresa GMV, gracias al especial interés de uno de los trabajadores y sin que ellos se pusieran en contacto con ella para buscar fondos, se puso en contacto con la asociación para Apoyar las réplicas.

Nicolás Cahen, rector de Astróbriga., A la izquierda, y Javier Rodríguez-Pacheco, catedrático de astronomía y astrofísica de la Universidad de Alcalá, frente a la réplica del Sol.
Nicolás Cahen, rector de Astróbriga., A la izquierda, y Javier Rodríguez-Pacheco, catedrático de astronomía y astrofísica de la Universidad de Alcalá, frente a la réplica del Sol. David Arranz

Cahen asegura que el recorrido y complejidad de sus componentes e información asociada no tiene precedentes en España y que hay pocas réplicas como esta en el mundo. Algunos en Australia, Suecia o Alaska, dice, podrían competir, pero sin los detalles técnicos del desarrollado en suelo charro y con Plutón a tan solo siete metros de la frontera con Portugal. «Hay mucha gente que se siente dueña del sistema solar», aplaude el presidente de Astróbriga. Teresa Cazás, encargada de recaudar patrocinios durante estos meses hasta llegar a los 90.000 euros que apoyaron esta reproducción, así lo confirma. La mujer quedó «gratamente sorprendida» por la forma en que peluquerías, salones de belleza, cafeterías, farmacias o tiendas de ropa han donado dinero «con lo que está cayendo», casi a ciegas, para una iniciativa que, según ellos, servirá para impulsar la economía y Brindar un turismo de calidad, con familias enteras deseosas de ampliar sus conocimientos científicos. El enclave de Ciudad Rodrigo también tiene como uno de sus atractivos Patrimonio de la Humanidad el sitio rocoso de Sierraverde. La hija de Cazás y sus amigos han encantado sus manos y su aporte monetario para «pasar a la posteridad» y, nunca mejor dicho, para echar una mano.

Puedes seguir LA MATERIA para Facebook, Gorjeo y Instagramo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *