Cómo saber si tus plantas están recibiendo demasiado sol y si es posible salvarlas cuando ya están quemadas

Cómo saber si tus plantas están recibiendo demasiado sol y si es posible salvarlas cuando ya están quemadas

La luz es tan fundamental para cualquier planta como el agua. Gracias a ella se dan cuenta fotosíntesis y procesar los nutrientes del suelo para su nutrición y crecimiento. Sin embargo, no todas las plantas necesitan la misma cantidad de luz y no siempre es la misma ya que depende de varios factores.

La luz natural es la más fuerte e intensa y por eso es bueno que todas las plantas, incluso las de interior, la reciban al menos unas horas al día. Sin embargo, esto no significa que tengamos que dejar las plantas expuestas a la luz solar directa o que ignoremos factores como la época del año -porque en verano su intensidad será mayor- la hora del día. el sol golpea más fuerte-, o la región donde estamos.

¿Cómo ocurren estas quemaduras?

Un ramo de flores secas puede ser un gran elemento decorativo.

Las quemaduras solares pueden ser causadas por ambos exposición directa (más común cuando se trata de plantas de exterior) o pista, a través de una ventana, en el caso de plantas de exterior. También pueden arder si, durante el riego, dejamos caer agua sobre las plantas, porque puede ocurrir el llamado efecto lupa (cuando el sol golpea el líquido que está en las hojas, provoca estas quemaduras).

¿Cómo se manifiestan estas quemaduras?

Estos son algunos de los síntomas más comunes a los que se debe prestar especial atención:

– Apariencia de manchas amarillo o rojizo en las hojas que, con el tiempo, se vuelven marrones.

– Las plantas pierden su sale de.

– Si son plantas con flores, generalmente capullos no se abren aunque hayan crecido.

– Las hojas son desvanecerse o deformarse.

– La bordes parecer quemado.

¿Podemos prevenirlo?

Uno de los principales consejos para evitar las quemaduras solares es saber dónde puede crecer mejor cada una de las plantas que compramos o llevamos a casa (ya sea en interiores o exteriores) y que tipo de exposición al sol se recomienda para cada espécimen. Incluso con plantas resistentes como los cactus, es recomendable colocarlas primero en un lugar sombreado durante unos días para que se adapten al nuevo espacio y aumenten gradualmente la exposición a la zona semi-sombreada y finalmente al sol.

También es importante tener en cuenta que las plantas con hojas claras siempre estarán más sensible exposición al sol que aquellos con follaje más oscuro o más abundante, ya que las hojas superiores protegen las hojas inferiores.

Buganvillas en un balcón.

Dos buenos sistemas para protegerlos cuando la estación del año los rayos afectan más o cuando reciben muchas horas de sol durante el día son utilizar un vela o vela semirrollada para protegerlos o para trasladarlos a un lugar con sombra durante las horas pico o incluso para ponerlos dentro de la casa.

¿Y si la planta ya se ha quemado?

Lo primero sería retírelo de la luz solar directa y colóquelo en un lugar donde haya buena claridad y reciba luz filtrada. Si esto no es posible, debe protegerse con un toldo o manta.

Los expertos no recomiendan quitar el hojas quemadas cuando se trata de plantas de exterior que están expuestas al sol, porque así también evitaremos quemar las hojas de abajo. En el caso de las plantas de interior, si puede quitar o cortar las hojas quemadas.

La sequía ambiental y el exceso de calor también pueden reducirse provocando un clima más húmedo a través de pulverización periódica ya sea temprano en la mañana o al final de la tarde.

Una vez recolectada, podemos volver a poner la planta al sol. gradualmente: al principio unas horas al día, luego cuatro, seis y finalmente ocho en uno o dos meses, para que la planta se reajuste poco a poco. Si continúas sufriendo quemaduras, las guardaremos en un lugar resguardado.