Cómo Valencia desmanteló a Franco de su estatua ecuestre entre insultos, amenazas y aplausos | Comunidad valenciana

Cómo Valencia desmanteló a Franco de su estatua ecuestre entre insultos, amenazas y aplausos |  Comunidad valenciana
Captura de una imagen del documental durante el desmantelamiento de la estatua de Franco en la Plaza del Ayuntamiento.
Captura de una imagen del documental durante el desmantelamiento de la estatua de Franco en la Plaza del Ayuntamiento.

El desmantelamiento duró 11 horas el 9 de septiembre de 1983 de la estatua ecuestre de Francisco Franco que presidía en su momento la Plaza del País Valencià, del Caudillo durante la dictadura, del actual Ayuntamiento. Lo hicieron con voluntarios encapuchados, militantes de partidos y sindicatos de izquierda, entre aplausos y abucheos de miles de personas. No fue nada fácil. La tensión y las amenazas de la extrema derecha aumentaron con el paso de las horas. El presbiterio demócrata tomó la decisión hace cuatro años, pero su ejecución se ha retrasado por las dificultades de un período especialmente virulento en Valencia.

Cada procesión del 9 de Octubre, día de la Comunidad Valenciana que conmemora la entrada en 1238 de Jaume I a la ciudad, era un Vía crucis para los políticos electos de izquierda recién elegidos en las urnas, que se han convertido en blanco de insultos, escupitajos y agresiones físicas por parte de la extrema derecha y la blaverismo que rechazó la unidad lingüística del valenciano y el catalán y defendió la señal con la banda azul (blau, en valenciano). En 1981, dos bombas destruyeron parte de la casa del ensayista Joan Fuster en Sueca en un atentado en el que no hubo detenciones y que acababa de cumplir 40 años en septiembre. Ese mismo año, Valencia era la única ciudad de España donde los tanques habían salido a las calles durante el intento de golpe del 23-F, a las órdenes del jefe de la comarca, Jaime Milans del Bosch. Y Ussía.

Una imagen capturada del documental.
Una imagen capturada del documental.

En este clima anterior, donde tuvo lugar la Transición en Valencia, los trabajadores que cayeron sobre el pedestal del dictador subieron tras comprar unas herramientas en la ferretería. Dos de ellos recuerdan este episodio del documental Operación Elefteria, Emitido esta tarde por la televisión autonómica valenciana À Punt (23 horas). Lo hacen sin mostrar la cara. Continúan sin querer ser protagonistas, prefiriendo mantener el anonimato de esta acción colectiva, además de evitar posibles problemas en la actualidad con el resurgimiento de la extrema derecha, según Gabi Ochoa, director del documental que acaba de estrenarse. . ‘para ser la secuela de la ficción sonora que emitió el año pasado en radio autónoma con motivo del 9 de octubre.

La diferencia es que el documental va más allá y, además de desmontar la estatua, reconstruye aquellos años convulsos, entre 1979 y 1983, a través del testimonio de una treintena de personas que los vivieron de cerca. Uno de ellos es clave: Ricard Pérez Casado, el entonces alcalde socialista. También figuran Joan Lerma, presidente de la Generalitat en 1983 y diputado en el Congreso durante el 23-F, el exconsejero comunista Pedro Zamora, el exjefe de Estado Mayor de los ejércitos (Jemad), José Julio Rodríguez, que sirvió en el Manises base aérea del 23-F, la artista Carmen Calvo o el periodista Ferran Belda, entre otros.

La estatura de Franco en las imágenes de época que reproduce el documental.
La estatura de Franco en las imágenes de época que reproduce el documental.

El documental, con guión de Ochoa y el periodista Carlos Aimeur, también describe el proceso de transformación de la ciudad durante este tiempo, las tensiones y conflictos de identidad que se vivieron durante la llamada Batalla de Valencia, así como las enormes carencias que sufrió. Valencia sufrió, salió de la dictadura franquista. Al mismo tiempo, muestra la modernización de Valencia, desde la incorporación de la mujer a la Policía Local hasta la remodelación pública de El Saler y el antiguo cauce del río Turia, ahora convertido en un popular parque natural y un gran jardín. urbano, respectivamente.

El director del documental señala que en la Cinémathèque se recuperaron imágenes inéditas del desmantelamiento de la estatua que recibió el nombre de operación elefteria (libertad en griego) y tenían pendiente España que fueron encargados a una productora por el ayuntamiento. El sector audiovisual evoca también episodios oscuros como la constitución por parte de los sectores que apoyaron el golpe de Estado del 23-F de una lista de 300 personas, demócratas e izquierdistas, que iban a concentrarse en el estadio de Mestalla. “Fueron años llenos de acontecimientos. La tensión con el Madrid fue muy alta durante el desmontaje. El gobierno nacional del PSOE no quería la estatua pero no quería hacer un lío. La gente insultaba y tiraba de todo a quienes se llevaban la escultura. Pero se hizo ”, explica Ochoa, también productor del documental, con Ferran Benavent, a través de La República del crayón.