Cospedal admite encuentros a solas con Villarejo en la sede del PP | España

Cospedal admite encuentros a solas con Villarejo en la sede del PP |  España

La Audiencia Nacional, convertida en un calvario para el PP por sus sucesivos escándalos de corrupción, volvió a acoger el martes la llegada de un exlíder de alto rango de la formación conservadora. A las 9:53 horas, apenas siete minutos antes de su designación ante el juez, María Dolores de Cospedal (exsecretaria general del partido, exministra de Defensa, ex presidenta de Castilla-La Mancha y exconsejera de la Comunidad de Madrid) desfilaba frente a Las cámaras del canal de televisión frente al magistrado Manuel García-Castellón para declarar como imputado por la Operación Cocina, la trama de espionaje de la parapolicial contra el ex tesorero popular Luis Bárcenas financiada con fondos públicos durante el gobierno de Mariano Rajoy. En su declaración, el político admitió haberse reunido en varias ocasiones con el comisario José Manuel Villarejo en solitario en la sede del PP en la calle Génova de Madrid, pero negó encargar trabajos para entorpecer la investigación del asunto Gürtel, según han confirmado varias fuentes judiciales presentes. en el interrogatorio. La instructora tiene programado el interrogatorio de su esposo, el empresario Ignacio López del Hierro, para el miércoles.

Más información

Cospedal, quien anunció al inicio de su declaración que solo respondería ante el juez, la fiscalía y su abogado, aclaró que fue su esposo quien presentó a Villarejo, en 2009, a Villarejo como dueño de una consultoría «muy importante». Firma con «excelentes relaciones» con la prensa. Según se detalla, López de Hierro le dijo antes de la primera reunión que el comisionado se encontraba realizando labores de investigación y que estaba de baja de la Policía Nacional, aunque Villarejo formaba parte de ella en ese momento. La exsecretaria general aseguró que su esposo estuvo en la primera reunión con el policía, pero que en otras reuniones, de las que no especificó el número, lo mantuvo a solas con el comisionado. Cospedal afirmó que las reuniones nunca estuvieron en su agenda oficial y negó saber que el oficial estuvo involucrado en el espionaje ilegal de empresarios.

Cospedal aterrizó en el Tribunal Nacional luego de una audiencia de más de dos años, durante la cual se acumularon las pruebas en su contra. El resumen está lleno de referencias al exsecretario general, a quien la fiscalía anticorrupción designa como otra parte de la red de Kitchen. Según sus investigaciones, tenía un «doble interés» en el éxito del espionaje de Bárcenas: como secretaria general del partido y como alta funcionaria. Su nombre esta en Papeles Bárcenas como supuesta beneficiaria de las primas y la de su marido, como donante en la casilla b del PP. En efecto, la Fiscalía sospecha que sus maniobras van más allá de este operativo contra el ex tesorero y se remontan a 2009, cuando presuntamente lanzó diversas estratagemas para boicotear las investigaciones de la Caso Gürtel, la investigación sobre el complot de corrupción liderado por Francisco Correa y que afectó directamente al Partido Conservador.

Los diarios del curador retirado José Manuel Villarejo están llenos de referencias de contactos con Cospedal, su esposo y quienes lo rodean. No solo recogen supuestas reuniones con el matrimonio —verificadas a través de grabaciones incorporadas también a la causa—, sino conversaciones con el comisario Andrés Gómez Gordo, clave en la captación como confidente del chófer de Bárcenas y asesor de la política durante su etapa en Castilla -La tarea; y José Luis Ortiz, su jefe de gabinete durante décadas. Este último, que también se declaró implicado el miércoles, aparece en los cuadernos de Villarejo como otro de los vínculos con el secretario general e incluso está vinculado a supuestas entregas de dinero.

La exlíder popular, que abandonó la política luego de que se filtraran a la prensa los audios de sus reuniones con Villarejo, admitió sus contactos con el comisionado pero se negó a cometer ninguna ilegalidad. Los propios policías lo mencionan de pasada en la última carta enviada a la Audiencia Nacional esta semana, donde lo menciona en tres ocasiones. Pero, en ningún caso por su presunta vinculación con Cocina o el boicot a Gürtel, sino por un problema relacionado con la guerra de Villarejo con el CNI y como interlocutor del gobierno de Mariano Rajoy en el soi – dice Operación Cataluña , la campaña de envenenamiento de información presuntamente desencadenada en el Ministerio del Interior por el recurso brigada política con el fin de, a través de supuestos informes policiales con graves acusaciones de corrupción, desacreditar a los principales líderes del independentismo catalán.