Covid-19: A las residencias les resulta imposible trasladar a sus trabajadores no vacunados para proteger a los ancianos | Sociedad

Covid-19: A las residencias les resulta imposible trasladar a sus trabajadores no vacunados para proteger a los ancianos |  Sociedad

Las residencias consideran descafeinadas las medidas presentadas por la consejera de Sanidad, Carolina Darias, a las comunidades autónomas para hacer frente a las epidemias en estos centros. Se trata de un documento técnico, con recomendaciones de un grupo de expertos que avalan que los trabajadores no vacunados sean sometidos a dos pruebas diagnósticas semanales -que muchas comunidades ya hacen con más o menos frecuencia- y que » se evalúe si son trasladados de su puesto. para que no estén en contacto con los habitantes y así evitar contagios. Los cuatro grandes empresarios del sector ven esta última inviabilidad, dado que la gran mayoría de los empleados en las residencias son auxiliares y su trabajo es precisamente cuidar a las personas mayores en su vida diaria, por lo que su reubicación es muy difícil. Todos afirman que la vacunación es condición imprescindible para poder trabajar en estos centros, y el documento insiste en el carácter voluntario de esta medida. La Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, una organización profesional, está examinando esta idea y lamenta la «falta de compromiso» de las autoridades sanitarias con las residencias.

Más información

Los casos explotaron el mes pasado, según cifras del Instituto de Mayores y Servicios Sociales. Del 5 al 11 de julio no se registraron defunciones en estos centros, la primera vez en todo el año que sucedía algo así: 123 casos diagnosticados y ningún fallecimiento. En la última semana de la que hay datos en todo el país, del 26 de julio al 1 de agosto, hubo 71 muertes y 1,150 nuevos positivos. La situación en esta quinta ola ha mejorado mucho respecto a las anteriores, ya que muchos ancianos portan la infección de forma asintomática, pero la situación es preocupante. Para remediarlo, la presentación alerta del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que agrupa a técnicos de las Comunidades Autónomas y del Ministerio, acordó un documento que no tiene carácter vinculante, se trata de un conjunto de recomendaciones, como en su tiempo, fue, por ejemplo, el fuego de las restricciones. Cada autonomía puede adaptar este consejo a su realidad o no aplicarlo si no lo considera necesario.

Por eso, en el sector residencial, no lo ven como un documento ambicioso. «Es un generalista, no especifica nada, son simples recomendaciones», critica José Manuel Ramírez, presidente de la Asociación de Directivos y Directivos. «Il n’est pas entendu que des questions importantes ne soient pas réglementées pour maintenir la protection des personnes vulnérables qui vivent dans des résidences comme la vaccination obligatoire des travailleurs ou l’exigence d’un passeport covid pour les visites», souligne-t -Él. Los empresarios del sector coinciden en que el pinchazo es una obligación para trabajar en los centros, así como que es obligatorio haber cumplimentado el calendario de vacunación o una prueba negativa para las visitas. Si bien todos enfatizan que las medidas preventivas les parecen buenas, incluida la exigencia de dos pruebas de diagnóstico para los empleados no inmunes, plantean dudas sobre quién pagará estas pruebas. Y critican el desconocimiento del sector por parte de las autoridades sanitarias.

“Tengo la impresión de que quien dicta este tipo de medidas desconoce totalmente el cuidado de las personas mayores, y que lo único que se busca es caminar de puntillas ofreciendo soluciones basadas en un mundo ideal. La realidad es otra: estamos en una pandemia y tenemos un ministerio que tiene que afrontar una situación complicada, hablar con los diferentes sectores y proponer las medidas necesarias, aunque eso signifique que no todos estén satisfechos ”, explica Jesús Cubero. , secretario general de la Asociación de Empresas de Servicios para Adicciones. “No puedo enviar a alguien contratado como geocultivador a trabajar en la lavandería. Además del hecho de que nuestro personal, en el 99% de los casos, está en servicio directo. Si hay cuatro o cinco sin vacunar en un centro, me cuesta reubicarlos, habría quejas del resto de compañeros … ¿Qué hacemos? ¿La gente está contratando más o los que han sido vacunados también están asumiendo estas tareas? », Resume Juan Vela, presidente del grupo social Lares, que agrupa residencias sin ánimo de lucro.

Además, la industria enfrenta posibles problemas legales con esta medida. El estatuto de los trabajadores, en su artículo 39, prevé la posibilidad de movilidad funcional «de acuerdo con las calificaciones académicas o profesionales requeridas para el ejercicio de la oferta laboral y con respeto a la dignidad del trabajador». El empleador, según esta norma, puede modificar el puesto de trabajo tanto para tareas superiores como inferiores, incluso no correspondientes al grupo profesional, siempre que existan motivos técnicos u organizativos que lo justifiquen y que el momento de este cambio sea «el imprescindible». .

Jesús Cruz Villalón, catedrático de Derecho Laboral de la Universidad de Sevilla, cree que «surgen dudas sobre si un cambio de puesto podría ser ilegal». “En la actualidad, no existe una legislación, ni en el ámbito laboral ni en el ámbito de la salud, que establezca que la vacunación es una condición para el desempeño de determinados trabajos, y no puede ser adoptada por una comunidad autónoma, sino por el gobierno. . Si un empleado acude a los tribunales, esto se revisará caso por caso, y esto podría considerarse ilegal y tener consecuencias para el empleador porque una recomendación no tiene valor legal ”. José Repiso, director general de Asuntos Sociales y Sanidad de la Consejería de Salud de Andalucía, considera esta recomendación «un brindis al sol» que, además, «sería responsabilidad de las empresas».

En opinión de Adrián Todolí, catedrático de Derecho Laboral de la Universitat de València, con la recomendación tal como está actualmente, dependería del caso concreto y de lo que digan y en cada caso los técnicos de prevención de cada empresa. “Pero si así lo dijera una ley de salud, sería obligatorio según la ley de prevención de riesgos. Y eso sería perfectamente aplicable ”, concluye.

Cinta Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas, declara que «están poniendo sobre la mesa una proyección que ya se hace en algunas comunidades». «Nos parece que son obligatorios para toda España, pero necesitamos saber quién los pagará». Pedimos que nos demos cuenta, que tengamos claro que el único objetivo es proteger a las personas más vulnerables. El hecho de que haya una quinta ola y que haya afectado a las residencias nos muestra muy claramente que deben ser protegidas, preservando sus libertades y que las familias pueden acceder a los centros, y para eso es necesario es claro que la prevención es lo único solución ”, dice Pascual, convencido de que la vacunación obligatoria se convertirá eventualmente en una obligación para los trabajadores. Ignacio Fernández, presidente de la Federación de Empresarios de la Agencia, confirma: “Esto ha sucedido en países como Francia. Sería mucho más lógico decirles que reconsideren su posición y, mientras tanto, su contrato se interrumpe y pueden regresar ya sea cuando sean inmunes o cuando el virus haya sido derrotado, porque de lo contrario serán un peligro para muchos. gente «.

Declaraciones de Cinta Pascual, Presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas.VIDEO: CINTA PASCUAL VÍA EFE

Fortalecer los controles

Fuentes sanitarias reconocen la preocupación por las infecciones en las residencias, muchas de las cuales son provocadas por trabajadores, aunque no se sabe cuántas por empleados no vacunados. La mayoría aceptó la inyección, pero un porcentaje minoritario se negó. El ministerio no valora, hoy, ninguna medida coercitiva, ni la obligación de vacunar a estos empleados. Al menos cinco comunidades autónomas se han pronunciado a favor de la vacunación obligatoria en las residencias. Pero el departamento que dirige Darias apoya controles más estrictos y persuade a todos los que trabajan en un centro con personas vulnerables para que tengan la guía completa. Los técnicos también ven necesario que entre las nuevas incorporaciones en las residencias, se garantice que todo el personal disponga de información y formación específica y actualizada sobre las medidas de prevención y control en los centros, antes de su incorporación al trabajo. Y esa vacunación entre los trabajadores se promueve «activamente». En contextos de alta transmisión del virus como el que estamos viviendo actualmente, los técnicos de la presentación de alerta recomiendan que quienes visiten a los residentes usen la máscara y mantengan la distancia. Cuando hay pocos contagios en la comunidad, si se vacuna a los visitantes «se podría valorar relajar estas medidas», se especifica.

Consultadas por esta revista, la mayoría de las Comunidades Autónomas respondieron que estudiarían las recomendaciones, aunque muchas de ellas ya realizan pruebas diagnósticas a los trabajadores no vacunados. Lo hacían una vez a la semana Andalucía, Galicia (tanto vacunados como no); Extremadura, quincenalmente (vacunados y no) y dos veces por semana en Murcia. Otras son incluso más estrictas que la recomendación de presentar la alerta y hacerlas cada 72 horas o tres veces por semana. Es el caso de Baleares, Cataluña, La Rioja y Aragón. En este último caso, son los propios trabajadores quienes deben pagar la prueba. Madrid y Castilla y León lo recomiendan en sus protocolos, sin ser obligatorio.

Un caso especial es el de Castilla-La Mancha, que redactó un auto para realizar este tipo de pruebas a los trabajadores y el Tribunal Superior de Justicia revirtió algunos de sus puntos, entre los que se encuentran las pruebas periódicas a los empleados. Su viceministra de atención al dependiente, Ana Saavedra, reconoció el retroceso que esto supone para afrontar las epidemias en estos centros y apeló la decisión, por lo que seguirán aplicando la medida hasta el 20 de agosto. “Muchas decisiones tomadas por los gobiernos [luego] los jueces entienden que no deberían serlo, y eso es un poco frustrante. Consideramos que las pruebas son muy importantes ”, dijo Saavedra el miércoles.

Con información de Juan Navarro, Caridad Bermeo, Ferran Bono, Eva Saiz, Guillermo Vega Lucía Bohorquez.