Covid-19: Cataluña solicita la aprobación de los tribunales para establecer un toque de queda en 158 municipios | Cataluña

Covid-19: Cataluña solicita la aprobación de los tribunales para establecer un toque de queda en 158 municipios |  Cataluña

Después de que los servicios jurídicos de la Generalitat advirtieran al gobierno que solo podía pedir un toque de queda «quirúrgico» porque si afectaba a toda Cataluña era necesario activar el estado de alerta (solo el presidente del gobierno puede hacerlo), el El presidente, Pere Aragonès, pidió este miércoles al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) autorización para imponer esta medida pero no a los 7.700.000 catalanes sino solo a los 6.000.000 de ellos.

Aragonés a demandé d’appliquer le couvre-feu nocturne – entre 1h00 et 6h00 du matin – pour les communes de plus de 5 000 habitants où «l’incidence cumulée est égale ou supérieure à 400 cas confirmés pour 100 000 habitants au cours des sept últimos días». También pidió que se imponga un toque de queda en 13 pequeños pueblos que, aunque no tienen estos indicadores, están rodeados de los que sí los tienen. Aragonès advirtió que se trata de «evitar prácticas que afecten a estos municipios en el futuro». En total, la medida afecta a 158 municipios.

Durante la comparecencia pública, el presidente de la Generalitat advirtió que la intención del ejecutivo es que el toque de queda comience a aplicarse este fin de semana y se prolongue durante una semana, aunque no descarta ampliarlo. Aragonès considera «necesario» el toque de queda para «evitar grandes restricciones con impacto social, emocional y económico» en la población. “Arriesgamos la capacidad de frenar la nueva ola de covid que afecta a Cataluña”, concluyó.

El gobierno catalán dio este paso tres días después de que el consejero de Sanidad, Josep Maria Argimon, así como el consejero del Interior, Joan Ignasi Elena, recomendaran -el lunes pasado- que los ayuntamientos cierren playas, plazas y lugares públicos de calles de noche y provoquen -con la simple recomendación-. una avalancha de protestas de los alcaldes exigiendo detalles claros, medios y recursos a la Generalitat para llevar a cabo esta solicitud. La administración catalana esperaba tener en la mano un informe de la oficina legal de la Generalitat en el que subraya que al no ser un toque de queda homogéneo -afecta a los 158 municipios más habitados de los 947 que existen en Cataluña- un decreto de estado de alerta.

La lista de municipios afectados por el toque de queda incluye la ciudad de Barcelona pero también otros como L’Hospitalet de Llobregat, Badalona y otros del área metropolitana, Terrassa, Sabadell, Tarragona y Girona, entre otros, mientras que Lleida ha sido excluida de la lista. de localidades en las que se aplicará el toque de queda. En total, cerca de seis millones de habitantes de los 7.700.000 que viven en Cataluña.

En cuanto al toque de queda anterior, el cumplimiento del encierro nocturno se hará principalmente desde los dispositivos de los Mossos y de la Policía Local y las penas seguirán siendo de entre 300 y 6.000 euros.

El primero en alertar este miércoles del restablecimiento del toque de queda fue el teniente de alcalde encargado de la zona de seguridad de Barcelona, ​​Albert Batlle, quien aseguró por la mañana que la Generalitat decretaría un nuevo toque de queda «en unas horas». no afectaría a toda Cataluña, pero sí a las zonas más infectadas. «Estamos a punto de decretar un nuevo toque de queda», ha declarado, y ha explicado a la comisión de presidencia del Ayuntamiento de Barcelona que tras reunirse el martes con la ministra de presidencia, Laura Vilagrà, el consejero de Sanidad, Josep Maria Argimon, y el oficial del interior, Joan Ignasi Elena, reconocieron que esta medida era necesaria. «Supongo que por ahora afectará a los próximos 15 días y a partir de ahí veremos cómo evoluciona», dijo Batlle, que ve la clave que cierre la actividad en Barcelona, ​​al menos entre la 1 y las 6 de la mañana.

Más información

Unas horas después de que Batlle revelara lo que estaba tramando la Generalitat, el TSJC anunció que acababa de respaldar la petición realizada por la Generalitat el lunes y que limitaba las tertulias a un máximo de diez personas. El TSJC también aprueba la recomendación de restringir el acceso a los espacios públicos entre la 1 y las 6 a.m. -hasta que el gobierno catalán presente la solicitud del toque de queda- y la prohibición de comer y beber en los espacios públicos.

Albert Batlle, responsable de la zona de seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, ​​anuncia este miércoles las nuevas restricciones en Barcelona.EFE. VIDEO: PRENSA EUROPA.

La decisión de buscar un toque de queda llega en uno de los peores momentos en términos de número de personas infectadas. Cataluña ha registrado 800.811 casos confirmados acumulados desde el inicio de la pandemia -738.494 con prueba de PCR o prueba de antígeno-, 8.555 más que en el recuento realizado este martes por el Ministerio de Sanidad. El número total de muertes se sitúa en 22.294 (seis más que las registradas el martes). En cuanto a los pacientes actualmente ingresados, la cifra se sitúa en 1.185 (127 más que en el recuento del martes) de los cuales 219 ingresan en unidades de cuidados intensivos, 10 más que en la valoración anterior. La tasa de reproducción de la enfermedad (rt) desciende a 1,40 y el porcentaje de positividad del antígeno y las pruebas de PCR es del 18,97%, mientras que la incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 979,20 por 100.000 habitantes y la edad media de los casos confirmados es de 28,76 años. . La tasa de riesgo de resurgimiento ha bajado: el martes alcanzó un nivel de 1.399 y 24 horas después se situó en 1.338.El 58,8% de la población catalana está vacunada con al menos una dosis de la vacuna: entre ellos, el 48,4% ya tiene el calendario completo de vacunación.

La exigencia de un nuevo toque de queda, más pequeño que el anterior y que respete los horarios de cena en bares y restaurantes, se hace después de que Aragonès contara con el visto bueno de equipos legales y decenas de alcaldes sobre la mesa pedirán la medida para poder contener , con base legal, botellas y tertulias nocturnas. Una de las alcaldes que pidió esta medida fue la de Barcelona, ​​Ada Colau, que el martes, en una entrevista con la radio pública catalana, denunció: “Si la Generalitat quiere el toque de queda, que lo pida. Si no pregunta, que nos diga cómo deben hacerlo los municipios, que no tenemos medios ni recursos suficientes para cerrar todos los kilómetros de playa ”. El primer alcalde de Barcelona se ha convertido sin querer en el portavoz de los alcaldes -especialmente los que tienen playa- de los dos partidos que uno a uno criticaron a la Generalitat por haber confiado a los municipios la responsabilidad de acabar con las grandes botellas y concentraciones sin tener suficientes policías. Después de Barcelona, ​​los primeros concejales de municipios con playas como Badalona, ​​Prat de Llobregat, Castelldefels o Viladecans empezaron a criticar las «recomendaciones» de la Generalitat y exigir que se conviertan en «decretos» claros. Lo mismo ocurre con los alcaldes de pueblos del interior como los del Vallès Occidental.

El gobierno se limitó este martes a garantizar «ayudas institucionales» a los consistorios ya anunciar acuerdos conjuntos entre los Mossos y la Policía Local. A partir de ahora, la administración catalana tendrá que esperar a que el TSJC apruebe el toque de queda exclusivo por zonas antes del fin de semana, disponiendo así de una herramienta legal -más allá de las recomendaciones criticadas por los alcaldes- para poder prevenir concentraciones y frascos y denunciarlos. que participan en ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *