Covid-19: La pandemia genera una crisis migratoria en la frontera entre Perú y Brasil | Internacional

Covid-19: La pandemia genera una crisis migratoria en la frontera entre Perú y Brasil |  Internacional

Más de 400 personas desplazadas por el desempleo, el miedo a la variante brasileña del covid y el dengue han quedado varadas en la frontera amazónica entre Perú y Brasil durante casi una semana. Los migrantes -en su mayoría haitianos, aunque también hay nacionales de Burkina Faso, Senegal, Bangladesh, India y Pakistán- buscaron salir de Brasil al otro lado de la frontera con Perú en el puente internacional de la amistad, que une a los dos países, pero el ejército peruano y la policía los ha recibido a golpes y golpes.

Los desplazados esperan en el municipio brasileño de Assis, la última ciudad del estado de Acre en el lado brasileño de la frontera. El vicario apostólico de Puerto Maldonado, la ciudad que sirve de puerta de entrada a la selva amazónica en el sur de Perú, pidió a las autoridades de ambos países una solución a la crisis que viven los desplazados. Brasil respondió el jueves enviando fuerzas militares para tomar el control de las fronteras durante 60 días.

Este viernes, el director general de migración de Guatemala, Guillermo Díaz, dijo a los periodistas que tenía información de que los migrantes haitianos podrían llegar vía Perú a su país o Panamá a Estados Unidos. «Se ha obtenido información no oficial, por lo que las autoridades migratorias de la región se están preparando para lidiar con ellos», dijo.

Medios locales de ambos países informan que los desplazados pretenden viajar a Tumbes, en el norte de Perú, para llegar a Ecuador, y de allí a otros países. El martes, un comunicado de los ministerios del Interior y de Defensa peruanos dijo que habían expulsado a 450 inmigrantes y continuarían monitoreando la frontera. «Quieren irse para hacer su camino a Panamá oa diferentes destinos, algunos quieren regresar a Haití», dijo el obispo Martínez de Aguirre, vicario de Puerto Maldonado.

Las mujeres y los niños se encuentran entre los más afectados por la represión policial en el distrito peruano de Iñapari. Los heridos fueron atendidos por trabajadores de la salud peruanos, quienes también se sometieron a pruebas de diagnóstico de covid-19. Tres dieron positivo fueron expulsados ​​del lado brasileño, y Luis Hidalgo, el gobernador del departamento [Estado] de Madre de Dios, en el sureste de Perú, ha solicitado el envío de 400 pruebas diagnósticas, según la radio local.

“Es un problema complejo, los ciudadanos extranjeros que querían entrar, la gran mayoría de los haitianos, fueron retirados en la frontera con Brasil. Conocí al gobernador de Acre: se irá a Brasilia y les pedirá recursos ”, informó el gobernador Hidalgo en la radio Amazon. «Se pondrá peor, llegarán ciudadanos de São Paulo, Mato Grosso y Rondonia», agregó.

La autoridad religiosa de Puerto Maldonado coincide con el cargo de gobernador. «Esta crisis social y esta aglomeración de personas se genera porque las fronteras están cerradas [debido a la pandemia]. Sabemos que son 380 personas, pero están informando que viene más gente de adentro ”, dijo Martínez de Aguirre en una entrevista con Noticias del Vaticano.

Un grupo de migrantes en la frontera entre Perú y Brasil el jueves.
Paolo Peña / EFE

Exigen un diálogo tripartito

Monseñor Martínez de Aguirre pidió al Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú que se contacte con las autoridades ecuatorianas y brasileñas o que establezca una mesa de diálogo. «Se pueden estudiar soluciones con pruebas moleculares (PCR) evitando contagios, que son el principal temor: que puedan traer la variante brasileña del covid en el país que le está fallando a la región», dijo.

El sacerdote advirtió de la presencia de coyotes, y la prensa brasileña informó esta semana de la detención de uno de ellos en dicho puesto fronterizo. “Sabemos de la existencia de mafias, las interceptan en las carreteras. Cruzar el río Acre sin el control de las autoridades es relativamente fácil: lo que tememos es que esta población se abra paso sin el debido apoyo y control de las autoridades y esto podría generar grandes problemas ”, explica el vicario apostólico. “Quieren irse del Perú: ni siquiera quieren ayuda alimentaria ni mantas peruanas. Lo único que quieren es el medio de transporte o dejar que paguen el transporte para llegar a sus destinos ”, dijo el sacerdote.

Según el Servicio Nacional de Defunción de Perú, más de 100,425 personas han muerto por covid-19 y según el Ministerio de Salud el martes más de 1,200,000 personas habían sido infectadas. Esta es la segunda vez que un grupo de migrantes extranjeros se enfrenta a la policía peruana en un puesto fronterizo. A fines de enero, soldados del ejército abrieron fuego contra los venezolanos desplazados que habían llegado desde Ecuador vía Tumbes.

Suscríbete aquí a la newsletter de EL PA ELS América y recibe toda la información sobre novedades de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *