Crisis económica: Guillermo Lasso gobernará Ecuador con fuerte pendiente económica | Economía

Crisis económica: Guillermo Lasso gobernará Ecuador con fuerte pendiente económica |  Economía
Guillermo Lasso, presidente electo de Ecuador, con el presidente saliente Lenín Moreno, en reunión el 19 de abril de 2021.
Guillermo Lasso, presidente electo de Ecuador, con el presidente saliente Lenín Moreno, en reunión el 19 de abril de 2021.Presidencia ecuatoriana / Reuters

Guillermo Lasso llega avisado al palacio presidencial de Carondelet. El presidente saliente de Ecuador, Lenín Moreno, ha traspasado la situación del país a su sucesor: la mesa no estará servida. El nuevo presidente, que asumirá el cargo el 24 de mayo, no solo enfrentará una gran deuda proveniente de la administración de Rafael Correa y una crisis económica agravada por la pandemia de salud, sino que también tiene solo siete meses y dinero. cubre el año. A su favor, recibió señales de acercamiento por parte del Fondo Monetario Internacional, que debe desembolsar 400 millones de dólares en su primer mes de mandato, y con alivio inmediato en riesgo país tras su victoria en las elecciones presidenciales.

El indicador bajó de 1.169 puntos a 824 puntos el lunes siguiente a la jornada electoral, reflejando una mayor confianza de los inversores internacionales en el plan de gobierno de Guillermo Lasso, que había defendido la dolarización sin matices y que colaboraría con el FMI. Esta semana se registró una nueva reducción con la aprobación de la denominada ley de dolarización. Cerró con 765 puntos, abaratando el acceso a la financiación mediante la emisión de bonos soberanos. La Asamblea ecuatoriana dio paso a la ley que tiene como objetivo garantizar la autonomía del Banco Central de los gobiernos de la época y fortalecer su nivel de reservas y este era un requisito exigido por el multilateral para mantener el programa con Ecuador.

Más información

El legislador había rechazado dos veces el proyecto y esto retrasó la entrega de fondos del FMI que estaba programada para abril. Al término de la revisión del organismo de las metas comprometidas por el país andino, se espera el envío de $ 400 millones que forma parte del acuerdo alcanzado con el ejecutivo de Lenín Moreno en septiembre del año pasado por 6.500 millones de dólares. Los primeros $ 4 mil millones llegaron en 2020.

«Están muy familiarizados con el programa que está en marcha con el presidente Moreno», dijo Alejandro Werner, director del FMI para el Hemisferio Occidental. El representante del Fondo reconoció que había habido reuniones con el equipo de Lasso durante muchos años, también durante la campaña electoral, y que había «un entendimiento importante».

Los recursos del Fondo no serán los únicos que necesitará el nuevo presidente durante su primer año en el cargo. Ecuador necesitará al menos $ 5.000 millones en deuda externa adicional para este año fiscal, según el diagnóstico del FMI. Y otros 2.600 millones de dólares de deuda interna para terminar un año con un déficit presupuestario que podría llegar a los 6.000 millones de dólares. El año 2020 terminó con necesidades de financiamiento de casi $ 14 mil millones, o el 14% del producto interno bruto nacional, mientras que la economía se contrajo en un 7.8% del PIB debido a la pandemia. La brecha ingreso-gasto que arrastra Ecuador desde hace años ha llevado el endeudamiento a $ 63 mil millones, o el 63% de todo lo que mueve su economía al año. En palabras del actual ministro de Hacienda, Mauricio Pozo, no ha habido un «año peor» que el de la pandemia.

Una de las camisas de fuerza de los primeros meses de Lasso en el cargo será el presupuesto. Por tratarse de un año electoral, estas son cuentas anuales ampliadas y, además, calculadas con una rebaja de 3.400 millones de dólares respecto a lo previsto por Lenín Moreno en 2020. De los 35.500 millones de dólares que el Ejecutivo aprobó por el Ministro de Derecho, fue, tras el rechazo de la Asamblea, que sólo se ejecutaron 32 mil millones. Y esta es la cifra que se ha prorrogado hasta este año.

Para cubrir gastos, hacer frente al pago de deudas y reducir los atrasos del gobierno con los proveedores, con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, y con los municipios y gobiernos provinciales, Lasso ya anticipó que tendrá que acceder a más fuentes de financiamiento. Aparte del FMI, con quien tendrá que revisar los objetivos de reducir el déficit presupuestario, el presidente electo aseguró que tocará las puertas de gobiernos amigos para obtener créditos bilaterales, que irá a los mercados a colocar bonos. y que ‘tiene organismos multilaterales.

“Hablamos con el FMI y fui muy claro al decirles que en nuestro gobierno no vamos a subir los impuestos ni a crear nuevos impuestos”, dijo Lasso. «Lo que vamos a hacer es estimular el crecimiento económico para que el Tesoro obtenga ingresos del volumen de la economía», agregó.

Tener un acuerdo con el FMI es la clave que da acceso a los recursos de otras entidades internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial o la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) pero el FMI pide al Ecuador que aumente los ingresos y frenar el gasto público. El año pasado, la recaudación de impuestos fue de casi $ 2 mil millones, un 12.6% menos a $ 12,382 millones.

El político conservador prometió ante notario durante la campaña electoral que no subiría los impuestos -a pesar de que el programa con el Fondo contempla un aumento de dos puntos en el IVA- pero que reduciría paulatinamente el impuesto a las divisas, que retira. con el 5% de las transacciones monetarias en el exterior. «Necesitamos bajar los impuestos para reactivar los sectores productivos», proclamó Lasso. Su receta fiscal para obtener más recursos implica un aumento de la base de contribuyentes y una mayor eficiencia en el control de la evasión y el fraude fiscal.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.