Cuba suspende aranceles a los viajeros de alimentos y medicinas que traen a la isla | Internacional

Cuba suspende aranceles a los viajeros de alimentos y medicinas que traen a la isla |  Internacional

Los viajeros que lleguen a Cuba a partir del próximo lunes podrán ingresar al país alimentos, productos de higiene y medicinas sin límite de peso y sin pagar derechos de aduana hasta el 31 de diciembre, anunció este miércoles el primer ministro cubano, Manuel Marrero. La medida se produjo en medio de una serie de protestas en Cuba, la mayor en décadas, en las que manifestantes expresaron su descontento con el gobierno por la escasez de estos artículos, los cortes de energía y la gestión de la pandemia de covid -19. Las demandas económicas iban de la mano en estas manifestaciones con consignas denunciando la falta de libertades en la isla.

Durante un encuentro transmitido por la televisión cubana, en el que también participaron el presidente, Miguel Díaz-Canel, y varios ministros, entre ellos el ministro de Economía, Alejandro Gil, el Primer Ministro Marrero aseguró que esta decisión responde a “una solicitud formulada por muchos viajeros . Y que era “necesario” adoptar esta medida. En cuanto a la posibilidad de que esta exención de tarifas sea indefinida, el gobierno cubano dijo que evaluaría una posible extensión de la medida a fines de este año.

Más información

Los viajeros que ingresan a Cuba ahora solo pueden traer hasta 10 kilogramos de medicamentos a la isla sin pagar impuestos. Sin embargo, incluso la cantidad limitada de alimentos y artículos de higiene personal que pueden llevar consigo están sujetos a aranceles.

Debido a las restricciones de viaje debido a la pandemia del covid-19, el número de personas que viajan a Cuba ha disminuido significativamente durante el último año, por lo que es poco probable que la medida anunciada por las autoridades cubanas tenga un impacto significativo en la mejora de la calidad de vida de los habitantes de Cuba. población.

“No, no queremos migas. Queremos libertad ”, reaccionó la famosa bloguera y disidente cubana Yoani Sánchez tras el anuncio de las autoridades de su país. «No se derramó la sangre en las calles cubanas para poder importar algunas maletas más», agregó en un tuit.

Sánchez evoca la muerte de un manifestante el martes y también la detención de decenas de personas, durante manifestaciones insólitas en la isla caribeña. Las protestas no autorizadas en Cuba son ilegales.

Al mismo tiempo, las autoridades cubanas restablecieron el acceso a Internet el miércoles por la noche, según la agencia AFP. La suspensión del acceso a la red había ayudado a calmar las protestas que estallaron el domingo, debido a la imposibilidad de coordinar a los manifestantes a través de Internet.

Cientos de cubanos comenzaron a manifestarse este domingo en las localidades de San Antonio de los Baños, cerca de La Habana, y Palma Soriano, en Santiago, una chispa que luego se extendió por todo el país. En principio, fue para protestar por los prolongados cortes de energía y para exigir la vacunación contra el covid-19. Poco después, las demandas se convirtieron en gritos de «libertad» y demandas de cambio político.

La protesta llegó a Facebook y fue retransmitida en directo, con proclamas tan inusuales como «Abajo la dictadura» o «No le tenemos miedo al comunismo». En varios lugares como Cárdenas, en el occidente de la isla, se saquearon comercios estatales y se atacaron patrullas policiales.

Las protestas fueron duramente reprimidas por el gobierno, que llamó a los revolucionarios a combatir las protestas callejeras, con más de un centenar de arrestos. Las autoridades cubanas confirmaron este martes a través de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) que un manifestante, un hombre de 36 años, había muerto en enfrentamientos con fuerzas de seguridad en un barrio de La Habana. Un fotógrafo español de la agencia Associated Press (AP), Ramón Espinosa, fue agredido por agentes del orden.

La precariedad en la que viven la población de Cuba ha empeorado por la pandemia de la covid-19, que ha tenido un grave impacto en la ya depauperada economía de la isla, en particular en uno de los sectores que da de comer a muchos cubanos : el turismo. La consiguiente disminución de las divisas se vio agravada por una mala cosecha de caña de azúcar, otra fuente de ingresos para el estado cubano. Esta caída en los ingresos ha provocado una reducción en la importación de productos de primera necesidad por parte de las autoridades de la isla, disminuyendo así la escasez en la que viven los habitantes del país, normalmente aliviadas con productos del exterior, se ha agravado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *