Defensores del bilingüismo: «Es un error pensar que los niños hablarán inglés como español» | Educación

Defensores del bilingüismo: "Es un error pensar que los niños hablarán inglés como español" |  Educación

En los últimos años, ha habido una creciente tendencia educativa que defiende el puro acento británico, el llamado El ingles de la reina (en referencia al de la reina de Inglaterra, Isabel II), ya no es necesariamente el que reina. Este flujo, conocido como ELF (Inglés como lengua franca, en sus siglas en inglés), relega la pronunciación británica estándar a otras más neutrales en las que se pretende entender. “Lo importante ahora es saber comunicar, la pureza del acento es cosa del pasado”, dice María Luisa Pérez, profesora de Filología Inglesa de la Universidad de Jaén y una de las principales investigadoras. Esta tendencia tiene cierta conexión con el debate sobre la adecuación o no del modelo de bilingüismo en inglés en los colegios públicos españoles, ya que en algunas autonomías se exige al profesorado un B2 (nivel intermedio) para poder enseñar y en otras un C1 ( superior), y en los últimos años cerca de 90 centros han abandonado este sistema por considerarlo ineficaz. Pérez advierte, al igual que otros expertos en la materia, que existe una concepción errónea sobre lo que es el modelo bilingüe. “Es un error pensar que los niños hablarán el inglés de la misma manera que el español, lo que se desea es que tengan un nivel funcional con el que puedan comunicarse y trabajar en el futuro”, explica.

El primer programa de bilingüismo inglés que se puso en marcha en España en las escuelas públicas fue iniciado en 1996 por el Departamento de Educación y el British Council, un instituto cultural público en el Reino Unido cuya misión es difundir el conocimiento del idioma inglés, como el Instituto. Cervantes en España – con el objetivo de que los estudiantes se desarrollen “con fluidez” en esta lengua, “decisiva para fomentar la empleabilidad y las ambiciones profesionales”.

Más información

Aunque ni por esta época ni desde el año 2000 cuando las Comunidades Autónomas empezaron a poner en marcha sus programas bilingües -el número de alumnos matriculados aumentó un 498% en 10 años- se insinuó que los niños tendrían un perfecto dominio de esta segunda lengua. la idea que persiguen muchas familias al inscribir a sus hijos en estos centros. Así lo ve David Marsh, quien en la década de 1990 (antes de la introducción del bilingüismo) coordinó un equipo de psicólogos, pedagogos y científicos para analizar por qué, después de ocho años de estudio en inglés en escuelas de diferentes países europeos, salieron estudiantes de clase con apenas capaz de pronunciar una oración en ese idioma.

Falsas expectativas

Marsh y su equipo encontraron que el gran problema era la metodología de los centros, basada en la memorización de la teoría y la repetición, y el papel secundario que los profesores le daban al pensamiento crítico. Para solucionar este problema, crearon el sistema CLIL (Aprendizaje integrado con contenido e idioma, por sus siglas en inglés), que apareció en el plan de acción a favor de la diversidad lingüística lanzado entre 2004 y 2006 por la Comisión Europea. CLIL, que es la esencia del modelo bilingüe actual, defendió el aprendizaje de un nuevo idioma a través de otras materias como Matemáticas, Geografía o Historia. Siempre con un límite: el alumno no dominaría la nueva lengua como lengua materna. “La palabra bilingüe es peligrosa y genera falsas expectativas. Las familias piensan que si llevan a su hijo a una escuela bilingüe, adquirirá otro idioma a corto plazo, pero la intención es que los europeos puedan mantener una comunicación básica ”, dice Marsh.

En el Instituto Isaac Albéniz de Leganés (Madrid), son partidarios del modelo bilingüe y satisfechos con los resultados. “Lograr un inglés perfecto entre los estudiantes es imposible, los profesores no nativo como, así se llaman los nativos, pero estamos capacitados para enseñar a estudiantes de secundaria ”, comenta Inmaculada Alonso, jefa de estudios del centro y profesora de inglés. Formó parte de los Juzgados de autorización de la Comunidad de Madrid para acceder al C1 y poder impartir cursos bilingües. “En la prueba oral, de unos quince minutos, les hicimos hablar de su vida, de sus películas de referencia… no dejamos pasar a cualquiera”, dice. Su socio Óscar García, también del equipo directivo, está convencido del papel secundario que debe jugar el acento. «Algunos se pronuncian mejor que otros, pero lo que más ha evolucionado es el entendimiento, la forma en que se continúan las lecciones … vamos por buen camino», agregó.

Aunque muchos profesores de español creen que con el sistema actual, los niños no aprenden bien el inglés o las asignaturas que reciben en este idioma – en primaria, ciencias naturales, ciencias sociales y educación. Plástico, y en secundaria el 40% de la jornada escolar con asignaturas Geografía e historia, física y química y biología, entre otras, hay estudios que demuestran que el nivel de inglés ha mejorado y el del resto de asignaturas no ha empeorado. El informe Mon-CLIL, publicado en 2018 por la Universidad de Jaén y la Universidad de Córdoba, en el que participaron 2.245 alumnos de 43 centros públicos, tres privados y ocho concertados de Andalucía, Extremadura y Canarias, ha demostrado que en materia de Alumnos bilingües de primaria en inglés obtienen 1,23 puntos más (sobre 10) que los de los no bilingües y 2,4 en el bachillerato. En español, su rendimiento también es superior: 0,46 puntos más en primaria y un punto en secundaria. Y en las asignaturas que reciben en inglés, en 4º de ESO obtienen 0,50 puntos más.

Este mismo informe destacó los problemas de la formación de profesores bilingües, destacando la falta de familiaridad con el término CLIL, en teoría la clave de la nueva metodología que deberían utilizar en el aula. También se detectó una falta de formación para la creación de nuevos materiales y para el diseño del plan de estudios integrado (que añade a los criterios de evaluación nuevos elementos relacionados con el aprendizaje del inglés). Otro punto débil es la escasa competencia lingüística de los profesores para comunicarse eficazmente con los estudiantes en la clase bilingüe.

«Sálvate a ti mismo, lo que puede»

Pedro, de 36 años, que ha trabajado durante tres años en un instituto bilingüe en Torrejón de Ardoz (Madrid), nunca ha oído hablar de CLIL. “Nadie me dijo cómo debería impartir mi curso, entiendo que lo dejen en el marco de la libertad académica. Lo único que me hicieron entender es que las lecciones tienen que ser 100% en inglés y los exámenes también ”, dice. Para él es un «para uno mismo que puede». Obtuvo el certificado C1 durante una estancia de un año en Oxford y no tiene problemas para impartir la clase en inglés, pero no ha recibido ninguna formación específica en metodologías. Ninguna comunidad autónoma la obliga a impartir clases bilingües.

El profesor Enrique Lafuente, licenciado en formación del profesorado por la Universidad de Zaragoza y filólogo de habla inglesa, cree que el gran problema es que el bilingüismo se inició sin haber formado profesores suficientemente y a gran escala. “No se trata de traducir un manual al inglés y dar el curso igual que en español, CLIL implica un cambio metodológico concreto”, explica. Estas técnicas incluyen, por ejemplo, actividades de preactivación. “Antes de plantear un tema, se le pregunta al alumno sobre lo que ya sabe para que pueda compartirlo en voz alta con sus compañeros. Esto genera una reflexión y motivación previa ”, dice. El profesor debe tener un conocimiento básico de cómo aprender un nuevo idioma y ayudar al alumno a producir textos y conversaciones. «Tiene que darle el andamiaje, las estructuras de texto que pueda imitar para producir piezas de cierta calidad … el profesor de ciencias tiene que ser consciente de las necesidades lingüísticas del alumno».

En el programa del Ministerio de Educación y British Council, en el que participan 147 centros públicos españoles de 10 autonomías, existe la figura del asesor lingüístico, una especie de coordinador al que se exige experiencia en el sistema educativo anglosajón, preferiblemente sobre el terreno en Reino Unido. Este se encarga de trasladar las estrategias didácticas a los profesores y planificar el currículo integrado, que combina el nacional con algunos puntos del británico. Este papel no existe en la red de centros públicos bilingües de las comunidades autónomas. En su lugar, hay un coordinador que suele ser el profesor de inglés experto de la escuela o instituto.

Puedes seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en FacebookGorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *