desde la foto de Colón hasta la distancia total sobre 8-M

desde la foto de Colón hasta la distancia total sobre 8-M

El gobierno ya está hablando abiertamente de otorgar indultos a políticos condenados en juicio y, en respuesta, la oposición volverá a las calles. El 13 de junio, la plataforma Unión78, que incluye a Rosa Díez y Fernando Savater, convocó una manifestación en la Plaza de Colón de Madrid a la que se sumarán tanto el PP como Vox. Las dos partes se volverán a encontrar durante una marcha. Contará con la asistencia de Pablo Casado, según confirmó este lunes el secretario general de lo Popular, Teodoro García Egea, tras varios días de dudas sobre su presencia.

En los últimos años, las dos partes han compartido fotos en muchas concentraciones, pero también hay ejemplos de otras en las que han mostrado cierta distancia. Las manifestaciones son un ejemplo concreto de cómo el PP ha tenido que gestionar su relación con su competidor de derecha en los últimos tiempos. El acercamiento más cercano ha sido en las marchas contra determinadas decisiones gubernamentales, mientras que en la moción de censura que presentó Vox contra Sánchez en noviembre del año pasado, se distanciaron. cuando Casado habló con Abascal con mucho énfasis. «Esta moción no dispara contra el gobierno, pero contra el partido que le dio trabajo por quince años«.


El lunes, el propio Egea aseguró que los indultos fueron una maniobra de Pedro Sánchez para «comprar dos años más de legislatura» y que fue un «pago político». Por su parte, Vox irá «en masa» en la manifestación del J-13, según anunció el portavoz del partido Jorge Buxadé, quien criticó al PP por «preocuparse por la foto». Ciudadanos, por su parte, apoya la manifestación. Su presidenta, Inés Arrimadas, no dijo si iría, pero llama para asistir, dijo. «retratando a Sánchez con golpistas». Quien estará allí será la teniente de alcalde de Madrid, Begoña Villacís.

Contenido del Artículo

Foto de Colón

El caso más claro de sintonía entre PP y Vox ocurrió el 11 de febrero de 2019, cuando fue convocado un mitin en la Plaza de Colón para pedirle a Pedro Sánchez convocar elecciones anticipadas y censurar sus pactos con los partidos independentista y nacionalista. A continuación, Pablo Casado, Santiago Abascal y Albert Rivera no solo compartieron una foto, sino que también aprobaron un manifiesto conjunto que fue leído por tres representantes (uno nominado por cada partido). Después de Colón, España entró en un carrusel electoral, con dos elecciones generales en los meses siguientes (28 de abril y 10 de noviembre).

Incluso antes del ascenso nacional de Vox, en 2017, los dos partidos asistieron masivamente a la marcha convocada el 8 de octubre por la sociedad civil catalana contra el proceso de independencia. Luego, se reunieron 350.000 personas (900.000 según los organizadores) y entre ellas también posiciones del PSOE y la ciudadanía, entre ellos Mario Vargas Llosa o Josep Borrell, que posteriormente fue nombrado ministro de Asuntos Exteriores por Sánchez y ahora es el alto representante de la Unión Europea para su política exterior.

Pedro sanchez

Más recientemente, a finales de 2020, las dos partes se unieron a las marchas convocadas contra el Ley Celáa. Aunque no fueron los organizadores (lo que sucedió en Colón en 2019), Vox y PP se sumaron a la marcha para reiterar su oposición a LOMLOE, en el que estuvieron presentes los dirigentes del partido, Pablo Casado y Santiago Abascal. El popular incluso organizó una recogida de firmas contra la norma y Casado intentó capitalizar la concentración.

También compartieron un marco acusando al gobierno de «olvidar» a las víctimas del terrorismo con sus pactos con Bildu. De hecho, cuando se celebró el 4 de marzo el acto de destrucción de armas por parte del grupo terrorista ETA, PP y Vox acusó al ejecutivo de hacer «propaganda». El gobierno, dijo Casado, «tiene mucha propaganda, pactos con Bildu y acercamientos a los presos de ETA», mientras que el diputado de Vox, Ignacio Gil Lázaro, acusó a Sánchez de «humillar a las víctimas».

Las dos partes También acordaron apoyar las protestas que comenzaron en mayo de 2020 en la calle Núñez de Balboa de Madrid. contra el encarcelamiento por Covid-19. Posiciones de Vox como el propio Abascal o la líder del partido madrileño Rocío Monasterio incluso asistieron a las protestas en persona, que se prolongaron durante varios días. El PP, en cambio, los apoyó desde fuera incluso por intermedio de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

No siempre coinciden

Sin embargo, las marchas contra las medidas restrictivas por la pandemia separaron a Vox y al PP más de lo que los unieron. 6 de diciembre de 2020 Vox convocó a marchas automovilísticas por 52 provincias españolas para exigir el fin del estado de alarma. La más multitudinaria tuvo lugar en el Paseo de la Castellana, en Madrid, y contó con la presencia de todos los altos funcionarios de la formación, que incluso se subieron a una especie de grúa para dirigirse a los participantes. Abascal tomó la dirección de este movimiento al que el Partido Popular decidió no unirse y al que ni siquiera apoyó públicamente.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda con el codo al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (d), su llegada al Monasterio de Yuso antes de participar en la XXI Conferencia de Presidentes en San Millán de la Cogolla, La Rioja

Pero sin duda, la mayor distancia entre los dos lados ronda los 8-M. Las marchas del Día de la Mujer de 2020 destacaron este desacuerdo, ya que las fusiones fueron seguidas de acusaciones del PP como la actual portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra. Mientras tanto, cuando comenzó la pandemia, Vox convocó un mitin masivo en Vistalegre el mismo día en el que, entre otras cosas, criticó al movimiento feminista.

Después de este enfrentamiento, PP y Vox volverán a coincidir en la concentración contra indultos. Queda por ver si habrá una “foto de Colón 2.0”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *