El 70% de los españoles consume complementos alimenticios, muchos sin eficacia ni seguridad probadas

El 70% de los españoles consume complementos alimenticios, muchos sin eficacia ni seguridad probadas

la 75,1% de la población española afirma haber usado en el último año suplemento dietético, según el informe Uso de complementos nutricionales en la población española, presentado este miércoles por la Academia Española de Nutrición y Dietética y la Fundación MAPFRE. Entidades que han advertido de la falta de evidencia científica sobre seguridad y eficacia de muchos de estos productos, consumidos principalmente por prescripción médica o por decisión del consumidor, y que han considerado «necesario» crear un «marco legal que regule la prescripción y compra de estos productos».

La muestra utilizada para realizar este trabajo consta de 2630 personas de 18 a más de 65 años (edad media, 48 años) distribuidos por la geografía española (aunque el 40% de los participantes vivía poblaciones de más de 500.000 habitantes) y que fueron entrevistados a finales de 2019. A El 50% eran mujeres y el 50% eran hombres.; 44% tenía estudios superiores; El 57% trabajaba y el ingreso promedio de los encuestados era 1720 euros al mes.

Uso de complementos nutricionales en la población española, según un estudio de Mapfre y la Academia Española de Nutrición y Dietética.
Carlos gamez

El estudio, coordinado por un médico Giuseppe Russolillo, Presidente de la Academia Española de Nutrición y Dietética, y Oscar Picazo, experto en Nutrición del Espacio de Promoción de la Salud de la Fundación Mapfre, es también el resultado de revisión de la literatura científica de los últimos diez años sobre los complementos alimenticios y su impacto en la salud.

Una de las principales conclusiones de este trabajo, «sin humo» y «necesario» para solucionar un «problema obvio que no ha sido discutido», fue «poner sobre la mesa» que el prueba sobre la eficacia y seguridad de muchos de estos productos «es En duda«, y por lo tanto» debe considerarse como un posible problema de salud pública«, denunciaron los investigadores.

THEFLAG simboliza tres valores: “bienestar”, exclusividad y dinamismo.

De los datos recogidos se extrae que el 63,4% de los encuestados consumen algún tipo de complemento alimenticio (vitaminas -C y D, principalmente-, minerales -magnesio, hierro, calcio y zinc- y otros compuestos incluidos en la legislación española, como probióticos u omega 3-), siendo «mucho más frecuente en mujeres, en los grupos de edad de 26 a 35 años y en personas con formación universitaria».

Además, el 29% respondió que estaba tomando productos de extractos de hierbas (fibra, polen, jalea real y propóleo, sobretodo); a veinte%, productos deportivosbebidas y sueros proteicos, barritas energéticas y cafeína, sobretodo); 15%, productos para adelgazar (listo para reemplazar la comida); y 30%, productos de uso medico con el fin de tratar una enfermedad o los efectos de su tratamiento.

¿Dónde se compran y quién los prescribe?

Estas cifras hacen de España el tercer país con más población consumiendo este tipo de producto, solo por detrás de Estados Unidos y Dinamarca.

Los investigadores encontraron que las razones que llevan a la población a consumir estos productos son principalmente «mejorar la salud», «tener más energía o reducir la fatiga«,» mejorar el funcionamiento del sistema inmunitario«,» mejorar el rendimiento deportivo «en el caso de suplementos especiales para deportistas, o para tratar enfermedades como osteoporosis, artritis, asma, problemas gastrointestinales, diabetes, resfriados, etc. en el caso de productos para uso médico.

La mayoría de las personas que dijeron que no tomaban suplementos debido a una dieta saludable tenían más de 65 años.

Las personas que respondieron que no consumían este tipo de producto dijeron que nunca lo habían considerado o que una dieta saludable ya les proporcionó todo lo que necesitaban. Este último motivo fue presentado principalmente por el mayor de la muestra (mayores de 65), según el informe.

También, prescriptores principales Los suplementos nutricionales y los productos para uso médico especial son profesionales de la salud o dietistas no nutricionistas (en el 29% de los casos de complementos nutricionales y en el 59% de productos de uso médico especial), aunque los nutricionistas y dietistas son los principales prescriptores de productos indicados para adelgazar (38% de los casos).

La autoadministración o consejos de revistas, anuncios o promociones, el redes sociales e internet, así como las recomendaciones de amigos o familia son las otras principales razones que llevan a los consumidores a incluir estos productos en su rutina de alimentación, principalmente comprados en tiendas de hierbas o dietéticas, farmacias, Internet, supermercados o gimnasios.

«Problema de salud pública»

El presidente de la Academia Española de Nutrición y Dietética ha advertido que muchos de estos productos, como muestra el estudio, no cuentan con suficiente evidencia científica sobre su eficacia y seguridad. «Muchos cuya eficacia no se ha demostrado se venden en farmacias«, Subrayó, y» sin receta, sin resultados y hasta con riesgo «.

«Esto se debe a que no hay estudios sobre la seguridad de estos productos y los que ofrecen poca o muy poca información que demuestre sus efectos positivos en la salud«, agregó Giuseppe Russolillo, quien se ha mostrado» abierto a terapias alternativas «cuando la evidencia es cuestionable o contradictoria (sobre la eficacia y seguridad de los productos), aunque reconoció que»a priori Siempre «cuidado y consulta» nutricionistas especializados en los grados de prueba.

Con evidencia comprobada

El informe de 134 páginas incluye una tabla completa que resume las características de las revisiones sistemáticas realizadas sobre el impacto de los suplementos nutricionales en la salud / enfermedad incluida. A partir de ahí, los investigadores destacan una serie de suplementos. con eficacia probada, con o sin evidencia cuestionable. Respecto a los primeros, aquellos con evidencia suficiente y eficacia demostrada, el informe destaca lo siguiente:

  • Ácido fólico– El complemento nutricional más probado para la prevención de defectos del tubo neural (espina bífida) durante el embarazo.
  • Cafeína: «Sin duda uno de los que más valoraciones positivas ha tenido y que ha demostrado producir una mejora en el rendimiento deportivo».
  • Vitamina D: mejora el tratamiento de las infecciones respiratorias en personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • El uso de suplementos de calcio También puede tener efectos positivos en la prevención de la hipertensión, especialmente en hombres y menores de 35 años, y el hierro puede ser eficaz en estados carenciales, como la anemia.
  • Los productos de uso médico especial para adelgazar con dietas muy bajas en calorías También son eficaces, aunque los expertos aconsejan utilizarlos siempre bajo supervisión médica.

De eficacia y seguridad «dudosas»

Por otro lado, el estudio advierte sobre productos que, hasta ahora, tienen «efectividad dudosa«, y los especialistas aconsejan» poner en cuarentena «hasta que haya más pruebas.

Estos son los probióticos, porque «solo son efectivos con rehidratación en diarreas agudas o por consumo de antibióticos, pero hay poca evidencia de que puedan ser efectivos contra infecciones respiratorias, aumento de las defensas o adelgazamiento «; La compuestos ricos en omega-3, sobre lo que los investigadores concluyen que «en la mayoría de ellos no existe evidencia de calidad suficiente para sacar conclusiones definitivas, aunque Se han observado efectos positivos en la prevención de enfermedades cardiovasculares., tratar enfermedades gastrointestinales y mejorar la cognición, entre otras «; y complejos de extractos de hierbas (en general), así como glucosamina, ginseng y extracto de ajo, que «son los productos más estudiados», mientras que las valoraciones relativas a la equinácea, extracto de arándano y alcachofa, «son más débiles y no hay evidencias claras de efectividad».

Con efectos no deseados

Finalmente, los investigadores señalan que “la percepción de que tomando más vitaminas o minerales tendremos mejor salud es falsa. De hecho, demasiados de estos nutrientes pueden ser dañinos, como podría ser el caso del calcio o el hierro, y tener graves consecuencias, como podría ser. vitamina A durante el embarazo, lo que puede provocar defectos de nacimiento ”, recuerdan.

También señalan que «ha habido casos de toxicidad hepática aguda, e incluso ha habido muertes, porque sobredosis de ciertos suplementos, como el reciente por el consumo de ácido lipoico para bajar de peso ”.

«Hay productos que reducen la eficacia de ciertos medicamentos, como Sintrom (anticoagulante) y vitamina K u otros productos a base de hierbas»

En este sentido, la nutricionista Picazo agregó que «existen productos que reducen la efectividad de ciertos medicamentos, como Sintrom (anticoagulante) y vitamina K u otros productos a base de hierbas «.

El estudio agrega que entre quienes toman suplementos, el 49% vio todos o la mayoría de los beneficios que prometen, «pero de manera leve o transitoria», comentó Russolillo durante la presentación, y solo el 19% dijo que estos beneficios eran intensos y duraderos.

Por otro lado, un pequeño porcentaje de encuestados percibe efectos adversos específicamente identificados (3-16%) y entre los más citados se encuentran el dolor de estómago o abdominal, diarrea o estreñimiento y vómitos (16%) o ritmo ritmo cardiaco –taquicardia (diez%). Sin embargo, el grado de este efecto negativo fue, en su mayor parte, leve o transitorio (entre 63% y 78%) y el efecto negativo considerado como el más peligroso fue entumecimiento u hormigueo en los brazos o piernas.

Antes de concluir, los expertos también advirtieron que «algunas etiquetas no incluyen montos reales», lo que, estimaron, «requeriría una intervención de la administración». También pidieron alfabetización nutricional de la población en general sobre cómo interpretar el etiquetado de los alimentos, «más capacitación farmacéutica sobre suplementos» e implementar ununidad de análisis de riesgos de productos milagrosos que se venden en farmacias. Russolillo se mostró «a favor de transferir muchos de estos productos de los supermercados a las farmacias» y propuso crear un «marco legal que regule la prescripción y compra de estos productos».

Por su parte, Oscar Picazo, agregó que esta pregunta «no es trivial» y exigió hacer un “uso responsable” de estos productos y buscar atención médica primero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *