El 97% de los menores migrantes acogidos en Canarias siguen indocumentados | España

El 97% de los menores migrantes acogidos en Canarias siguen indocumentados |  España
Uno de los menores rescatados de una embarcación en la que viajaban 99 personas, en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria) el pasado 20 de enero.
Uno de los menores rescatados de una embarcación en la que viajaban 99 personas, en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria) el pasado 20 de enero.Ángel Medina G. / EFE

Canarias sigue siendo un refugio seguro para los más de 2.500 menores extranjeros no acompañados que han llegado en barcos y cayucos en el último año y medio. Pese a los llamamientos de ayuda, la Comunidad Autónoma sigue tratándolo por su cuenta, solo se han realizado 132 transferencias a otras comunidades y sus recursos son insuficientes para cubrir los aspectos básicos de las ayudas. Entre los problemas, aparece que solo el 3% de los cerca de 3.000 niños, niñas y adolescentes que han desembarcado en las islas desde septiembre de 2019 han obtenido su permiso de residencia, un trámite garantizado por la ley y que, en teoría, debería llevarse a cabo sin demora. . . El resto de menores, aunque no se considera irregular, vive sin papeles. Los datos fueron revelados por Unicef ​​en una encuesta de niños migrantes en las islas publicada el miércoles. “La demora en iniciar estos trámites es particularmente grave para los niños que llegan con edades cercanas a la mayoría de edad, pues corren el riesgo de encontrarse en situación migratoria irregular a los 18 años, a pesar de haber estado en la protección desde la niñez. sistema y tienen derecho a esta autorización ”, dice el documento.

Unicef ​​subraya en su informe el esfuerzo del gobierno autónomo y de todos los actores involucrados en la acogida y atención de la niñez migrante, pero insiste en que el sistema se ha visto saturado, una vez más, ante una emergencia como la vivida. por Canarias el año pasado, con el desembarco en sus puertos de más de 23.000 migrantes. En el caso particular de los documentos básicos de los más jóvenes, la situación de crisis generó demoras en los reconocimientos (a cargo de la Policía Nacional), en las pruebas de determinación de la edad (en manos del Ministerio Público) y en la formalización de la tutela. por la comunidad autónoma, el paso previo para solicitar un permiso de residencia. Además, señala la organización, los países de origen y los consulados tienen dificultades para proporcionar documentos y pasaportes.

Más información

Otra de las carencias que ha observado UNICEF en Canarias es el número de niños que no van a la escuela. Según la encuesta, solo 416 niños menores de 16 años estaban matriculados en el año escolar que acaba de finalizar. La organización no pudo aclarar qué porcentaje del número total de niños en edad escolar obligatoria representa esta cifra, pero sugiere que es baja. La posibilidad de ir al colegio depende de la entidad que gestione el centro de acogida o de si el instituto o colegio donde se ubica el alojamiento tiene plazas o no, según el coordinador del estudio, Pablo Ceriani. «En recursos de emergencia, hay una falta generalizada de escolarización y proceso de formación profesional», advierte el informe. “En general, la formación en estos centros se limita a clases de español y, en algunos casos, a clases de alfabetización por parte del equipo educativo del centro.

La organización considera que la educación es fundamental no solo para la integración, sino también para la salud mental, la detección de vulnerabilidades y la protección contra el abuso y la violencia. “Nuestra experiencia de crisis humanitarias de diferente tipo revela que el acceso a la educación es uno de los derechos más urgentes a implementar en un escenario como este”, señala el informe. Sara Collantes, especialista en migraciones de UNICEF y una de las investigadoras, explicó durante la presentación del estudio que existe una demanda recurrente entre niños y adolescentes. “Las ganas de estudiar y formarse es lo que más se repitió en nuestras entrevistas. Están desesperados por estudiar, por hacer algo, no soportan pasar el día sin hacer nada ”, explicó. «Esta frustración pone en riesgo su salud mental, lo que nos dicen los educadores y psicólogos».

Los investigadores, que visitaron 27 albergues en diferentes islas, también revelan otras carencias en su informe: hacinamiento, estancia prolongada en centros de emergencia donde duermen hasta 20 niños por habitación, situaciones violentas en las que se pueden ver involucrados menores o falta de apoyo psicológico. asistencia. Además, subrayan la falta de supervisión del Ministerio Público, garante de los derechos de los menores, que rara vez ha visitado los centros de protección y no cuenta con un plan de emergencia para situaciones como esta. Su conclusión es que todas las cuestiones analizadas conducen al mismo postulado: “En un contexto de crisis, el modelo actual es insuficiente, inadecuado e ineficaz. Fue en Andalucía en 2018, y ahora en Canarias y Ceuta.

Entre sus propuestas, Unicef ​​pide una estrategia nacional de protección e integración social de los migrantes y ex menores, que ya está elaborando el Ministerio de Derechos Sociales, pero también un plan de contingencia. En situaciones de emergencia, argumenta, debe haber un mecanismo de derivación entre las comunidades autónomas, recursos de recepción estables en todo el territorio, más recursos y más coordinación.