El alcalde de Granada, Luis Salvador, también se queda solo en su totalidad | España

El alcalde de Granada, Luis Salvador, también se queda solo en su totalidad |  España
El alcalde de Granada, Luis Salvador, y su teniente de alcalde, José Antonio Huertas, así como el secretario general del ayuntamiento.
El alcalde de Granada, Luis Salvador, y su teniente de alcalde, José Antonio Huertas, así como el secretario general del ayuntamiento.EUROPA PRESS / Europa Press

Había 40 puntos en el orden del día del Pleno del Ayuntamiento de Granada de este viernes. Los primeros siete se hicieron seguidos. En el punto ocho, comenzó el debate. Independientemente del tema de cada punto específico, la ronda de voceros ha sido reiteradamente insistir en que el alcalde Luis Salvador, de Ciudadanos, se vaya. En el punto 13, a poco más de hora y media del inicio, el escenario matinal dio un giro con el abandono del PSOE, el PP, Vox y asesores no registrados. Con 22 de los 27 concejales ausentes, Salvador, el alcalde de Ciudadanos más importante de todo el país dada la importancia de la ciudad, tuvo que suspender el acto por falta de quórum. Podemos-IU-Adelante también pidió la dimisión del concejal, aunque sus tres concejales se mantuvieron en el acto por «respeto» al pleno, según su portavoz Antonio Cambril.

El acto de este viernes fue un “hasta aquí hemos llegado” de todos los grupos municipales a Luis Salvador y su equipo de gobierno de un solo concejal. Han estado así durante 17 días. El 8 de junio, el gobierno de Granada, entonces apoyado por cuatro consejeros de Cs y seis del Partido Popular, perdió a todos los miembros del PP y, posteriormente, dos de Cs. «Luis, dimite, no prolongues la agonía de Granada ni la tuya», le dijo Antonio Cambril, de Podemos-IU-Adelante. «Para nosotros hoy este Pleno no es democrático, con dos personas sentadas frente a 25», porque es imposible gobernar así «, criticó José María Corpas, del PSOE. Vox también acusó al grupo popular de dejar el gobierno local «desprotegido y sin [asumir] ningún tipo de responsabilidad ”cuando dejaron el equipo de gobierno. Salvador, por su parte, aceptó todas las críticas, asegurando que su intención nunca había sido permanecer en el poder y que dentro de diez días habría una solución para recuperar «la estabilidad y tranquilidad que la ciudad no tiene. Nunca debió haber perdido». «. «Este alcalde no será un problema para adoptar las soluciones que son necesarias para mejorar la gobernanza de la ciudad», dijo.

Salvador no mencionó la palabra resignación y siempre se refirió al término «solución», «de todos modos», «buscando la paz», etc. En cualquier caso, insistió en que la salida de los concejales del pleno no modifica ni un ápice su jornada laboral. «Haremos lo mismo que estaba previsto: a partir de la semana que viene buscaremos una solución». Desde el inicio de la crisis de gobierno, el alcalde de Granada ha pedido al PP que vuelva al equipo de gobierno, que la población ha rechazado si Salvador sigue siendo alcalde.

Ha comenzado la crisis del ayuntamiento de Granada oficialmente El 26 de mayo, cuando el candidato a la alcaldía del PP, Sebastián Pérez, presentó su salida del equipo de gobierno local, del partido y se dirigió al grupo de no inscritos porque consideró que ni el PP ni el alcalde habían cumplido su compromiso de ceder el Ayuntamiento en Pleno Legislativo. Hasta ese momento, el pacto para dividir el ayuntamiento de dos años para el PP y dos años más para los Cs era algo que nadie había confirmado. Entonces, tanto el PP como algunos miembros de los Cs ratificaron sin embargo que el acuerdo era verbal y que había sido firmado entre los representantes políticos locales.

El 8 de junio, los seis consejeros populares que permanecían en el gobierno lo abandonaron, y fueron acompañados por dos de los cuatro consejeros de C que también se rindieron al grupo de no miembros. A partir de ese día, el equipo de gobierno de Cs se redujo a alcalde y concejal. Salvador dijo el viernes que permaneció en el cargo porque «teníamos que evitar hundirnos en el caos». Ahora, el alcalde de Granada se ha fijado un plazo de diez días para buscar una solución que llegará, si no hay nueva vuelta, porque admite ceder el ayuntamiento al PP o el PSOE lo consigue. Los socialistas necesitan, además de sus diez votos, los tres de Podemos-IU-Adelante y el improbable apoyo de Sebastián Pérez, presidente del PP provincial desde hace años y ahora desapegado y muy enojado con su partido.