El auge de las hipotecas de tasa fija | Economía

El auge de las hipotecas de tasa fija |  Economía
Anuncio de una hipoteca fija en una sucursal bancaria, en una imagen de stock.Jaime Villanueva

Casi seis de cada diez préstamos hipotecarios concedidos en abril contemplaban tipos de interés fijos (58,5% para ser exactos). La cifra, récord absoluto en la serie histórica del INE, es aún más impresionante si tenemos en cuenta que hace diez años este tipo de producto era prácticamente marginal, con una cuota de mercado en torno al 4%, frente al ámbito de interés variable. Un vuelco absoluto que Elena, una agente administrativa de 43 años que acaba de firmar una hipoteca, considera normal: “Hoy, el [interés] Lo corrigí para la variable, curiosamente ”, responde cuando se le pregunta por los motivos que la llevaron a optar por un préstamo del primer tipo.

Más información

Elena admite que en su caso no tuvo que hacer grandes especulaciones para ver si, arriesgándose un poco en una futura subida de tipos, conseguía raspar ahorros con una hipoteca variable: «Directamente al banco le dijeron que era más». caro «, dijo,» te lo dan porque tienen que hacerlo, pero tú no lo tomas «. Se dejaron todos los cálculos para la parte de los productos relacionados que, a cambio de una rebaja sustancial en el precio del préstamo, tuvo que contratar con su hipoteca, como seguros de vida, seguros de hogar y alarma. “Son más caros que un producto fuera del sistema bancario, pero eso me compensa con lo que baja mi tasa de interés”, explica por teléfono.

El expediente administrativo no es una excepción, ni mucho menos, según expertos del sector. Juan Villén, responsable del departamento de hipotecas del portal Idealista, indica que «hay entidades que promueven brutalmente la participación de las hipotecas fijas» y considera que «lo que te vende el banco» es determinante en el mercado. Y Carles Solé, responsable de formalizar hipotecas en Tecnotramit, coincide en que «un factor fundamental es el beneficio de las entidades financieras». Estos, desarrolla, «buscan siempre la mayor rentabilidad» y en este momento la encontraron en la combinación de tasas fijas que «aunque no altas, brindan beneficios» y suministran productos relacionados, sin los cuales el préstamo pierde su atractivo.

Precios que coinciden

Por el lado del consumidor, Solé cree que el precio es fundamental para entender lo que está sucediendo. “El riesgo con la variable siempre ha estado, pero antes las hipotecas fijas no competían”. Si bien las variables siguen siendo más baratas, según las tasas medias de las últimas estadísticas del INE, la diferencia se redujo en abril a poco más de medio punto porcentual. Villén destaca esta cifra, cercana a mínimos históricos, y señala que, ante esta pequeña diferencia, interviene un segundo factor psicológico: “El miedo a la inflación incita a las personas a tranquilizarlas para contratar un interés fijo. Es decir, el miedo a futuros aumentos en el precio del dinero hace que los prestatarios prefieran pagar un poco más ahora, a cambio de saber cuál será el pago mensual durante la vigencia de la hipoteca.

La pequeña diferencia de precio detectada por el INE es aún menor según cálculos de la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin). Éste, en su barómetro de este mes, calcula a partir de la Tasa Anual Equivalente (la TAE, que mide el precio real del préstamo) que prácticamente han casado las hipotecas fijas y variables cuando se unen otros productos relacionados, con un interés medio del 2,37%. para el primero y 2,35% para el segundo. Hace un año, la distancia era de 0,6 puntos porcentuales.

Para Patricia Suárez, presidenta de Asufin, cambiar la estrategia de negocio de los bancos «para el cliente no es una mala opción, porque la cuota restante es baja». Pero muestra una «preocupación» por los enlaces. Estos productos que se ofrecen voluntariamente, ya que no pueden ser obligados legalmente a contratar, muchas veces se convierten en «enlaces forzados» debido a las circunstancias. Según Suárez, esto ocurre sobre todo cuando convergen “la comodidad del consumidor de no buscar otra cosa” y entidades “que se apresuran mucho a dar las condiciones finales antes de fichar”. En Asufin, piden prestar especial atención a este tipo de productos complementarios para calcular adecuadamente lo que se gana y lo que se pierde al contratarlos y dejarlo solo en el último momento, cuando, por ejemplo, un contrato de fianza a punto de caducar. El prestatario puede aceptar una hipoteca a toda prisa para no perder la propiedad y la señal que ha dado.

Estén atentos a Frankfurt

Todas estas consideraciones internas en realidad se derivan de decisiones tomadas a miles de kilómetros de distancia, en Frankfurt. «Al final, lo que está en el centro de este asunto es siempre la política monetaria, haga lo que haga el Banco Central Europeo», dijo Francisco Vidal, economista jefe de Intermoney. La «gran clave», explica, es el tipo de interés de la facilidad de depósito, que es negativo desde 2014 y que permite a las entidades ofrecer préstamos tan baratos. Y la causa última es que hay «una economía debilitada que necesita el apoyo de la política monetaria».

La crisis del coronavirus no ha cambiado ese hecho, dice Vidal, lo que significa que la «visibilidad a medio y largo plazo» de la economía europea sigue siendo «bastante escasa en cuanto a capacidad de mejora». Por eso el experto pide que se preste menos atención a la inflación, que según las estimaciones aumentará hacia finales de año pero volverá a ser inferior a lo que quiere el BCE en 2022 y 2023, y más en la recuperación económica. «La clave es la intensidad del rebote y lo importante es que esté controlado y muy mesurado desde Frankfurt», dijo el economista, que enfatiza que la mejora «no requerirá ni aconsejará un grado de generosidad como el actual». en la reactivación del BCE.

En definitiva, se prevé un incremento del coste de los préstamos en los próximos meses frente a la excepcionalidad actual. Pero la sensación es que hay hipotecas fijas por un tiempo. “Al fin y al cabo, en el mundo en el que vivimos, la realidad es que las tarifas bajas se van a quedar por mucho tiempo”, dice Vidal. Solé, de Tecnotramit, añade que «si lo que están haciendo los vecinos europeos es un referente, no solo estamos al máximo de hipotecas fijas, sino que van a aumentar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *