julio 23, 2024

El candidato de Juan Schiaretti ganó la intendencia de la capital, en una elección con alto ausentismo

Daniel Passerini llegó al radical Rodrigo de Loredo. Vuelve así la capital para el PJ cordobés.

Por una diferencia de más de 7 puntos sobre el principal competidor y con 47,68 por ciento de los votos, el candidato del peronismo cordobés Daniel Passerini se convirtió en el nuevo intendente de la ciudad de Córdoba y sucederá al electo gobernador de la provincia Martín Llaryora.

El entusiasmo de su adversario, Rodrigo De Loredo, y de los referentes nacionales de Juntos por el Cambio que llegaron hasta la capital provincial se fue derrumbando con el correr de las horas, con el dato concreto de la baja participación electoral Alimentado por el deseo de los votantes, el final de las vacaciones de invierno y el comunicado de la junta electoral municipal que difundió a través de una solicitada que no habría penalidades para quienes eligieran no votar.

Finalmente solo acudió a las urnas entre el 58 y el 60 por ciento del padrón de 1.100.000 electores habilitados, entre 7 y 9 puntos menos que el promedio de la elección provincial de multas de junio. Fue participación más baja desde 1983. En los comicios que consagraron la fórmula Llaryora-Passerini hace 4 años había votado el 73% del padrón.

A las 21.15 el diputado radical admitió su derrota en el escenario, en búnker ubicado en el barrio Quebrada de las Rosas, antes de que se conocieran los números oficiales. Lo rodearon, entre otros, los precandidatos a presidente y vice de Juntos por el Cambio: Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Gerardo Morales y Luis Petri; además del gobernador de Corrientes Gustavo Valdés, el candidato por Mendoza Alfredo Cornejo y el aspirante a la Ciudad de Buenos Aires Martín Lousteau, entre otros.

“Me toca reconocer al que va a ser el intendente de Córdoba: Martín Llaryora. Nuestras mesas testigo nos dicen que el resultado es positivo del otro lado”, sentenció De Loredo. Fue el epilogo de un proceso electoral firmado por graves denuncias cruzadas de clientelismo -según el PRO- y de vínculos con el narcotráfico, por el lado de Hacemos Unidos por Córdoba.

A esa misma hora en el búnker de Passerini, en un hotel cercano al aeropuerto, se desataba la euforia, la cara opuesta. «El pueblo nos eligió para que Córdoba siga para adelante», gritó el intendente electo para el deleite de los militantes. El mail será la antítesis que haía vivido minutos antes entre los dirigentes de JxC.

Con su victoria, Passerini ratificó que la victoria de Llaryora en 2019 fue algo más que un golpe de suerte ante une JxC dividido (paradójicamente por Rodrigo De Loredo y Luis Juez entonces). Incorporado un fin de ciclo de la capital cordobesa como baluarte radical. Desde el regreso de la democracia la única experiencia peronista en la capital había sido la de Germán Kammerath.

El triunfo en la capital dio más volumen político al proyecto político provincial de Llaryora que se manejó a través de la dirección en la capital, logrando el espantoso de la diferencia contra Luis Juez, que resultó demasiado estrecho, de apenas 3 puntos.

El gobernador electo se puso la campaña municipal al hombro después de derrotar a Juez. En el búnker habló loas del candidato presidencial de Juan Schiaretti. «Pongamos a Schiaretti de presidente (…) Qué país sería la Argentina si tuviera un presidente como es nuestro gobernador», dijo.

Schiaretti, en tanto, convirtió el acto en su propia plataforma proselitista: fue el último orador de la noche y volvió a referirse al ejemplo cordobés ya su propuesta presidencial como un vehículo para saltar «la maldita grieta».

La confusión para las guías de Rodríguez Larreta a Schiaretti y la posibilidad de un acuerdo antes o después de las elecciones potenciaron con el pase del ex titular del PRO en la provincia Javier Pretto tiene la fórmula que encabeza Passerini. El intende electo cantó y bailó cuarteto mientras llovía papel picado.

En la provincia más antikirchnerista del país hubo elecciones en otros 20 municipios. JxC, el oficialismo provincial y partidos vecinales se distribuirán entre las victorias.

En la capital, Passerini y De Loredo concentran casi el 90% de los votos. Los otros 9 postulantes y el voto en blanco serán repartidos al restaurante de las preferencias en los comicios en los que casi 500.000 cordobeses prefirieron no ausentarse.

Mira también

Mira también