El «desorden narcisista» que ayuda al Pequeño Nicolás | España

El "desorden narcisista" que ayuda al Pequeño Nicolás |  España

Francisco Nicolás Gómez Iglesias lleva años intentando que un tribunal lo considere “molesto”. «Llevo un tiempo en tratamiento psiquiátrico», dijo el popular Pequeño nicolas, durante el juicio que le puso en el banquillo el pasado mes de mayo por hacerse pasar por emisario del Rey durante un viaje a Ribadeo (Lugo) en 2014. Sin embargo, dos meses después de esta declaración y tras haber alegado lo mismo en otras dos audiencias orales, el La Audiencia Provincial de Madrid accedió a su solicitud y, en la misma sentencia que esta semana le condena a tres años de prisión por usurpación de cargos públicos y corrupción, aplica la circunstancia atenuante de «alteración psíquica». Una decisión que reduce las sanciones impuestas y que abre un nuevo escenario para su defensa, que utilizará esta decisión en el resto de los casos pendientes.

Tras evaluar los informes médicos presentados en la audiencia, el tribunal que juzgó la Estuche Ribadeo Concluyó que Gómez Iglesias, de 27 años, «padece un trastorno de personalidad con características narcisistas y rasgos inmaduros, así como un trastorno adaptativo con síntomas ansioso-depresivos». Según los jueces, que rebajaron la solicitud de la fiscalía de siete años de prisión, esta situación «condiciona» su «percepción de la realidad», pero no lo suficiente como para eximirla de cualquier responsabilidad penal, como ya alegó el Pequeño Nicolás en otros dos casos previos abiertos. En su contra. «La limitación de las facultades sufridas, y que afectaría el factor evaluativo intelectual […], no pasaría a la ligera ”, subraya el artículo 17 de la Audiencia Provincial de Madrid en su resolución del pasado lunes, contra la que hay recurso de casación.

Mitigar

Juan Carlos Navarro, su abogado en varios de sus casos, destaca la importancia de esta última sentencia para la defensa. Tal y como prevé el letrado, ahora tiene previsto utilizar el efecto atenuante apreciado por el tribunal en las dos audiencias orales que aún no se han celebrado contra El Pequeno Nicolás: por el presunto fraude de un empresario toledano se hace pasar por asesor del Gobierno y para obtener datos de la Policía de Madrid y del Ayuntamiento a cambio de favores. La fiscalía solicita que se le imponga un total de 15 años y 9 meses de prisión.

Incluso si la batalla por la defensa no termina ahí. El abogado también señala que informará sobre la decisión del Estuche Ribadeo ante el Tribunal Supremo, que debe pronunciarse en el futuro sobre el recurso de casación de Gómez Iglesias contra la sentencia dictada en junio que lo condenó a un año y nueve meses de prisión por haber falsificado su cédula de identidad para que un amigo pueda aparecer en su nombre para el examen de selectividad. La idea de sus abogados es que, aquí nuevamente, se le aplique la alteración psíquica atenuante y así reducir la pena impuesta.

En el Caso DNILa Sección 7 de la Audiencia Provincial de Madrid no valoró el presunto trastorno mental del Pequeño Nicolás, a pesar de que su abogado los invocó como defensa durante su presentación final del juicio, pues durante la audiencia oral “no se ha Se ha practicado con estos hechos ”:“ La falta de sometimiento a las reglas de la inmediatez y la contradicción, nos impiden considerarlo ”, explicaron los magistrados.

Esta no era la primera vez que un tribunal se ponía de puntillas sobre este tema. Justo antes del juicio celebrado contra Gómez Iglesias en 2018 por insultar y difamar al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), en el que finalmente fue absuelto, su defensa presentó el informe en el que alega «trastorno megalómano» en un intento de demostrar que es irreprochable. Entonces, el Juzgado de lo Penal 16 de Madrid tampoco examinó el fondo del caso, ya que ignoró las acusaciones contra los imputados al excluir al CNI de ser uno de los contribuyentes susceptibles de ser víctimas de los delitos que se le imputan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *