El extraño entierro de adolescentes al pie de la muralla árabe en Valencia | Cultura

El extraño entierro de adolescentes al pie de la muralla árabe en Valencia |  Cultura
Un operador rescata los restos humanos encontrados al pie de la muralla árabe en Valencia.Monique Torres

La mortalidad infantil fue muy alta en el siglo XI. Es muy común encontrar restos de niños y adolescentes en cementerios de este período. No se trata tanto de encontrar cadáveres perfectamente ordenados según el rito musulmán al pie de una gran muralla árabe, como la de Valencia. Allí, los arqueólogos han descubierto ya los restos de 12 menores, en su mayoría adolescentes, enterrados en el decúbito lateral derecho entre la fortificación erigida por orden de Abd al-Aziz, rey de Balansiya taifa entre 1021 y 1061, y la ante-muralla o barbacana que reforzado las defensas.

Más información

Cerca de allí, también en lo que ahora es el distrito popular y de vida nocturna de Carmel, estaba el cementerio musulmán. Sin embargo, los restos no tuvieron éxito, posiblemente por el peligro de salir del recinto amurallado con tropas cristianas asediando la ciudad. «Es un entierro extraño, que pudo deberse a una situación de guerra, de beligerancia», explica Paqui Rubio, directora de la intervención arqueológica, con Pepa Pascual. “Al rebajar la altura de los siete metros de altura de la muralla a los nueve de su origen, estos enterramientos fueron descubiertos en una zona protegida de los ataques en el siglo XIII por las tropas de Jaime I [el rey cristiano que fundó el antiguo Reino de Valencia]», Declaró la asesora de patrimonio, Glòria Tello, durante una visita a las obras el martes.

El proyecto municipal, presupuestado en 2,2 millones de euros, tiene como objetivo hacer que la muralla árabe de 45 metros de largo (unos 500 metros cuadrados) que queda en esta parte del distrito, incluida su torre habitada, esté abierta a los visitantes, y mostrar todos los descubrimientos en un nuevo centro de interpretación. Cualquier acción arqueológica en una ciudad antigua es una síntesis parcial de su historia. Hay otros murales en lotes que sirven de estacionamientos, en casas, en discotecas reconvertidas o en las mismas calles del Carme, pero ninguno con las dimensiones y conservación de la ubicación junto a la Plaza. De l’Àngel.

A la izquierda, el lienzo mural de origen árabe con la torre rehabilitada y habitada al fondo, y la obra arqueológica en el barrio del Carme de Valencia.  .
A la izquierda, el lienzo mural de origen árabe con la torre rehabilitada y habitada al fondo, y la obra arqueológica en el barrio del Carme de Valencia. .

Monique Torres

Hasta la riada del Turia que inundó la ciudad en 1957, existía la Posada de l’Àngel, construida en el siglo XVI para atender a visitantes y comerciantes del norte. Gracias al uso del gran patio trasero para guardar carros y caballos, el muro se ha conservado y no ha sido asimilado por las casas que se construyeron junto a él. Los vecinos aprovecharon el muro de más de dos metros de espesor para quitar piedra, tierra o ampliar sus habitaciones. Se pueden ver perfectamente los azulejos de un baño en la mampostería de la pared árabe o un gastado tubo de cobre atravesando el lienzo. En varias torres de origen árabe, renovadas con el tiempo para quitar las ventanas y que hoy parecen los miradores de un parque natural, aún viven vecinos.

Hoy, este sitio está lleno de arqueólogos y trabajadores con el objetivo de completar el trabajo el próximo verano. Todo está a la vista. Los huesos y las calaveras siempre llaman la atención. También la diferente ordenación de los entierros musulmanes, muy ordenados, y cristianos, más caóticos, que se han desenterrado en el vecino país donde se ha construido una iglesia. Con su destrucción, se le ordenó trasladar todos los restos humanos a un cementerio cercano, pero el trabajo quedó a mitad de camino. “Picaresque siempre lo ha sido”, añade la arqueóloga Paqui Rubio, acompañada del antropólogo Ángel Rubio, quien acaba de notar las huellas dejadas por la artrosis en las vértebras de un anciano cristiano recién exhumado.

Uno de los restos hallados en la parte cristiana de las excavaciones arqueológicas.  .
Uno de los restos hallados en la parte cristiana de las excavaciones arqueológicas. .

Monique Torres

Se ha localizado y documentado la cúpula con la que los cristianos cubrían el foso de la muralla árabe para que sirviera de alcantarillado. O la puerta militar de la muralla. También se descubrieron piezas de vajillas de lujo y preciosas cerámicas árabes, de las que se pudo rastrear: una procedía de Málaga, otra de Mallorca y una tercera, la más preciosa, de Egipto. Los diferentes orígenes atestiguan el intenso comercio e intercambio de mercancías en la ciudad mediterránea, el reino de Taifa, que en el siglo XI vivió su momento de esplendor. Según el historiador de la ciudad Manuel Sanchís Guarner, los musulmanes valencianos de la época en que reinaba el nieto de Almanzor se distinguían por su «apariencia elegante», según los cronistas árabes. Eran «gente rica, que disponía de todo el equipamiento de lujo y placer en sus hogares, y adquiría cualquier novedad exótica que aparecía», señaló el igualmente renombrado lingüista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *