El Gobierno añade tres meses de retraso a la ley de vivienda por la negativa del PSOE a cumplir el pacto de alquiler

El Gobierno añade tres meses de retraso a la ley de vivienda por la negativa del PSOE a cumplir el pacto de alquiler

El gobierno ha prometido que la ley de vivienda se tratará en el Congreso a más tardar el 27 de febrero. Pero, hacia finales de mayo, no solo el texto no llegó a la Cámara Baja, sino que PSOE y Unidos Podemos continuaron en desacuerdo sobre el mismo tema que ha bloqueado el progreso durante meses: regulación de precios de alquiler. Los socialistas se niegan a cumplir con el acuerdo firmado en octubre para «poner en marcha mecanismos de contención» y «bajar» los precios. Y, si bien la negociación no se ha detenido, este choque la mantiene en suspenso.

Desde el mes pasado, y en parte para querer evitar enfrentamientos durante la campaña electoral para las elecciones del 4-M en Madrid, las reuniones semanales que celebran el Ministerio de Transportes de José Luis Ábalos y el Ministerio de Derechos Sociales de Ione Belarra han sido reemplazados por un intercambio de mensajes y documentos más discreto. La negociación, a diferencia de lo que sucedió en la precampaña de las elecciones catalanas, no paró, pero ni el PSOE ni Unidos pudimos dar el brazo para torcer la regulación de las rentas.


Los morados siguen exigiendo que funcione el mecanismo de límite de precio acordado en ese momento, mediante el cual las comunidades tendrían la capacidad de limitar los arrendamientos en las áreas más estresadas. Por su parte, el PSOE sostiene que su propuesta, de ofrecer exenciones fiscales a los propietarios que bajen los precios en estas zonas donde los alquileres son más altos, se ajusta a lo pactado. Y ninguna de las partes está abandonando su reclamo.

Sin embargo, en las últimas semanas, los Socialistas y Unidos Podemos sí han propuesto otras medidas adicionales para intentar atraer a su pareja hacia sus posiciones. El PSOE, sin desistir de su propuesta de incentivos fiscales, propuso incluir en la ley un mecanismo mediante el cual los contratos de alquiler de viviendas en zonas de estrés se prorrogarían automáticamente al mismo precio si el inquilino así lo deseaba cuando expirase. Esto facilitaría el control de precios en las zonas donde más se disparan, pero implicaría que no impondrían su reducción.

United We, por su parte, sugirió a los socialistas que la regla incluye limitar los precios de alquiler, pero dar a las comunidades una manga ancha para que sean ellas las que definan los detalles de las regulaciones. Con ello, los Morado intentan hacer que Transportes se sienta más cómodo al no tener que asumir solos las posibles críticas a la medida, al mismo tiempo que se ofrecería un paraguas legal a normativas autonómicas como la ley catalana de vivienda, que marca la pauta. límite. precios y que el PP llevó ante el Tribunal Constitucional.

«La última línea recta»

Póster de una casa alquilada.

Entonces, y aunque el tercer mes de demora se ha agregado al plan planeado, no hay un cronograma fijo para presentar el proyecto de ley de vivienda, que luego deberá ser procesado y aprobado por los tribunales. Sin embargo, hace unos días el ministro Ábalos afirmó que la negociación es en «la línea recta absolutamente final» y argumentó que «simplemente» es necesario que el PSOE y United We puedan ponerse de acuerdo sobre la regulación de los alquileres. “En todo lo demás ya hay un acuerdo”, dijo.

Es cierto que el resto de cuestiones que abordará el reglamento están mucho más encaminadas, pero también es cierto que todavía no quedan márgenes menores por cerrar. Además de la regulación del alquiler, otro de los principales objetivos que tendrá la ley de vivienda será la ampliación de la oferta. El PSOE y Unidos Podemos tienen serias diferencias en la forma de ampliar el parque público: los socialistas quieren construir y las casas, para obligar a los grandes terratenientes a poner parte de sus viviendas en alquiler social.

Por el contrario, las dos formaciones llegaron a un acuerdo para sancionar a los propietarios que mantengan apartamentos vacíos. Esta pena Se transmitirá mediante un recargo en el impuesto predial (IBI) Para los propietarios de más de cuatro viviendas vacías que hayan estado vacías durante dos años o más, y los departamentos cuyo propietario se haya mudado por motivos de trabajo, salud o adicción, así como los que estén en construcción, en venta o en alquiler, estarían exentos. . En lo que todavía no hay acuerdo, es el importe de este recargo en el IBI: la propuesta inicial del PSOE era del 75%, pero Unidas Podemos propuso un incremento de hasta el 200%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *