El gobierno tendrá que aprobar una ley cada dos semanas hasta finales de 2023 | Economía

El gobierno tendrá que aprobar una ley cada dos semanas hasta finales de 2023 |  Economía
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habla con la vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño, durante una sesión de seguimiento con el ejecutivo.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habla con la vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño, durante una sesión de seguimiento con el ejecutivo.Ballesteros / EFE

El Gobierno deberá aprobar a finales de 2023 cincuenta normas con fuerza de ley para obtener los desembolsos de fondos europeos, según el recuento que EL PAÍS hizo de la lista de hitos comprometidos en Bruselas. Los 70.000 millones de ayudas no reembolsables están condicionados a su uso efectivo y, por tanto, a la consecución de determinados objetivos. Pero también se otorgarán a cambio de realizar reformas legislativas. La cuenta sale casi una vez cada dos semanas, ya sean leyes o decretos-leyes. Y los problemas que tuvo el ejecutivo la semana pasada para aprobar la legislación interina han puesto de relieve su debilidad parlamentaria, especialmente cuando las medidas son controvertidas.

El decreto que regulariza la situación de los funcionarios públicos interinos fue parte de los hitos acometidos para obtener el primer desembolso que se realizará a fin de año, por un monto de 11.400 millones, tras el anticipo de 9.000 millones que se realizará en los próximos meses. .días. o semanas. El gobierno ya había dicho que tenía suficientes hitos y objetivos alcanzados para obtener este primer pago condicionado a las medidas. Pero se produjo esta reforma provisional, cuya entrada en vigor se acordó con Bruselas para el segundo trimestre de 2021, según consta en la documentación aprobada por el Consejo Europeo de Jefes de Estado y de Gobierno. De hecho, el Ejecutivo tuvo que tratarlo como una ley de real decreto porque de lo contrario no habría podido tenerlo a tiempo. Ahora ha tenido que llegar a un acuerdo con los grupos parlamentarios sobre su tratamiento como proyecto de ley. Pero mientras tanto, el real decreto ley se valida y, en consecuencia, finalmente se ejecutará con Bruselas. Esta situación subraya el malabarismo parlamentario que deberá realizar el Gobierno para legislar en los plazos acordados con Bruselas.

También hay retrasos con la plataforma que debe usarse para registrar todos los pagos y permitir que Bruselas los controle, un paso necesario para el primer desembolso. La unidad permanente de la Autoridad Tributaria (Airef) que debe preparar revisiones de gastos o revisiones de gastos Para aumentar la eficiencia, se estipuló otro compromiso para el primer desembolso. Tampoco se ha conformado el equipo permanente del Ministerio de Hacienda, el cual debe velar por que se implementen las recomendaciones de la administración tributaria al respecto, otro compromiso también adquirido para el primer pago.

Más información

Pero son situaciones que dependen directamente de la gestión del Ejecutivo y que siempre pueden aprobarse de la noche a la mañana. Lo que cuesta y lleva más tiempo es allanar el camino para su aprobación en el Congreso cuando se trata de normas con fuerza de ley, ya que es el Parlamento el que hace las leyes.

Las últimas dificultades han puesto de relieve la precariedad parlamentaria del Ejecutivo. Y las complicadas relaciones con sus socios: el PNV ha mostrado su descontento con la gestión de la pandemia, está descontento con determinadas iniciativas gubernamentales y tiene profundos desacuerdos con muchas posiciones expresadas por Podemos. ERC quiso enseñar a los pasantes su capacidad para condicionar la gestión del Ejecutivo. Incluso Podemos fue banalizado y se opuso a pesar de que su partido lo había aprobado previamente en el Consejo de Ministros.

Y el principal partido de la oposición, el PP, no aceptará simplemente obtener fondos europeos. Incluso si existe el riesgo de perder recursos, exigirá que sus criterios se reflejen en lo que respalda. De hecho, ya pasó con el decreto-ley para organizar la gestión de fondos, cuando el Gobierno necesitaba in extremis abstención de Vox para sacarla adelante.

Trabajo, jubilación y vivienda

La ley de vivienda ya está causando muchos quebraderos de cabeza. Y probablemente también la reforma laboral. En el ámbito de las pensiones, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha sido criticado por todos los partidos excepto el PSOE dentro de la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso. Y subrayó los obstáculos que podría encontrar para aprobar un mecanismo de corrección del sistema de pensiones después de haber vendido a todos los grupos políticos, también cuando era presidente de la Autoridad Tributaria, que no se tomaron medidas de ajuste.

Con 50 regulaciones por aprobar, el exigente calendario pondrá a prueba las habilidades negociadoras del gobierno y fortalecerá las costuras de la fragmentada mayoría política que lo respalda. A diferencia de Italia, donde el gobierno ha acordado con las cámaras el plan de estímulo, el ejecutivo español tendrá que ir uno a uno. El ascenso del nuevo ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, se puede interpretar en este sentido: sus perfiles más dispuestos a negociar deberían facilitar este trabajo. El gobierno tendrá que llegar al parlamento con los decretos negociados antes si no quiere arriesgarse a perder una votación importante.

Una prueba más de la situación parlamentaria es la forma en que el ejecutivo propone volver a salvar el voto en el camino hacia los objetivos de déficit. Hacienda sostiene que no es necesario presentarlo a las Cortes porque Bruselas ha levantado la normativa fiscal. Pero la ley es inequívoca: el Congreso y el Senado votarán a favor o en contra de los objetivos de estabilidad presupuestaria propuestos por el Gobierno. Y los presupuestos deberán respetar estos objetivos de déficit público, que la UE ha eximido temporalmente a los países miembros de la disciplina presupuestaria.

El precio de las reformas

Fuentes en Bruselas explican que si no se respeta una reforma, siempre habrá una segunda oportunidad para hacerlo. Y destacan que se ha dejado al criterio de la Comisión lo que sucederá en caso de fracaso, especialmente con las iniciativas más controvertidas. No queríamos fijar de antemano cuánto se perdería si no se llevara a cabo una reforma porque entonces se reportaría el costo de cada medida, y un gobierno podría verse tentado a ceder estratégicamente cierta cantidad de fondos a cambio de no teniendo que aprobar una reforma concreta.

El Ejecutivo se enfrenta a la compleja tarea de proponer alrededor de cincuenta regulaciones para fines de 2023, pero aún puede evitar parte del marketing parlamentario al incluir varias medidas en una ley general. Y el eurodiputado Ciudadano Luis Garicano critica el hecho de que cuando solo se recoge la aprobación de leyes como hitos, no se define por escrito el contenido exacto que deben tener estas leyes.

Entre las principales normativas a implementar, a finales de 2021, se debe tener lista la reforma laboral con el nuevo ERTE estructural y cambios en la negociación colectiva y subcontratación. A mediados de 2022, debería aprobarse la contribución para la renta real de los autónomos y la revisión de los planes de pensiones complementarios. Para fines de 2022, se debe completar la ley de vivienda, la ley de servicio civil y la reforma de pensiones, incluyendo aumentos en las contribuciones máximas, modificación del período de cálculo de la pensión y sustitución del factor de sostenibilidad por uno intergeneracional. mecanismo de equidad que se ocupa de la jubilación de Baby boom. Y a principios de 2023 debería entrar en vigor la reforma fiscal que se diseña en base a las recomendaciones del comité de expertos y la revisión de beneficios fiscales.

De los ocho desembolsos condicionales existentes, los dos últimos, el séptimo y el octavo, ya no incluyen reformas sino exclusivamente metas de gasto. Por ejemplo: el número de viviendas a rehabilitar, el número de pymes asistidas en su digitalización o el número de puestos de trabajo estabilizados en el sector público.