El gobierno tendrá que intensificar el gasto de fondos de la UE este año | Economía

El gobierno tendrá que intensificar el gasto de fondos de la UE este año |  Economía

Al aprobar los presupuestos 2021 en el otoño del año pasado, el gobierno señaló que se habían adelantado unos 24.000 millones del mecanismo de estímulo europeo en estos presupuestos para empezar a gastarlos desde el primer día y así intentar afianzar la incipiente recuperación. Sin embargo, la ejecución de estos recursos no es tan fluida y la llegada a la economía real acumula retrasos. Este año, el Estado ha desembolsado solo 18.000 euros de estos fondos hasta mayo, como muestran los últimos datos oficiales sobre la ejecución presupuestaria del mecanismo de recuperación y resiliencia, de los que España contará con unos 70.000 millones de d ayudas directas en tres años. Según cifras aportadas por el Ejecutivo, se trata de 196 millones de pagos realizados hasta mayo, o el 0,8% del total previsto para 2021.

Tras el primer semestre, el Estado lanzó solo unas pocas convocatorias: alrededor de 90 millones a los servicios públicos de empleo en la formación en competencias digitales y para el turismo, varias a I + D por un monto total de más de 110 millones y 50 millones a la Inteligencia Artificial. . Y hay acciones en curso, por ejemplo Adif por alrededor de 300 millones. Si bien en las últimas semanas se ha pisoteado el acelerador y se han aprobado unos 7.000 millones de transferencias a comunidades y municipios, una parte significativa de estos elementos aún deben ser avalados en conferencias sectoriales con comunidades, regresar al Consejo de Ministros para su aprobación, para ser tramitados por los gobiernos autónomos y, finalmente, a concederse. Si bien ya se aprobó el plan estratégico del automóvil eléctrico, sus recursos no comenzarán a distribuirse hasta al menos hasta febrero del próximo año. Es decir, el ejecutivo tendrá que apurarse para gastar lo que tenía previsto este año.

En realidad, para el Gobierno esto no supone tanto problema en la medida en que estos créditos se han configurado como plurianuales y se pueden gastar durante varios años. Sin embargo, era lógico intentar anticiparnos al dinero para que llegue cuanto antes al tejido productivo porque sabíamos que el BCE lo estaba financiando, que Europa llevaría tiempo y que saldría caro incrementar los proyectos. Además, esta demora subraya el desafío de ejecutar a tiempo para cumplir con el exigente calendario de hitos comprometidos con Bruselas. “El problema de España no es su capacidad para ejecutar fondos europeos, sino el retraso que tiene en general. Aún concentra muchos desembolsos al final del período”, explica una fuente comunitaria.

La mitad de lo planeado

Según estimaciones del Banco de España, este año solo se gastará la mitad o menos de lo previsto por el gobierno, lo que pospondrá parte del estímulo fiscal hasta el próximo año. Según Funcas, sólo se desembolsarán 10 mil millones de los 24 mil previstos. «No estoy tan preocupado en la medida en que lo hagamos por seleccionar bien los proyectos», explica Raymond Torres, director económico del grupo de pensamiento cajas de ahorros antiguas.

Juan Pablo Riesgo, socio responsable de EY Insights, espera que a partir del verano se produzca una aceleración significativa en la publicación de convocatorias de asistencia y licitaciones en el marco del mecanismo. Sin embargo, argumenta que será muy difícil que estos tengan un efecto sobre la actividad económica en 2021, y pospone la mayor parte del impacto para 2022 y 2023.

En cualquier caso, el Ejecutivo deberá acelerar el resto del año. Las demoras comenzaron con el paquete de estímulo en sí, que el gobierno esperaba enviar inicialmente a Bruselas a fines de febrero y finalmente se transmitió el 30 de abril. Y sobre todo hubo retrasos importantes en la UE. Los líderes de la UE aprobaron este martes la primera entrega de dinero a España, un año después de que se acordara el mecanismo de estímulo.

Más información

Los tiempos europeos y las negociaciones con la Comisión lo han condicionado todo. Y se suponía que esos fondos fluirían hacia la economía rápidamente y pronto regresarían a los niveles previos a la pandemia. De hecho, es la economía del euro la que se espera que luego se recupere a los niveles anteriores al Covid en comparación con China y Estados Unidos. Y esto a pesar de que Europa contaba con la importante red de ERTE y el estado del bienestar. Aunque las economías europeas tienen estabilizadores fiscales que actúan automáticamente como prestaciones por desempleo, Estados Unidos ha desplegado estímulos públicos más fuertes.

En España, también fue difícil preparar la máquina: uno de los principales obstáculos fue la creación de una plataforma que sirve para registrar, controlar y certificar todos los pagos, para que Bruselas pueda supervisarlos directamente.

7.000 millones transferidos a comunidades

En fechas recientes, el ejecutivo se ha apresurado a aprobar unos 7.000 millones de transferencias para las comunidades autónomas y municipios. Entre ellos, 1.600 millones para la rehabilitación de viviendas; unos 900 millones para educación; 730 millones para la economía del cuidado y las políticas de igualdad e inclusión social; 680 millones para políticas de empleo; 500 millones para la conservación de la biodiversidad y los ecosistemas en pueblos pequeños; 600 millones para autoconsumo de energía, almacenamiento y aire acondicionado; dos partidas de 400 millones para el sistema de salud y otros 400 millones del plan Moves III.

Menos de un tercio de estas transferencias están certificadas para que las comunidades puedan comenzar a procesarlas. Sin embargo, la asignación de más de dos tercios de estos fondos aún no ha sido aprobada en sus respectivas conferencias sectoriales. Tendrá que volver al Consejo de Ministros. Y luego las autonomías tendrán que redactar las órdenes o decretos para poder pasarlos, lo que demora unos cuatro meses por publicidad, reportajes y demás trámites. Y el cierre contable generalmente se fija para el 30 de noviembre. Así que parece difícil para todos correr este año. Salvo que los ejecutivos regionales opten por promulgarlos en forma de decretos-leyes, que pueden promulgarse en una semana pero no siempre son la fórmula más adecuada y pueden ser rechazados por la intervención o la cámara de cuentas.

En tales circunstancias, a los fondos europeos les resultará más difícil incrementar este año el PIB en 2,6 puntos, estimación que se incluyó el pasado otoño en la elaboración de los presupuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *