El juez convoca a los seis policías que derribaron la puerta de un apartamento para que testificara un ilegal | España

El juez convoca a los seis policías que derribaron la puerta de un apartamento para que testificara un ilegal |  España

El presidente del Juzgado 28 de Instrucción de Madrid, Jaime Serret, admitió la denuncia contra los seis policías que, el 21 de marzo, irrumpieron en un piso de la calle de Lagasca de Madrid donde se estaba celebrando una fiesta en estado de alarma. entonces en efecto. El magistrado convocó a los agentes a declarar el 17 de septiembre, acompañados de un abogado, para responder a la acusación de allanamiento y daños interpuestos por el inquilino de la casa. La medida se produce después de que la Audiencia Provincial de Madrid ordenara en junio a otro juez abrir la causa contra los nueve jóvenes que fueron detenidos esa noche en la casa y señalaron en su coche que agentes de policía podrían haber cometido “un exceso en el ejercicio de la autoridad”. . ”Los magistrados también subrayaron la necesidad de investigar la actuación de los agentes en caso de que“ esto pudiera constituir un delito ”.

Más información

Esta intervención policial desató una gran polémica tras publicar en las redes sociales, pocos días después del hecho, las imágenes grabadas por uno de los ocupantes de la casa. El video mostraba a una mujer joven que se negaba a abrir la puerta si los agentes no llevaban una orden judicial. Después de un intercambio de palabras, la policía derribó la puerta con un carnero. Nueve de las 14 personas que asistieron a la fiesta fueron detenidas acusadas de desobediencia grave a la autoridad, aunque fueron puestas en libertad pocas horas después. En su informe, la policía destacó que sus acciones estaban amparadas, entre otros preceptos legales, por la ley de seguridad ciudadana, conocida como ley mordaza y esto fue aprobado por el Tribunal Constitucional el pasado mes de enero.

Tras el hecho, la Policía envió el informe de lo sucedido a los juzgados de la Plaza de Castilla, y el caso recayó en el Juzgado 4 de Instrucción de Madrid, cuyo líder, Marcelino Sexmero, aceptó el pasado mes de abril para iniciar un proceso contra los nueve detenidos. por delitos de resistencia o desobediencia a la autoridad y coacción. La decisión fue apoyada por la fiscalía. En paralelo, uno de los detenidos presentó a través de su abogado, Juan Gonzalo Ospina, una denuncia contra los seis agentes que intervinieron para acabar con la fiesta ilegal. En él, los agentes fueron acusados ​​de un delito de allanamiento de morada con el argumento de que ese día no se les permitió legalmente derribar la puerta y entrar. “La conducta denunciada supone la vulneración de la inviolabilidad domiciliaria del inquilino de la vivienda en la medida en que los imputados procedieron sin motivo justificado a un violento asedio de la vivienda, obteniendo finalmente acceso al interior de la vivienda. – aquí”, especifica la carta. .

Después de la denuncia contra la policía, el magistrado Serret ha iniciado el proceso. En una orden emitida el 13 de julio, el juez, además de citar a los oficiales, llamó a declarar al denunciante y a dos testigos. Estas son dos de las personas que estaban dentro del apartamento esa noche, incluida la joven que se ve en las imágenes discutiendo a través de la puerta con la policía.

Además, el magistrado solicitó al juzgado que investigaba el caso interpuesto contra los participantes en la fiesta ilegal que le remitiera al mismo tiempo los documentos recabados. Finalmente, el juez ordena un peritaje de los daños causados ​​a la vivienda cuando se derriba la puerta con un ariete.

La decisión se conoce pocos días después de que un juez convocara a 12 policías a declarar como imputados, para el próximo mes de octubre, quienes, en la madrugada del 9 de diciembre, también ingresaron sin orden judicial a otra casa de la capital que había venido a alertar por un vecino. que fingió escuchar gritos. Los cinco ocupantes de la vivienda, que aseguraban estar celebrando el cumpleaños de uno de ellos, fueron detenidos por agredir a la autoridad tras ser acusados ​​de impedir su identificación y resistirse a su detención. Ellos, a su vez, denunciaron a los agentes por allanamiento, creyendo que no habían cometido ningún delito que justificara el ingreso al departamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *