El nuevo alcalde socialista de Granada integra en su gobierno a un consejero lejano de Cs | España

El nuevo alcalde socialista de Granada integra en su gobierno a un consejero lejano de Cs |  España

Francisco Cuenca, alcalde socialista de Granada desde hace poco más de una semana, ya ha formado su nuevo equipo de gobierno: 11 consejeros, 10 de los cuales pertenecen al PSOE y uno, José Antonio Huertas, está en el limbo con su propio partido por un dossier de expulsión preventiva que, de ser definitiva, podría convertirlo en desertor. Huertas, que será tercer teniente de alcalde y concejal de Hacienda, Deportes e Informática, se presentó en las listas de Ciudadanos y ha sido el único concejal fiel al antiguo alcalde, Luis Salvador, en las semanas en las que ambos han llevado el gobierno local solo. Esto sucedió luego de la renuncia de nueve de los 11 concejales que gobernaron la ciudad en la primera parte de la legislatura. En la sesión de investidura, Cuenca contó con los 10 votos socialistas, los tres de Podemos-IU-Independientes y los de Salvador y Huertas. El primero no ingresa al gobierno municipal, pero el segundo sí.

Este voto de Huertas y Salvador a favor del actual alcalde fue en contra de las indicaciones de la ejecutiva nacional de Cs, que siempre se ha opuesto a la asunción del cabildo por parte de los socialistas. Desde Madrid, Ciudadanos emitió un comunicado previo a la votación afirmando que “las direcciones nacionales han trasladado a los respectivos equipos de Cs y PP en Granada esta opción propuesta por Cs [votar a Huertas como candidato de consenso] para gestionar la situación y así evitar un imputado alcalde socialista, devolviendo la estabilidad al pueblo granadino ”. Salvador y Huertas no solo no siguieron estas indicaciones sino que, como luego lo hicieron público, organizaron una votación entre los activistas de Cs en Granada el día anterior para legitimar su posición. El voto, según informó el propio Salvador, fue mayoritario a favor del apoyo al candidato socialista.

El ejecutivo nacional de Ciudadanos, sin embargo, y como había anunciado, abrió un caso de expulsión al día siguiente y suspendió provisionalmente a ambos de su membresía. El caso aún no se ha cerrado, según fuentes del partido en Granada, por lo que la expulsión aún no es definitiva. Esta situación lleva por tanto a la paradoja de que el partido los considere a los dos suspendidos y ya no los tiene, aunque oficialmente todavía hay un grupo municipal de ciudadanos en el que solo están presentes Salvador y Huertas. De los cuatro concejales elegidos por esta formación en las últimas elecciones municipales, en mayo de 2019, dos lo abandonaron voluntariamente el 8 de junio para manifestar su disconformidad con el alcalde de entonces y se dirigieron al grupo de no inscritos. Salvador y Huertas están en minutos de reducción. Cuando sea definitiva su expulsión, que se da por sentada, el partido notificará al Ayuntamiento de Granada el cese de su afiliación, lo que supondrá la desaparición formal del grupo municipal y todo rastro del partido Arrimadas en la localidad. hall, que desde hace dos años es el ayuntamiento de formación más importante de España.

El grupo socialista de Granada también quiso reforzar su decisión de incorporar a Huertas mediante una votación de la asamblea. Se reunió la tarde de este jueves, en presencia de Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, vicepresidente del Congreso, para consultar a los activistas sobre los acuerdos de gobierno «que se pueden adoptar para la estabilidad de la ciudad de Granada». El resultado, según se informó, fue a favor de la decisión del alcalde.

Por otro lado, las tres voces de Podemos-IU-Independientes son importantes para Francisco Cuenca y las dos formaciones se han expresado en los últimos días. Sin embargo, tener Huertas en el gobierno, algo que se había anunciado, dificultaba mucho la integración de sus asesores en el equipo de gobierno. Antonio Cambril, su portavoz, ha explicado a este diario que “este cargo de Huertas y la más posible futura entrada de Salvador en el gobierno por vías alternativas, como convertirlo en concejal delegado para un área concreta, hace casi imposible nuestra participación en la Equipo de Cuenca. Al final, es sólo cuestión de tiempo que sean expulsados ​​de su partido y, por tanto, se conviertan en desertores ”. Además, añade, «hay un pacto oculto antes de la investidura con estas dos personas, que formaron parte del grotesco espectáculo que vivió la ciudad el mes pasado, que tampoco facilita nuestra participación». Cambril admite que el grupo municipal está abierto -siempre que la asamblea que recoge la opinión de los militantes de esta coalición, Granada, vote a su favor- a un acuerdo programático, basado en acciones concretas «para sacar a la ciudad del pausa en la que se encuentra y que nos permite en el otoño, cuando finaliza la ayuda disponible por la pandemia, ayudar a tantas familias que luego podrían empezar a pasar un mal momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *