El Papa Francisco sale del hospital tras pasar diez días ingresado para una cirugía de colon | Internacional

El Papa Francisco sale del hospital tras pasar diez días ingresado para una cirugía de colon |  Internacional

El Papa Francisco fue dado de alta del hospital el miércoles, luego de pasar diez días en el hospital luego de someterse a una cirugía para extirpar parte de su colon el 4 de julio. El pontífice de 84 años salió del Policlínico Agostino Gemelli de Roma por la mañana en un coche y, antes de regresar al Vaticano, se detuvo a rezar unos minutos en la Basílica de Santa María la Mayor. El Papa visita a menudo esta iglesia, especialmente antes de iniciar sus viajes apostólicos y también a su regreso.

De allí se trasladó directamente a Casa Santa Marta, la residencia de los sacerdotes donde vive dentro de los muros del Vaticano. Poco antes de llegar, se bajó del vehículo, donde se encontraba en el asiento del pasajero, para saludar con una sonrisa a los policías que lo escoltaban desde el hospital.

Más información

La salida del pontífice del centro médico fue discreta, al igual que su ingreso, que tuvo lugar la tarde del 4 de julio, después de haber participado con toda normalidad en la oración del Ángelus desde la ventana de su despacho en el Palacio Apostólico que tiene vistas a Saint-Pierre. Cuadrado. El anuncio de la intervención fue tomado por sorpresa ya que estaba programado para coincidir con julio, en el que Bergoglio redujo significativamente su horario.

El motivo de la cirugía fue una estenosis diverticular severa con signos de diverticulitis esclerosante, según el Vaticano, en la que se extirpó parte del colon y que requirió anestesia general. La Santa Sede publicaba boletines médicos casi a diario y se aseguraba de que el pontífice progresara según lo previsto.

Los días de ingreso se le vio saludando a pacientes en silla de ruedas que también ingresaron en el mismo centro. Y también visitó dos veces a los niños en la unidad de oncología pediátrica del hospital, en el décimo piso, el mismo donde los padres tienen un departamento privado para ser atendidos por cualquier enfermedad.

También sabemos que el pontífice, aficionado al fútbol, ​​siguió desde su habitación de hospital los partidos de la Copa América y la Europa, ganados respectivamente por la selección, Argentina e Italia.

El domingo pasado, Francisco reapareció en público, en buen estado de salud, desde el balcón del hospital para celebrar la tradicional oración del Ángelus y para dirigir unas palabras a los fieles que se reunieron en la entrada del centro médico o que lo tenían seguido. a través de los medios de comunicación del Vaticano.

En su discurso, Bergoglio pidió el mantenimiento de un sistema de salud de calidad, accesible y “gratuito” para todos. “En estos días de hospitalización, vi lo importante que es un buen servicio de salud, accesible para todos, como el de Italia y de otros países. Un sistema de salud que garantice un buen servicio al alcance de todos ”, declaró, en compañía de unos niños enfermos, desde el balcón del décimo piso donde ingresó. Y para agregar: “¡No debemos perder este preciado activo, debemos conservarlo! Y por eso debemos luchar todos, porque sirve a todos y requiere el aporte de todos ”. También reconoció que cuando, en ocasiones, también en la Iglesia, un establecimiento de salud no funciona adecuadamente por motivos económicos o por mala gestión, “lo primero que me viene a la mente es venderlo”. Pero, subrayó: “La vocación de la Iglesia no es ganar dinero, sino estar al servicio, y el servicio es siempre gratuito. “Salven las instituciones libres”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *