El «Pequeño Nicolás» le dijo al juez que lo juzga por usurpación del cargo que solo quería tirar «el dinero» y lucir «poderoso»

El "Pequeño Nicolás" le dijo al juez que lo juzga por usurpación del cargo que solo quería tirar "el dinero" y lucir "poderoso"

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido con el nombre de Pequeño Nicolás, aseguró este martes ante el juzgado que lo juzga que cuando se dirigió a Ribadeo (Lugo) a encontrarse con el empresario Jorge Cosmen fingió tirarse «el pisto» y sentirse «poderoso», pero no afirmó que se creía a sí mismo como una «autoridad».

Gómez Iglesias dijo este martes ante la sección 17 de la Audiencia Provincial de Madrid acusado de hacerse pasar por un vínculo entre la vicepresidencia del gobierno y la casa real para organizar este encuentro con el presidente de Alsa en 2014.

Se le imputan los delitos de usurpación de cargos públicos, falsificación de documento oficial y corrupción pasiva, por lo que la Fiscalía le exige siete años de prisión. “Quería equivocarme con el empresario y hacer un viaje. Con esta inmadurez, quise parecerme a los antiguos y creerme poderoso. Quería que pareciera que era una persona importante. No quise sonar como una autoridad, simplemente una persona importante ”, dijo Gómez Iglesias en la corte.

«Quería arruinar el negocio con el empresario y hacer un viaje. Con esta inmadurez, quería parecerme a los viejos y creerme poderoso».

En este contexto, insistió en que «conocía la política» y sabía que la posición de enlace entre la Casa Real y el gobierno «no existía». «No quería dar la impresión de una autoridad, sino de una persona importante», recalcó.

«En ese momento, no tenía el tratamiento psiquiátrico que tuve durante años.. En ese momento, creí que tenía que extender mi poder. Para que me escuchara, decidí organizar la comitiva ”, agregó.

El

En este séquito, integró a las otras dos personas que están sentadas en el banco junto a él: el cabo de la policía municipal de Madrid Jorge GH y la Policía Municipal de Torrijos (Toledo) Carlos PLD Cada uno de ellos se enfrenta a una solicitud de cinco años y medio de prisión por parte de la Fiscalía.

La Fiscalía detalla en su auto de procesamiento que el 13 de agosto del mismo año ambos almorzaron en un restaurante de Ribadeo, durante el cual, según Gómez Iglesias, «una persona muy importante de la Casa Real estaría presente”, Algo que nunca sucedió. El imputado se había puesto previamente en contacto con los dos policías municipales imputados, pidiéndoles que le proporcionaran los medios necesarios para hacerse pasar por funcionario público, todo a cambio de una bonificación por sus servicios.

La acusación popular interpuesta por la Asociación Municipal Unificada de Madrid (APMU) y Podemos pide once y once años de prisión para el Pequeño Nicolás; el colegio de abogados, 21 meses de prisión y multa, y el Ayuntamiento de Madrid pide tres años y medio de prisión.