El precio de la luz seguirá disparándose este sábado por encima de los 150 euros megavatios hora | Economía

El precio de la luz seguirá disparándose este sábado por encima de los 150 euros megavatios hora |  Economía
Subestación eléctrica en planta fotovoltaica en Trujillo, Cáceres.  FOTO: PACO PUENTES / EL PAIS
Subestación eléctrica en planta fotovoltaica en Trujillo, Cáceres. FOTO: PACO PUENTES / EL PAISPACO PUENTES / EL PAS

El precio de la electricidad en el mercado mayorista bajará levemente este sábado tras el récord histórico alcanzado este viernes. Sin embargo, el resultado de la subasta en el mercado mayorista arroja un precio de 150,78 euros en megavatios hora (MWh), el sábado más caro de la historia. El precio de la electricidad se mantiene en niveles históricamente altos, superando la marca de 150 euros por segundo día consecutivo. El precio que marcará mañana sábado también es solo un 0,9% (1,5 euros) inferior al registrado este viernes cuando alcanzó los 152,32 euros, el más alto de la historia y que ya había superado el récord del día anterior en más de 11 euros. . Este sábado el precio es el segundo más alto, a pesar de que suele relajarse los fines de semana, cuando todos los horarios son bajos y, por tanto, más económicos. El precio máximo, que se producirá entre las 22.00 y las 23.00 horas, será de 165 euros, que sigue marcando un nuevo récord, y el mínimo, 120,48 euros, a las cinco de la tarde.

Ante esto, el ejecutivo decidió adoptar nuevas medidas para reducir el impacto que este aumento podría tener en la factura mensual, que en agosto era alrededor de seis euros más cara que hace un año, según fuentes empresariales. Está previsto que, entre estas medidas, se incluya la reducción del impuesto a la electricidad (5,11%) que se cobra sobre la tarifa para su posterior traspaso a las Comunidades Autónomas. Esto obligará a negociar una compensación. Asimismo, se pueden contemplar modificaciones en los cargos añadidos a la tarifa, como costes extrapeninsulares, primas por energías renovables o fondos destinados al déficit tarifario.

Las medidas se suman a la reducción, decidida hasta fin de año, del IVA del 21% al 10% y la supresión del impuesto a la producción (7%) para todos los consumidores con potencia suscrita hasta 10 kilovatios (kW), siempre que el precio medio mensual del mercado eléctrico mayorista sea superior a 45 euros el megavatio hora (MWh). La suspensión del 7% del impuesto al valor de la producción eléctrica ya se aplicó en 2018 durante seis meses para contener una nueva ola alcista.

Las fluctuaciones diarias de los precios afectan a los consumidores cubiertos por la tarifa regulada (PVPC), alrededor de 10,5 millones, mientras que los del mercado abierto (alrededor de 17 millones) y los que negocian el precio con los comerciantes están exentos. Sin embargo, los consumidores de este segmento también verán el impacto en sus contratos, generalmente referenciados a una serie de cláusulas.

El incremento, casi diario desde el pasado mes de junio, se debe, además del elevado precio del gas, a los de los derechos de emisión de CO₂, superiores a los 60 euros la tonelada. A ello se sumó durante el verano la menor aportación de las energías renovables en el mezclar juntos energía (como hay poco viento, se han puesto en funcionamiento los ciclos combinados que consumen gas, que son más caros y marcan el precio marginal) y altas temperaturas, que en algunas partes del país han superado los 40 grados. Sin embargo, sin las altas temperaturas, todavía hay poco viento, lo que significa que no puede contribuir al precio. Esto afecta a todos los países, aunque Francia, Alemania y los países de Europa central tienen precios muy inferiores a los de España, Portugal, Italia o Grecia.