El siglo de las tramas | Babelia

El siglo de las tramas |  Babelia
Cartel antisemita de 1921.Alamy Foto de stock

1. Seguimiento

El 17 de julio de 1834 -próximo sábado, aniversario- con el inicio de la regencia de María Cristina y en plena guerra carlista, la «muchedumbre» madrileña, enfurecida por el persistente rumor de que los sacerdotes, utilizando como ejecutores putas, mendigos y gente de la peor especie, había envenenado el agua del manantial, propagando una terrible y mortal epidemia de cólera, atacando conventos e iglesias, matando a 73 hermanos. Ahí tenemos un ejemplo propio (recordemos el “verso español de una pura bestia” de Vallejo) de una conspiración inventada. En realidad, este cólera era una «variante india» que se había extendido por toda la península desde Vigo, donde había estado escondido en un barco inglés. En el siglo XXI, que, como sabemos, comenzó el 11 de septiembre, las teorías de la conspiración (TdC) se han multiplicado como hongos después de la lluvia; El cine y las series han encontrado mucha inspiración allí: basta recordar, por citar solo el cine de los Estados Unidos (el país más fértil de TOK), algunos ejemplos de las últimas décadas: Los tres días del cóndor (Sydney Pollack, 1975), En la mira (Wolfgang Petersen, 1993) y Tirador: El tirador (Antoine Fuqua, 2007). Internet y las redes sociales, la escasa influencia social de las editoriales de libros y periódicos y la falta de credibilidad de los intelectuales son algunas de las causas de su imparable desarrollo. Como nadie se fía de las personalidades o instituciones anteriormente dotadas de auctoritasAhora confiamos en cualquier persona con suficiente voz y habilidad para ser escuchado. La manipulación de las masas con teorías de conspiración más o menos «blandas» está presente en todas partes: todas las mañanas, por ejemplo, se pueden escuchar en la radio diatribas contra las «élites» comunistas conspiradas con los socialistas, los nacionalistas y los políticos. tu eliges mas destruir («lo que queda de») España. Por supuesto, siempre ha existido (1936) y hay tramas reales así como inventos. Stalin fue un maestro en inventarlos («trotskistas», médicos, judíos) y Hitler, otro siniestro criminal de masas, logró (sin demasiado esfuerzo, para ser honesto) hacer creer a los alemanes «comunes» que casi todo tenía la culpa. Los judíos, que pagaron la calumniosa deuda con seis millones de personas, quedan reducidos a cenizas. Ya se ha hablado mucho de esto. Incluso los negacionistas creen, al revés, que la preparación judía fue una conspiración montada por ellos y desplegada por los comunistas: la conspiración de la pescadilla casi siempre termina mordiéndose la cola. Richard Evans, autor de la historia más completa del Tercer Reich disponible (La llegada del Tercer Reich, El Tercer Reich en el poder, El Tercer Reich en guerra; Peninsula), analiza en su nuevo libro, Hitler y las teorías de la conspiración (Crítica), cinco de las conspiraciones avivadas por la «imaginación paranoica» del Tercer Reich: la conspiración judía según Los protocolos de los ancianos de Sion, un basurero impreso antisemita muy popular en la España del primer franquismo; el de la «puñalada por la espalda» de la derrota de 1918; el de la quema del Reichstag, alentado primero por los nazis y luego por los estalinistas; el de los objetivos del «vuelo» aéreo de Rudolf Hess al Reino Unido, y el de la negación (neonazi) del suicidio de Hitler y su huida del país destrozado. Más completo en la teoría e historia de las conspiraciones es el Crítica de la razón paranoica (Reino de Cordelia), de Alejandro M. Gallo, dos volúmenes muy densos y elaborados en los que el autor analiza no solo la mecánica y la extensión histórica de las teorías de la conspiración, sino también las distintas interpretaciones (de Mannheim o Popper a Eco, Pynchon, DeLillo o David Foster Wallace, entre otros) a los que dieron origen. Un libro al que volver a menudo.

Don Quijote.  de Salvador Dalí.
Don Quijote. de Salvador Dalí.Salvador Dalí

2. Culottes con tirantes

Calvino (Italo) decía que releyendo ciertos clásicos de la Edad Media, se podían encontrar constantes, valores, modelos, contenidos o paradigmas de belleza que habían formado parte de su vida y cuyo origen se había perdido., Pero que reconocemos. en esta última lectura: porque hay en ellos -afirma- «una fuerza especial que logra ser olvidado como tal, pero que deja su semilla», mezclándose con el inconsciente en los pliegues de la memoria. De Don Quijote, el clásico de los clásicos, nunca deja de (rá) extraer todo lo que hay dentro: cada nueva lectura asume, aclara e incluso sacude todo el «polvo crítico» que la novela ha acumulado a lo largo de los siglos. Calas y catas enDon Quijote’. Psicoanálisis y psicopatología en el texto de Cervantes, del psiquiatra y cervantista Valentín Corcés Pando (Fundación Canis Majoris), es un importante intento de desenredar, de las categorías del psicoanálisis más ortodoxo, ciertos episodios de la novela y sus contextos. Entre estas 10 «calas y catas» desarrolladas en la segunda parte del volumen (la primera, más corta, se centra en el análisis del discurso de Cervantes y sus claves literarias) me interesaron especialmente las dedicadas a «los celos, la envidia y la gratitud», un reflejo de las reminiscencias kleinianas sobre la rivalidad entre Quijote d’Avellaneda y la de Cervantes; el delirio del hidalgo (y el papel de su amada imaginaria en la «estructura delirante»); la mujer, y especialmente Dulcinea, finalmente convertida en «objeto de transición», y en el papel paterno de Don Quijote. La obra seminal de Cervantes, que el fundador del psicoanálisis siempre ha elogiado con entusiasmo (aunque es necesario poner entre paréntesis su afirmación probablemente fantasiosa -a su traductor López Ballesteros- de que había aprendido español para leerlo en el original), revela así nuevas pliegues que permiten una mejor comprensión del personaje. Y, por qué no, de nosotros, sus lectores y cómplices.

Puedes seguir a BABELIA en FacebookGorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *