El Tour de Francia, listo para el segundo movimiento de la pelea Pogacar-Roglic | Deportes

El Tour de Francia, listo para el segundo movimiento de la pelea Pogacar-Roglic |  Deportes
Roglic mira por la puerta del autobús de su equipo en Brest.
Roglic mira por la puerta del autobús de su equipo en Brest.Daniel Cole / AP

Primoz Roglic, de 31 años, siempre dirá que ganó el segundo lugar en el Tour de Francia 2020, nunca afirmará que perdió la victoria, pero, como Scarlett O’Hara, después de la carrera puso a Dios como testigo y juró: no, yo Voy a tener hambre de nuevo. No volveré a perder en una contrarreloj, en menos de 40 kilómetros, carrera que he dominado en amarillo durante cientos. No, no me cansaré la semana pasada, teniendo que medir mi fuerza en las etapas de los Alpes. No, ya no aplastaré al equipo, al Jumbo plátano mecánico increíble, llevar a Tadej Pogacar en un sillón.

«Me gustó la película. Fue una montaña rusa maravillosa», dijo el ciclista esloveno que lideró la carrera amarilla desde la novena hasta la decimonovena etapa. «Y fue un gran éxito terminar segundo. Fue maravilloso. Tengo uno que terminó más fuerte. Y me encantó tanto que me encantaría volver a hacer la película este año. Solo cambiaría el final «.

Más información

Posteriormente, el esloveno vencido en la Junta de las Chicas Hermosas por otro esloveno, el casi niño Tadej Pogacar, tomó tres decisiones.

La primera, pura ironía, fue fichar como imagen y embajadora de Tissot, la marca suiza que cronometra la carrera, propietaria de los dispositivos que, el 19 de septiembre de 2020, le dictó que perdiera la contrarreloj de 96 segundos. , todo el Tour. por 59. «Así que, seguro, los segundos caerán de mi lado esta vez», dijo Roglic en una entrevista en video sobre su retiro de Tignes, en los Alpes, dos semanas antes de dirigirse a Bretaña. Y se ríe, pero no tanto, porque no es una broma, porque sabe muy bien que en este Tour 2021 que comienza este sábado bajo la lluvia en Brest, en Finisterre, cuando la tierra se acaba, el sol se niega a aparecer y el Si llueve para empezar de nuevo, volverán a pesar las contrarreloj, y más (una de 27,2 kilómetros el primer miércoles, otra de 30,8 el último sábado, ambas planas), que serán decisivas.

La segunda decisión no fue ni simbólica ni moral, sino puramente física: el último día que se puso un dorsal para competir fue el 25 de abril, la tarde que terminó 13º en una Lieja-Bastoña-Lieja ganada, por supuesto, por Pogacar. Tenía dos meses por delante solo para entrenar, nunca visto por decisión voluntaria, ni a pesar suyo, como Egan Bernal, que llegó al Giro después de dos meses de entrenamiento en Colombia porque sus problemas de espalda no le permitían competir. Fue el final de unos meses ajetreados para Roglic, los que siguieron el Tour de Francia. En otoño, victoria en Lieja y en la Vuelta a España (su segunda Vuelta); en primavera, dominación (y otoño) en París-Niza y victoria (y exhibición) en Itzulia, la Vuelta al País Vasco.

«Puede ser un riesgo no tomarlo como nunca antes se ha hecho, y es posible que notes una falta de ritmo competitivo los primeros días, pero lo principal es llegar fresco la semana pasada., Y también en Tokio, el Domingo después del Tour, porque yo también quiero ganar los Juegos Olímpicos ”, confía Roglic, que tras haber reconocido las dos contrarreloj y las etapas de los Pirineos (las de la semana pasada: Andorra, el gigante Col de Portet, Tourmalet, Luz Ardiden) se centró en la altura con su mujer y su hija de dos años, primero en Sierra Nevada y luego, desde el 28 de mayo, en Tignes, como el año pasado, en los Alpes que afrontará la segunda semana del Tour antes. la doble porción del Mont Ventoux el 7 de julio. “Además, muchas veces trabajas menos en competición que en entrenamiento porque tienes que seguir a los demás, y hay días en los que ni siquiera ejercitas tu cuerpo. , con tus planes individuales, eliges la zona de potencia en la que tienes que trabajar, el tipo de trabajo, con la cabra, la montaña … No, no es arriesgado ”.

La tercera es una primera táctica ciclista: dejar que otros controlen la carrera. “No sé si fue un error en la forma en que mi Jumbo manejó el Tour el año pasado. Simplemente hicimos lo que planeamos hacer ”, dice Roglic, quien promete que este año será diferente. “Este año no soy el favorito. El favorito es Pogacar, que llega con el número uno, y el equipo más fuerte es Ineos. Tiene a Carapaz, a quien conozco muy bien, mi mayor rival. Él ganó un Giro delante de mí y yo gané un Tour delante de él. Y es muy fuerte. Y con él están Thomas, que ya ganó el Tour, y Porte, tercero el año pasado… Son los más fuertes, pero también el Movistar. Son muchos los que pueden soportar la peor parte del Tour. La presión no será para nosotros esta vez, sino para los que defienden ”.

No será, si se puede evitar, los Emiratos Árabes Unidos, el equipo de Pogacar. Esto es lo que promete su gerente, el español Joxean Matxin, que se divirtió el año pasado al ver a su cachorro aferrado al chupete de la vaca Jumbo, alimentándolo fuerte y sin pedalear demasiado.

Roglic habla poco y el reportero es un dentista frente a su boca, tratando de extraer las palabras con unos alicates, forzándolas, pero es poco comparado con su compatriota casi infantil. «Es el carácter esloveno», coincide Luke, el secretario de prensa de 22 años de Pogacar, el ganador más joven del Tour desde 1904. «Difícil de leer».

Antes de hablar, Pogacar, a quien le gusta llamarse Tamau Pogi (algo así como un duende pogarcito), era tan niño renacuajo, tan rebelde, que sus colegas lo apodaron en la escuela de ciclismo de Ljubljana, prefiere divertirse de niño, filmar comerciales de sándwiches listos para usar para una cadena de supermercados eslovenos y correr ( y gana claro, sobrecogedor con la soltura mostrada por los que cayeron al bote de niños), el Tour de Eslovenia, sonriendo para el creciente número de aficionados o perdiéndose entrenando en los inmensos bosques de su país junto a su hija, también ciclista, y guitarrista en aburrida tarde en Mónaco, Urska Zigart. Y todo ello tras una temporada invierno-primavera en la que ganó (y se exhibió) la Vuelta a los Emiratos, el Tirreno-Adriático y Lieja.

Con todas estas cosas en su cabeza, es fácil ver que al Tour, la carrera que lo hizo famoso y millonario, se le está dando la importancia correcta, como si a él no le importara. Y cuando habla de eso, se nota. Habla casi con indiferencia. Un compendio de todo lo que ha dicho el llamado Pogi estos días, una muestra de la seguridad y confianza con la que llega el duende esloveno, de las pocas telarañas que ha acumulado su cabeza a lo largo de los años de dominación ciclista que comenzó con su fuga, como un green ray, en Gredos de la Vuelta en 2019:

“Es agradable, por supuesto, llevar el número uno. Me gusta la gira. Todo es muy agradable. Dos pruebas de tiempo largas y planas. Diferente al año pasado. Y muchas escaladas de montaña. Será interesante y difícil. Tuve una preparación un poco diferente porque las fechas son diferentes [el año pasado, por la pandemia, el Tour empezó el 27 de agosto, dos meses más tarde de sus fechas clásicas]. Pero los entrenamientos fueron muy similares. El año pasado no tuvimos suerte con el equipo. De la Cruz fue el primero en caer y se rompió las vértebras y no corrió bien. Formolo se rompió la clavícula y se retiró, al igual que Aru. Ojalá tengamos más suerte este año. Tenemos un gran equipo [Majka, McNulty, Hirschi, Rui Costa, Formolo, Bjerg y Laengen le acompañan]. La salida será nerviosa y caótica, pero estamos preparados, para la afición, [el año pasado perdió tiempo en un abanico, pero no le penalizó]Por todo, sabemos lo que nos espera. Lucharemos y lo daremos todo ”.

No te fíes, no te fíes, quiere advertir Roglic, que admite ser amigo de su rival, pero sin abusar de él. “Me llevo bien con Tadej pero no, aunque los dos vivimos en Mónaco, apenas nos vemos. Estamos separados por 10 años y tengo un hijo… No voy a salir con él ”, dice Roglic. Pero no se equivoque al respecto. Lo de menos es su gran talento y su poder. Lo que le hace amar es su espíritu de lucha. Él nunca se rinde. Nunca se rinde ”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en FacebookGorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.