Elecciones 2021: los islamistas del PJD en Marruecos aspiran a un tercer mandato, a pesar de su peor momento | Internacional

Elecciones 2021: los islamistas del PJD en Marruecos aspiran a un tercer mandato, a pesar de su peor momento |  Internacional

Marruecos celebrará elecciones legislativas, autonómicas y municipales este miércoles 8 de septiembre por primera vez el mismo día. El objetivo de combinar las tres elecciones es incrementar la participación en medio de la pandemia, con el toque de queda en el país a las 21:00 horas por medida sanitaria. Muchos cargos políticos pueden cambiar de manos, aunque los Ministerios del Interior, Asuntos Islámicos y Relaciones Exteriores seguirán reportando directamente al Palacio Real.

Más información

Ninguno de los principales partidos con opciones de ganar las elecciones parlamentarias presenta a una mujer como principal candidata. Todos son hombres y, en su mayoría, mayores de 50 años. Sin embargo, los escaños reservados para mujeres se reducen de 60 a 90, de un total de 395. Y para los escaños regionales y locales, la cuota reservada para mujeres es de un tercio.

David Goeury, politólogo francés asociado al centro de análisis marroquí Tafra y miembro del Laboratorio de Mediaciones de la Universidad de la Sorbona, indica que jóvenes y mujeres han sido colocados en lugares visibles en las campañas en las redes sociales. «Pero, cuando miras las listas, las mujeres y los jóvenes aparecen en último lugar, con pocas posibilidades de ganar», advierte. «Habrá que ver si después de las elecciones acceden a responsabilidades dentro del Gobierno o en los consejos regionales o municipales».

El Parlamento saldrá más fragmentado de lo que suele estar la Cámara de Representantes marroquí, en virtud de una ley electoral aprobada por el Ministerio del Interior este año. Obtener la mayoría absoluta en Marruecos ha sido impensable desde 2011, cuando la Primavera Árabe lanzó una nueva constitución. El rey luego acepta restringir sus poderes, pero se asegura de que ninguna clase pueda eclipsarlo. Ahora la mayoría absoluta es más improbable que nunca. La norma electoral puesta en marcha este año, que perjudica especialmente a los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo (PJD), introduce una nueva cuota para obtener escaños, por lo que es casi imposible que un partido gane más. Un diputado por distrito. Y fomenta la incorporación de partidos pequeños al Parlamento, al eliminar la barrera del 3% del voto total, hasta ahora imprescindible para acceder a la cámara baja. El partido ganador se verá obligado a formar un gobierno de coalición, como ha sido el caso desde 2011.

A pesar de todos los lamentos, lo que está en juego sigue siendo alto.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

Queda por ver si los islamistas del PJD, que llegaron al poder en 2011 y atraviesan su peor momento, seguirán al frente del gobierno. También será interesante ver si consiguen mantener a los alcaldes de grandes ciudades como Casablanca, Rabat, Tánger, Marrakech, Agadir, Fez o Meknés y decenas de otros municipios medianos.

La principal ventaja del PJD frente a su electorado es que luego de diez años en el poder no se ha visto afectado por ningún caso de corrupción grave. Significa mucho en Marruecos. Este factor fue decisivo para que en las legislativas de 2016, el PJD obtuviera 125 diputados de los 395 en total, 18 escaños más de los que había obtenido en las legislativas de 2011. Pero entonces, el político más carismático del país estaba a la cabeza. el país de formación, Abdelilá Benkirán. El rey Mohamed VI lo destituyó seis meses después de ganar las elecciones y nombró en su lugar a Saadedín el Otmani, quien hasta ahora era jefe de gobierno y secretario general del PJD.

Otmani no solo tiene el carisma de Benkirán, sino que se ha distinguido por aceptar plenamente las consignas del Palacio Real. El Primer Ministro asumió la nueva hoja de ruta cuando el Palacio decidió en diciembre pasado que se deberían normalizar las relaciones con Israel, al mismo tiempo que Estados Unidos reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Y lo hizo, a pesar de que él y su partido siempre se han opuesto a la normalización con Israel. Las críticas a sus activistas estallaron en las redes sociales, que se pronunciaron a favor de los palestinos. El carismático Benkirán, fuera del gobierno, dio una gran mano a El Otmani y Mohamed VI, diciendo que los intereses del Estado deben primar sobre los del partido. El PJD superó la crisis sin romperse, pero queda por ver cuál será la reacción de sus mandantes.

Una treintena de partidos acuerdan en las elecciones legislativas un censo de 18 millones de personas. Entre los principales rivales de los islamistas se encuentra el Grupo Nacional Independiente (RNI), encabezado por Aziz Ajanuch, de 60 años, ministro de Agricultura durante 14 años, y el hombre más rico del país, después del rey. Y el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), la segunda fuerza más grande del Parlamento.

David Goeury pronostica que tras la reforma del cociente electoral será muy difícil que un partido supere los 100 escaños (de un total de 395), como hicieron el PJD (125) y el PAM (102) en 2016. Goeury considera que no Son cuatro partidos que pueden llegar a 80 diputados: el PJD, el PAM, el RNI y el Istiqlal.

Diferencia económica abismal

La campaña electoral, que comenzó el 26 de agosto, se desarrolló principalmente en las redes sociales, especialmente en las principales ciudades, debido a la pandemia. Y allí, el multimillonario ministro de Agricultura, líder del RNI, marcó una gran diferencia con el resto de partidos. La empresa Facebook ha publicado todo lo que las distintas formaciones han invertido en esta red desde marzo. Y el RNI desembolsó 170.000 euros (20 millones de dirhams). La cifra contrasta con la segunda formación que más ha invertido, Istiqlal, con 16.600 euros. Y sobre todo, esto contrasta con los 239 euros que gastaron los islamistas del PJD. El politólogo Goeury indica que la razón se debe a que el PJD tiene buenas redes de activistas en las ciudades. Mientras la RNI lucha por movilizar al electorado urbano y joven y recurre a la publicidad en las redes para llegar a ellos.

En otras ciudades de tamaño medio, como Dakhla, en el Sáhara Occidental, ha habido un ambiente de elecciones. Un vecino, que pidió el anonimato, dijo por teléfono: “Aquí en Dakhla todos los partidos organizan caravanas electorales de autos todas las tardes, algunas con hasta 30 o 40 vehículos. Imagínese ocho o diez caravanas conduciendo por la ciudad y tocando la bocina. Las caravanas no se pueden cortar, tienen este privilegio sobre el resto de coches. Si te encuentras con alguno, ten paciencia y espera… ”.

Goeury advierte que uno no debe centrarse solo en las elecciones parlamentarias, ya que las elecciones regionales y municipales también son muy importantes. “El PJD ha sido muy criticado por su gestión local. En esta ocasión, solo pudo presentar 8.681 candidatos locales, frente a los más de 16.000 que presentó en 2016. Ha perdido casi la mitad de sus candidatos en comparación con las últimas elecciones. Lo que significa que también ha perdido la capacidad de movilización. Y los otros partidos quieren tomar el control de regiones y grandes ciudades. Saben que estos son lugares a veces más importantes que ciertos ministerios ”.

Siga todas las noticias internacionales en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *