Elecciones: Cristina Fernández de Kirchner lidera la campaña electoral en Argentina | Internacional

Elecciones: Cristina Fernández de Kirchner lidera la campaña electoral en Argentina |  Internacional
Una imagen de Alberto Fernández con Cristina Fernández y las autoridades de la provincia de Buenos Aires, este jueves.
Una imagen de Alberto Fernández con Cristina Fernández y las autoridades de la provincia de Buenos Aires, este jueves.Presidencia Argentina / EFE

El kirchnerismo está de vuelta. No porque se hubiera ido, sino porque nunca como este jueves se había colocado tan claramente en la primera línea del gobierno de Alberto Fernández. Cristina Fernández de Kirchner, expresidenta y actual vicepresidenta, se echó sobre el hombro el cierre de campaña de las primarias que se celebrarán este domingo. Durante una hora pronunció el discurso más político desde que asumió el cargo en diciembre de 2019. Formuló estrategias, criticó al expresidente Mauricio Macri, celebró la vacunación contra la pandemia y destacó que esta elección se hace «entre dos países modelo». El presidente, gobernadores, ministros y alcaldes lo escucharon, mientras afuera del predio cubierto elegido para la ocasión, la «militancia» kirchnerista desplegaba el habitual favor del partido. La reaparición política del expresidente responde a las encuestas, que anticipan una estrecha victoria oficial y un avance de la oposición, nucleada en la alianza Juntos por el Cambio.

Más información

Kirchner creía que había llegado el momento de una campaña plagada de errores no forzados por parte del presidente y algunos ministros. Y si algo falta es la capacidad de oratoria. Sin rol, se definió a sí mismo como un “groncha peronista”, dijo que los funcionarios tienen que ser “testarudos” para enfrentar la adversidad y celebró que vio esto como una vacuna “magnífica” contra el coronavirus. También arremetió contra Macri por pedir prestado y se jactó de que su administración reestructuró dos veces las deudas heredadas de gobiernos anteriores. «Y ahora, más sopa, como dijo Mafalda», dijo, refiriéndose a las negociaciones que lleva Fernández con el FMI para devolver el crédito de 44.000 millones de dólares que el multilateral le dio a Macri.

El mitin fue también una exhibición de la unidad del peronismo, que se apoya en la suma de las voces de todas sus corrientes internas para mantener el control que tiene hoy en el Congreso. Las primarias del domingo no resolverán la conformación del Senado y la Cámara de Diputados (para eso habrá que esperar hasta el 14 de noviembre), pero por su carácter obligatorio, simultáneo y abierto, funciona como un plebiscito de la dirección oficial. . Si ganan los candidatos peronistas, Fernández saldrá más fuerte y el gobierno puede apostar por un resultado similar en las elecciones finales. Si pierden, la oposición macrista tendrá alas y el presidente verá mermado su poder. También perderá buena parte de su capacidad para mantener la unidad del Frente de Todos, donde se encuentran al menos tres líneas del peronismo: Albertismo, Kirchnerismo y Massismo, del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Los «ismos» son un viejo freno al movimiento fundado por Perón en la década de 1940, pero que esta vez encontró una fórmula de unidad. Si te sirvió para llegar a la Casa Rosada, ahora debes quedártelo para ganar las elecciones legislativas.

Fuera del local donde terminó la campaña, escuchó el activismo, integrado sobre todo por movimientos sociales de apoyo al gobierno. Como Movimiento Evita, Juventud Peronista y Barrios de Pie. Si la gestión estaba bajo techo, bajo la llovizna que lleva días cayendo sobre Buenos Aires, se han enlazado los discursos en la pantalla gigante. “Te amamos”, gritaron dos mujeres de mediana edad mientras el ex presidente subía al escenario. Su rostro se multiplicó por camisetas, mentoneras, alfileres y hasta una figura gigante que caminaba junto a otro de su difunto esposo, el ex presidente Néstor Kirchner.

“El peronismo me lo ha dado todo y lo sigue dando a los más desfavorecidos”, dice Olga Eva Rodríguez. Con casi 80 años, Rodríguez regenta un comedor social en San Martín, en las afueras de Buenos Aires, y asegura que la asistencia se ha triplicado en medio del gobierno de Mauricio Macri, ya que estalló una nueva crisis económica en 2020, agravada por la pandemia. “Lo uso por cabal, porque lo usé en 2019 cuando ganamos”, dice Mercedes, una mujer vestida de pingüino. Como ella, muchos peronistas identifican al pingüino con Néstor Kirchner, por su origen patagónico. «Alberto necesita todo el apoyo que pueda conseguir porque las cosas están muy difíciles», añade.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

Cristina Kirchner llevaba un mes sin compartir escenario con Fernández, incluso antes de que estallara el escándalo. Olivosgate, como llaman en Argentina la fiesta de cumpleaños que la primera dama, Fabiola Yánez, celebró en la residencia oficial de Olivos en medio de la fase más dura de la contención contra el covid-19. El efecto político del partido, revelado por una foto, ha sido devastador para la imagen del presidente. Pero a diferencia de ocasiones anteriores, el discurso de Kirchner no tuvo como objetivo ordenar a la tropa ante el daño, sino recuperar la pérdida de voz que anticipan las urnas. “En 2015, el salario en dólares fue el más alto de América Latina. Entonces lo dejamos, y cuatro años después lo devolvieron con uno de los salarios más bajos de América Latina ”, dijo, por la crisis heredada del macrismo. “Había comenzado a recuperarse, pero estaba perdido en una pandemia. Argentina debe reconstruirse. Estos son dos modelos de países. No debe ser un cierre de campaña, debe ser la apertura del debate ”, dijo.

La consigna «los dos países modelo» también es de la oposición. Juntos por el Cambio cerró su campaña este jueves, pero en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires. Visitó Horacio Rodríguez Larreta, alcalde de la capital argentina. Rodríguez Larreta tiene aspiraciones presidenciales y para ello promovió a su segundo, Diego Santilli, como candidato a diputado en la provincia. «Está en juego si queremos un país con escuelas cerradas o con niños en las aulas, si queremos un país con criminales o presos libres, donde el trabajo es el futuro y no las persianas cerradas», dijo Santilli en el mitin final. Ausente en el escenario, Mauricio Macri, figura que los candidatos de la oposición prefirieron exhibir lo menos posible durante la campaña, por su mala imagen.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región