Elecciones México 2021: los resultados sientan las bases para la segunda parte del mandato de López Obrador y la carrera hasta 2024 | Elecciones mexicanas 2021

Elecciones México 2021: los resultados sientan las bases para la segunda parte del mandato de López Obrador y la carrera hasta 2024 |  Elecciones mexicanas 2021
El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador el domingo después de votar en las urnas.Manuel Velásquez / Getty Images

El domingo, los mexicanos decidieron dos cosas. Le dieron a Morena más poder territorial, convirtiéndolos en el partido principal en el mapa. Al mismo tiempo, han reducido su campo de acción en el Congreso, que de todos modos será amplio ya que cuentan con una cómoda mayoría absoluta con sus aliados. Es decir, la mayoría de votantes envió una serie de mensajes a Andrés Manuel López Obrador: renovaron su confianza en el presidente para que pudiera gobernar hasta 2024, pero no a toda costa. Es decir, sin fuerzas suficientes para cambiar las reglas del juego en nombre de su proyecto, la llamada Cuarta Transformación. Además, castigaron al partido gobernante en la Ciudad de México y abrieron la puerta a la recomposición del frente de oposición, incluidos los partidos tradicionales, el PRI y el PAN.

Todas estas premisas sientan las bases de la gobernabilidad del presidente, que está a punto de llegar a mediados del sexenio, en la segunda parte de la legislatura. Y también son el punto de partida de las próximas elecciones presidenciales. López Obrador ya mostró en la rueda de prensa del lunes por la mañana una satisfacción sin medias tintas. Dijimos «feliz». Y lo repitió tres veces. De hecho, el presidente ha ganado las elecciones locales y federales. Pero no con suficiente dinamismo para poder aprobar, con el apoyo de los Verdes y del Partido Laborista, reformas constitucionales. Este umbral, dos tercios de la Cámara de Diputados (334 de los 500 escaños), se denomina mayoría cualificada. Tiene, con estos escaños, la mayoría simple o absoluta, de 279 escaños. Sin embargo, estos números reflejan una caída para todo el bloque de más del 10% de la lista actual. Este martes, le restó importancia, incluso insinuando que podría ganarse el apoyo del PRI, el epítome de todo lo que ha atacado. “Si quisieras tener una mayoría calificada, que son dos tercios, podrías llegar a un acuerdo con algunos de los legisladores del PRI o cualquier otro partido, pero no se necesita mucho para una reforma constitucional”, a- él declaró.

Más información

El presidente no solo no reconoció el desgaste, sino que también atribuyó la caída -reflejada también por la pérdida de cuatro ayuntamientos en la capital- a las críticas de la prensa, que generalmente incluye entre sus opositores. «También [hay que] ten en cuenta que hay más bombardeos mediáticos, aquí es donde más sufre la guerra sucia, aquí es donde puedes leer esta revista del Reino Unido, El economista, es decir aquí está todo ”, declaró en referencia a un editorial que lo calificó de“ peligro para la democracia ”. El resultado más relevante, en todo caso, es que el equilibrio de poder no permitirá modificar la arquitectura jurídica del país, consagrada en la Constitución. No podrá desbloquear, por ejemplo, su agenda energética, un polémico paquete de reformas del sistema eléctrico y del sector de hidrocarburos que tras el proceso parlamentario ha quedado paralizado en los tribunales por la protección de empresas privadas. López Obrador tendrá el poder de impulsar su proyecto político a través de los canales legislativos habituales. Hasta aquí.

La principal aspiración del presidente es dejar una huella imborrable en la historia de México. Nunca lo ocultó y en este contexto hay que leer sus planes. Sin embargo, la llamada Cuarta Transformación, defendida cada mañana en sus ruedas de prensa, es también un mecanismo para frenar la votación e incluso ampliar la base de simpatizantes. Y este instrumento ahora está limitado por la distribución del Congreso. López Obrador, sin embargo, tiene un trampolín crucial para los próximos tres años: su capacidad de campaña, que siempre ha sido su campo de juego natural, y su capacidad para convertir cualquier debate en un enfrentamiento. La reanudación de la oposición PRI-PAN-PRD, que aumenta sus escaños en casi un 50% (de 137 a 197) y, a pesar de la ausencia de un liderazgo fuerte, es más probable que se convierta en una amenaza, una especie de círculo firme.

La carrera por las elecciones presidenciales plantea al menos dos batallas. El más directo enfrenta a Morena con sus oponentes. En 2018, las fuerzas tradicionales sufrieron un cataclismo sin precedentes y fueron desmanteladas, sin capacidad de acción, durante la legislatura. Las elecciones locales han demostrado que tienen capacidad de reacción, lo que, al no conocer los detalles del origen del voto, probablemente se deba a una decepción de ciertos sectores sociales frente al Gobierno. La carrera es larga, pero este intento de recomposición y una mayor presencia en la actividad legislativa son un primer paso. El partido Movimiento Ciudadano (MC) está estancado en el parlamento, pero la victoria de Samuel García en un estado particularmente simbólico, Nuevo León, el corazón industrial y económico de México, representa otro frente para el presidente.

La segunda batalla es interna. En México no hay reelección y no existen las condiciones para un consenso popular para proponer esta reforma constitucional. López Obrador aún no ha dado permiso a los líderes de su partido para comenzar a posicionarse. Sin embargo, todo el mundo sabe que la sucesión pasará, en primer lugar, por un nombramiento del presidente. Los resultados del domingo también ofrecen algo de lectura al respecto. Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno en la Ciudad de México, y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, son dos de los nombres más llamativos. El primero, que tuvo que afrontar la crisis del colapso de la línea 12 del metro hace un mes, se vio afectado por la pérdida de cuatro de los 11 ayuntamientos de la capital sobre los que Morena tenía el control. El segundo, que era concejal en la inauguración de esta obra, está menos preocupado por el veredicto de estas elecciones desde su cargo de canciller.

Una encuesta de SIMO Consulting para EL PAÍS realizada tras el accidente colocó a Sheinbaum como favorito frente a Ebrard y al senador Ricardo Monreal, otro de los puestos morenoistas señalados como posible candidato a suceder a López Obrador. Ninguno de los tres, sin embargo, ha hablado abiertamente sobre sus intenciones. Están esperando la aprobación del presidente. Cuando llegue ese momento, comenzará oficialmente la campaña preelectoral para las elecciones presidenciales. Mientras tanto, todos, tanto el gobierno como la oposición, están preparando el escenario para el puntapié inicial.

Suscríbete aquí a la newsletter de EL PAÍS México y recibe todas las claves informativas de las novedades de este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *